Grabaciones de conversaciones telefónicas revelan participación de 'El Chapo' en tratos ilícitos

Los mensajes de texto de'El Chapo' a su esposa — y supuesta amante — son revelados en la corte

El FBI no pudo descifrar los mensajes en clave del cártel de Sinaloa, y por ello fueron en busca del hombre que construyó el sistema de comunicaciones de la poderosa red de narcotráfico.

El martes 8 de enero, el agente del FBI Stephen Marston le dijo a los jurados en el proceso de Joaquín "El Chapo" Guzmán que Cristian Rodríguez había creado un sofisticado software de encriptación para el capo de la droga, que le permitía llamar de manera segura a una amplia gama de sus líderes y secuaces.

Incapaz de quebrar la encriptación, en 2009 el FBI comenzó a apoyarse en Rodríguez para que colaborara con ellos. Para 2011, ya cooperaba con las autoridades.

Luego, los agentes federales decidieron trasladar los tres servidores principales del sistema de Canadá a Holanda, donde la participación del FBI sería potencialmente menos sospechosa para el cártel, y comenzó a trabajar con Rodríguez y las autoridades holandesas para interceptar las llamadas telefónicas.

Desde julio de 2011 hasta enero de 2012 lograron seleccionar 800 llamadas del cártel, con entre 100 y 200 mensajes relacionados con Guzmán, según el testimonio.

Marston dijo que los agentes pudieron confirmar la voz del hombre de 61 años —a la cual calificó de "aguda" y "cantada", con un "tono nasal"— gracias, en parte, a la entrevista grabada de Guzmán con la revista Rolling Stone, en 2016.

Los jurados —que ya llevan dos meses de escucha de testimonios por el caso de tráfico, que se adentra en el contrabando de toneladas de narcóticos y armas, la corrupción generalizada de los funcionarios mexicanos y los asesinatos brutales en las guerras de las drogas— pasaron la mayor parte del martes por la tarde escuchando la voz, a veces estridente, de Guzmán, en una serie de llamadas telefónicas interceptadas.

Las grabaciones vislumbraron atisbos de la cotidianidad del cártel; en ellas, Guzmán habla con sus secuaces sobre la compra de municiones, secuestros, la venta de cocaína y metanfetamina y sus conexiones con funcionarios corruptos.

En varias llamadas telefónicas con un importante teniente del cártel, un hombre llamado Cholo Iván —con el que Guzmán fue capturado, en 2016— se oye que el notorio líder narco busca evitar, en varias oportunidades, que Iván sea demasiado violento, específicamente con la policía.

"Sabes que son policías, es mejor no golpearlos", le dice Guzmán a Iván, y luego dice: esos son los que ayudan.

En otra llamada telefónica, Iván le cuenta a Guzmán cómo maltrató a oficiales locales y federales.

"No seas tan duro", responde Guzmán, usando lenguaje soez. "Tómatelo con calma con la policía".

"Bueno, nos enseñaste a ser como un lobo, a actuar como un lobo... y así es como me gusta hacerlo", responde Iván.

Más tarde, los hombres hablan de una compra de Iván de 60 "tambores" (municiones) y Guzmán le dice: "No le dispares a quien vende cocaína". También le advierte que "no ejecute a personas inocentes". Pero atarlos, accede, está bien.

Las llamadas telefónicas ofrecen quizás la mejor evidencia de la participación íntima de Guzmán en los tratos ilícitos del cártel. Sus abogados defensores sostienen que el verdadero líder del grupo siempre fue un hombre llamado Ismael "El Mayor" Zambada, y que el enjuiciamiento de su cliente es un "montaje" cínico por parte de los gobiernos de Estados Unidos y México.

Los fiscales también mostraron un video de YouTube muy conocido y visto, que supuestamente muestra a Guzmán interrogando a un hombre de una pandilla rival, atado a un árbol. Marston confirmó que Guzmán es el interrogador en el clip.

Guzmán, vestido con un traje oscuro y una camisa blanca, se mantuvo sentado y en silencio en la corte, como suele hacer, pero compartió sonrisas y saludos con su esposa, Emma Guzmán. La exreina de belleza, de 29 años de edad, hizo su primera visita al tribunal desde el receso por las fiestas.

El martes comenzó con un momento casi de ligereza. Brevemente, las luces de la sala del tribunal se apagaron; cuando volvieron a encenderse, alguien gritó: ¡Se fugó!

Sin embargo, El Chapo, famoso por sus huidas de la cárcel, estaba allí, muy presente.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°