Los momentos finales de Nipsey Hussle, narrados por su hermano, quien lo encontró moribundo

Los momentos finales de Nipsey Hussle, narrados por su hermano, quien lo encontró moribundo

La persona al otro extremo del teléfono, con quien hablaba Samiel Asghedom, estaba asustado, pero a pesar de eso, fue claro. Su hermano menor, conocido en el mundo como el rapero Nipsey Hussle -pero para Samiel era solo Nip- había recibido un disparo.

Era domingo por la tarde, horas antes de que cientos de personas descendieran a South L.A para recordar a un hombre conocido tanto por su música como por sus humildes contribuciones a su comunidad. Días antes de que un hombre llamado Eric Holder fuera acusado de asesinato.

Samiel se subió a su auto estacionado afuera de la casa de su abuela, ignoró las luces rojas mientras manejaba rápidamente por Slauson Avenue, la calle de South L.A que ellos buscaban mejorar. En unos minutos, llegó a la tienda de Marathon Clothing después de que un hombre armado disparara varias veces a Nip, y antes de que los paramédicos se lo llevaran, en el momento en que la vida puede deslizarse precariamente en la muerte.

La sangre manchaba la parte delantera de la camisa de su hermano y un agujero marcaba el lugar donde una bala había entrado en su pierna.

No puedo creer que todavía esté respirando, pensó Samiel.

Pero Nip respiraba. El aire entraba y salía de su nariz fuertemente.

Mientras creció en la zona reclamada por los Rollin’ 60 , una pandilla de los Crips, Samiel había visto la muerte de cerca. Las balas, cuando alcanzaban su objetivo en el pecho, como las que impactaron a Nip, eran crueles y rápidas.

Está destinado a seguir vivo, pensó Samiel.

El pasado miércoles, Samiel relató los últimos momentos de su hermano al Times. Dice estar obsesionado por la forma en que ocurrió el tiroteo.

Eran mejores amigos y estaba al lado de Nipsey cuando de adolescente vendía camisetas y discos compactos en su automóvil, cuando abrió una tienda de ropa en el centro comercial donde solían reunirse en el estacionamiento y cuando firmó un contrato discográfico con una importante compañía. El pasado domingo 31 de marzo, no fue la excepción.

La policía dice que Nip, su nombre era Ermias Asghedom, fue asesinado por Holder, un aspirante a rapero de 29 años. El video de una cámara de seguridad cercana capturó el ataque que ocurrió a plena luz del día. Las imágenes han estado circulando en las redes sociales. Lo que no muestra es a Holder hablando con Nip unos minutos antes.

Holder era un rostro familiar en South L.A, las imágenes en las redes sociales lo muestran usando los pañuelos azules de los Crips, pero en los últimos años, parecía que se había desvanecido.

Volvió a aparecer en la tienda de ropa, Marathon, el pasado domingo 31 de marzo. Los dos hombres hablaron, se dieron la mano y Holder se fue.

Nips entraba y salía de su tienda sin previo aviso, dijeron su hermano y otros. Samiel se preocupaba por su seguridad y le instaba a que dejara de platicar en el estacionamiento y entrara.

Nips tenía guardaespaldas, pero se movía libremente por su vecindario y los de las pandillas rivales sin preocuparse.

"Nip podía aparecer de repente", dijo Samiel. "Nip se trasladaba por las viviendas de Jordan Downs, Nickerson Gardens, o cualquier barrio de L.A, Compton, Watts, él sólo, con joyas de $150.000 en el cuello y un reloj Rolex de $80.000 sin seguridad. Es por eso que la gente lo amaba".

Él pasaba entre estilos de vida diferente con facilidad. Su actitud fresca y sus apariciones regulares en la tienda lo hicieron muy reconocido.

Nip se ganó su reputación en la calle y dijo en una entrevista en 2014 con el canal Vlad TV de YouTube que se había unido a los Rollin’ cuando era un adolescente. Pero a lo largo de los años, desarrolló su vida en negocios legítimos, conectándose con la comunidad más grande de Los Ángeles y el mundo, incluidos algunos policías y políticos. Su música hizo eco en su entorno, pero también difundió su mensaje de espíritu empresarial y la importancia de la planificación para lograr el éxito a largo plazo.

Ese centro comercial era un modelo de negocio para el futuro del barrio y su segundo hogar.

Samiel silenció a la multitud que se había formado alrededor de su hermano. Nip estaba recostado sobre su espalda con la cabeza inclinada hacia un lado.

El operador del 911 le dijo qué hacer y Samiel encontró la mancha en el pecho de su hermano, juntó las manos y empujó con fuerza hacia abajo para mantener a Nip respirando.

"1, 2, 3, 4."

Cuando el operador del 911 llegó a 20, el gemido de la sirena de una ambulancia llenó el aire alrededor del centro comercial -un lugar donde los hermanos dijeron que habían sido arrestados muchas veces con el sonido de diferentes sirenas.

Los paramédicos insertaron un tubo en la garganta de Nipsey, le colocaron una vía intravenosa en el brazo y luego lo levantaron del pavimento en una camilla.

Un escalofriante grito surgió de algún lugar en la multitud de los que se habían reunido para mirar. Una bala había perforado la parte posterior de la cabeza de Nipsey.

Por primera vez, Samiel vio la herida de bala en la parte posterior de la cabeza de su hermano y empezó a orar.

El centro comercial era el lugar donde Nip y Samiel se cortaban el cabello y comían hamburguesas. Fue donde ambos hermanos dijeron que los policías hacían redadas regularmente. La policía de Los Ángeles aún patrulla el área con frecuencia y trata a las personas como si fueran sospechosos, dijo Samiel.

La tienda de ropa, Marathon, contrató en su mayoría a personas con antecedentes penales porque a menudo les resulta difícil encontrar trabajo. Pero ellos también tienen prohibido portar armas.

"Por eso, el hombre pudo dispararle a mi hermano, comenzar a correr, darse cuenta de que nadie tenía un arma, detenerse, dar la vuelta, caminar, dispararle a mi hermano dos veces más y comenzar a correr de nuevo, nadie tenía un arma así que nadie estaba respondiendo, corrió de nuevo y le disparó a mi hermano tres veces más, le disparó en la cabeza y le dio una patada en la cabeza y luego salió corriendo", comentó Samiel.

"Si alguien hubiera estado allí, si hubiera estado allí, le hubiera tenido que disparar", dijo. "Sólo desearía haber estado allí".

La ambulancia llegó al hospital antes de que Samiel pudiera llegar y el doctor parecía estar evitándolo.

Samiel caminó hacia la ambulancia y se acercó a un paramédico.

"Sé quién es él", dijo el hombre. "Soy un fan. Respeto lo que estaba haciendo en la comunidad". Samiel lo recuerda diciendo "Nos esforzamos al máximo".

Desde entonces, Samiel ha estado tratando de entender lo que sucedió, pero es difícil saber en quién confiar. La muerte de su hermano se siente como una "ejecución".

Se pregunta si el ataque fue ordenado o si Holder simplemente estaba celoso.

"No tiene sentido que alguien del área, que simplemente se acercó y que habló con él y le estrechó la mano minutos antes", dijo Samiel. "Es alucinante".

Samiel dijo que está enfocado en preservar el legado de su hermano.

"Hizo que algo funcionara en un área que estaba deteriorada, a la que la gente tenía miedo de acudir y lo convirtió en un punto de referencia", dijo. "Todas las razas, diferentes estados, muchos países, todos vienen a Crenshaw y Slauson. Fue verdaderamente un campeón para la gente".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°