Investigadores evitan a ratones hembra por creer que son hormonalmente "inestables"

Los investigadores evitan a los ratones hembra por considerar que son hormonalmente "inestables".

¿Se está metiendo el sexismo en el camino de la investigación científica?

Un ensayo publicado en la edición del jueves de la revista Science sostiene que los estereotipos que han atormentado a las mujeres, desde al menos la década de 1800, que son criaturas emocionalmente más propensas a los cambios de humor alimentados por las hormonas, también han afectado décadas de investigación en neurociencia con ratones y otros animales.

Hasta hace poco, la mayoría de los laboratorios de neurociencia han realizado sus experimentos sólo en varones, dijo la autora del ensayo Rebecca Shansky, neurocientífica de la Northeastern University en Boston. Los científicos justificaron esta exclusión afirmando que los niveles hormonales fluctuantes en las hembras tenían el potencial de hacer que los resultados de las pruebas fueran "confusos".

Esto fue cierto incluso para investigaciones que involucran trastornos que tienen más probabilidades de afectar a las mujeres, como la depresión y el TEPT.

"Me di cuenta de que estamos viendo a las roedoras como sujetos de investigación a través de la misma lente que hablamos sobre las mujeres en la sociedad", dijo Shansky. "Eso es problemático si se supone que somos científicos objetivos".

La cuestión no es meramente teórica, agregó. Ha llevado a consecuencias tangibles para la salud de la mujer.

Líderes de los Institutos Nacionales de la Salud están de acuerdo. En 2015, el NIH, que gasta más dinero en investigación médica que cualquier otra entidad en el mundo, emitió una resolución solicitando a los científicos que realicen sus experimentos con animales machos y hembras y así pudieran calificar para financiamiento a partir de 2016.

El cambio de política provocó quejas en las conferencias y en las redes sociales de investigadores que nunca antes habían trabajado con ratones hembras. Externaron sus preocupaciones públicamente sobre cómo diseñar experimentos que explicaran la variabilidad de las hormonas ováricas y se preocuparon por la logística del seguimiento del ciclo estral en ratones hembras (sin mencionar el costo de agregar una segunda cohorte a sus estudios).

Algunos incluso se preguntaron si sería más sencillo extirpar sus ovarios por completo.

Todo esto inspiró a Shansky a escribir el ensayo.

"Cuanto más escuchaba a la gente hablar sobre eso, más me irritaba", dijo.

Lo que más le molestó fue la suposición de que un estudio riguroso del cerebro del ratón hembra requería todo tipo de manipulaciones para compensar las hormonas femeninas, y que este no era el caso para los machos.

"Se sentía como un doble estándar", dijo. "Y pude ver muy rápidamente que esto es paralelo a la forma en que pensamos los humanos acerca de las mujeres en comparación con los hombres".

Está bien documentado que las hormonas ováricas en ratones hembras fluctúan en el transcurso de un ciclo de cuatro a cinco días. Sin embargo, los estudios también han demostrado que los ratones machos también tienen disparidades hormonales.

Por ejemplo, los científicos saben desde la década de 1970 que cuando los ratones machos se alojan en grupos, forman una estructura jerárquica. Los machos dominantes pueden tener hasta cinco veces más testosterona circulando en sus sistemas que los ratones subordinados, dijo Shansky.

Y, de hecho, la mayoría de los ratones utilizados en experimentos de laboratorio se alojan en grupos.

"Tanto la testosterona como el estrógeno son neuromoduladores poderosos", escribió Shansky en el ensayo de Science. Si las variaciones en los niveles de estrógeno en ratones hembras pueden enturbiar los resultados de un estudio, seguramente se deduce que las variaciones en la testosterona en ratones machos harían lo mismo.

Pero no es así como los investigadores lo han visto tradicionalmente.

"Cuando los animales machos constituyen la mayoría de los sujetos experimentales, los científicos en su mayoría consideran que la variabilidad hormonal no es un problema", escribió Shansky.

Otros neurocientíficos confirmaron que en el pasado, la mayoría de los investigadores en el campo confiaban en los roedores machos para sus estudios y que muchos temen el factor que complica las hormonas femeninas.

"Desde la década de 1960, el uso de ratones machos era absolutamente la norma a menos que estuvieras estudiando reproducción", dijo Margaret McCarthy, neurocientífica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

Señaló un estudio de 2010 en Neuroscience Biobehavior Review que encontró que los estudios de animales machos superaban a los de las hembras en un factor o 5.5 a 1. Ese estudio también informó que el sesgo de los machos en estudios con animales había aumentado durante el último medio siglo.

McCarthy pasó los últimos 25 años abogando por la inclusión de animales hembra en estudios científicos. Irónicamente, ella piensa que las raíces de la disparidad se pueden rastrear, en parte, hasta los años 60 y 70, cuando la noción de igualdad entre los sexos comenzó a ganar terreno.

"Hubo la idea de que hombres y mujeres son iguales y que las mujeres pueden hacer todo lo que un hombre puede hacer", dijo.

En ese entonces, un neurocientífico masculino que buscaba las diferencias entre un cerebro femenino y un cerebro masculino probablemente habría sido linchado por sus compañeros, dijo.

Más tarde, las investigaciones demostraron que las hormonas pueden afectar partes cognitivas del cerebro, dijo McCarthy. Eso convenció a algunos científicos de que si las hormonas fueran la variable que separa a los cerebros masculinos y femeninos, podrían eliminarla fácilmente ejecutando sus experimentos exclusivamente en los machos.

"Parecía un diseño experimental sólido", dijo.

Pero no lo fue. Como los científicos descubrirían más adelante, los cerebros masculinos y femeninos no funcionan exactamente igual, ya sea en roedores o en humanos.

El hecho de no realizar experimentos preclínicos en animales machos y hembras significa que, en muchos casos, las diferencias en las formas en que un nuevo medicamento podría afectar al cerebro femenino no se detectaron hasta que fue demasiado tarde.

De hecho, según los científicos, la práctica de excluir a las hembras de la investigación básica ha dado como resultado medicamentos con una mayor tasa de efectos secundarios adversos en las mujeres.

"Comienza desde el principio", dijo Gül Dölen, neurocientífico de la Escuela de Medicina Johns Hopkins. "Si no hacemos los experimentos en ratones hembras, entonces sólo estás proporcionando más motivos para dejar de lado a las mujeres en los ensayos clínicos, o tratándolas como si fueran machos defectuosos".

Aún está por verse si el cambio de política de los NIH conducirá a una variante significativa, dijo McCarthy.

"Todavía estamos en medio del experimento", dijo. “Tenemos a muchas personas con subvenciones que fueron financiadas en los últimos dos o tres años y dijeron que investigarán a hombres y mujeres. Tendremos que esperar y ver si realmente lo hicieron".

Mientras tanto, Shansky dijo que continuará instando a sus colegas a que reconsideren su creencia de que es mucho más complicado estudiar a las mujeres que a los hombres.

"Tenemos que cambiar la forma de pensar", dijo. "Un experimento realizado en un animal hembra es tan válido, normal e informativo como los que se realizan en los machos".

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°