Anuncio
Share
LA Times Español

Debates demócratas reflejan la vida: Los hombres gritan e interrumpen, las mujeres (en su mayoría) esperan su turno

mujeres

El Senador Michael Bennet habla mientras la senadora Kamala Harris, izquierda, y Kirsten Gillibrand escuchan durante la segunda noche de debate presidencial demócrata. (Drew Angerer / Getty Images)

(Getty Images)

Como millones de estadounidenses, observé de cerca dos noches de debates entre los contendientes presidenciales demócratas. Salí convencida de que el partido se está inclinando hacia la izquierda y que cualquiera de los candidatos presenta un contraste bienvenido con el corporativismo, la crueldad y la mendicidad de la actual administración.

Sus posiciones políticas son similares en términos generales -todas ellas abarcan la atención médica universal y alguna versión de la universidad gratuita. Ninguno deportaría a inmigrantes que están en el país ilegalmente. A algunos les aterroriza la palabra “socialismo”.

Pero estaba esperando algo más sutil.

¿Cómo se tratarían entre ellos?

Anuncio

Con un número récord de mujeres compitiendo por la nominación, ¿la dinámica del debate se vería alterada por su presencia?

¿Habría menos interrupciones y grandilocuencias, menos explicaciones humanas, menos insultos?

¿O los hombres estarían tentados a ser condescendientes con las mujeres al estilo del entonces senador Barack Obama, quien se dirigió a la entonces senadora Hillary Clinton en un escenario de debate en New Hampshire en 2008 y le dijo: “Eres bastante simpática, Hillary”.

Ese insulto, por cierto, no lo hizo popular entre las votantes femeninas de New Hampshire. Tres días después, Clinton venció a Obama en las primarias. Las mujeres le habían dado la ventaja.

Anuncio

El miércoles, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, la senadora de Minnesota Amy Klobuchar y la representante Tulsi Gabbard de Hawaii subieron al escenario con siete hombres.

Un puñado de sus oponentes masculinos eran interruptores en serie - simplemente no podían evitarlo - mientras que las mujeres eran casi uniformemente educadas y esperaban a que las llamaran.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, fue un agresor terrible. El ex representante de Maryland John Delaney, de quien la mayoría de la gente nunca ha oído hablar, ocupó el segundo lugar.

Los hombres hablaban y hablaban, pero las mujeres tenían las mejores líneas.

"¿Tienes un plan para tratar con Mitch McConnell?” le preguntó Chuck Todd de la NBC, a Warren, quien ha presentado propuestas detalladas desde marzo.

“Sí,” contestó ella.

Cuando el gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró que era la única persona en el escenario que había aprobado una legislación que apoyaba los derechos reproductivos, Klobuchar lo regañó gentilmente: “Hay tres mujeres aquí que han luchado muy duro por el derecho de la mujer a elegir”, dijo.

Del mismo modo, el representante Tim Ryan de Ohio fue corregido por Gabbard, un mayor de la Guardia Nacional del Ejército y un veterano del combate en Irak. El argumentó que Estados Unidos necesita mantener una presencia militar en Afganistán, de lo contrario, los talibanes estrellarán aviones contra edificios estadounidenses de la misma manera en que lo hicieron el 11 de septiembre.

Anuncio

“Los talibanes no nos atacaron el 11 de septiembre”, dijo Gabbard secamente. “Fue Al Qaeda”.

“Lo entiendo”, dijo Ryan.

La etapa de debate del jueves también contó con la presencia de tres mujeres: la senadora de California Kamala Harris, la senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand y la autora de autoayuda Marianne Williamson, que odia ser llamada gurú.

Observé que no habían pasado tres minutos antes de que el senador de Colorado Michael Bennet intentara interrumpir a la moderadora, la presentadora de la NBC Savannah Guthrie.

“Senador Bennet, vamos a llegar a todos, lo prometo”, dijo Guthrie.

“No, me gustaría decir algo”, respondió.

Parece haber una ley inmutable de la naturaleza que cuando los hombres están en un grupo que incluye a unas pocas mujeres, hablan sobre las mujeres, no pueden evitarlo. Y hay un efecto: Otras mujeres lo notan.

El jueves pasaron casi 20 minutos y Williamson aún no había hablado. Incluso Andrew Yang, el empresario de tecnología con el insólito plan de dar un ingreso garantizado de $1.000 al mes a cada estadounidense, había podido dar su discurso.

Anuncio

“Me gustaría decir algo, si me lo permite”, la oí decir casi claramente.

Nadie pareció darse cuenta, ya que los hombres estaban hablando en forma cruzada.

Gillibrand, que combinó la tendencia masculina a interrumpir con la femenina de asegurarse de que todo el mundo estuviera bien, la señaló y se dirigió directamente a ella:

“Marianne, ¿tenías un turno?”, preguntó. “Todos los hombres hablan por ti. ¿Puede Marianne tener su turno?”

El jueves por la noche se exhibió algo más que una brecha de género.

El representante del Área de la Bahía Eric Swalwell, de 38 años de edad, intentó llamar la atención sobre la diferencia generacional entre los candidatos más jóvenes y los dos viejos lobos, el ex vicepresidente Joe Biden, de 76 años, y el senador de Vermont Bernie Sanders, de 78 años.

Más de una vez, Swalwell les instó a “pasar la antorcha” a una nueva generación.

Los lobos dijeron que no, ¿y quién podría culparlos?

Biden sonrió y golpeó a Swalwell: “Todavía me aferro a esa antorcha”.

Bernie, por su parte, sólo frunció el ceño y siguió hablando.

Intenté suprimir la imagen mental de Statler y Waldorf, los Muppets cascarrabias en el balcón.

Harris tuvo mucho más éxito explotando la brecha generacional. Señaló que Biden se oponía a que los autobuses integraran las escuelas públicas en la década de 1970. Su tono era deplorable, pero claramente había estado esperando para golpearlo.

“Es doloroso escucharle hablar de la reputación de dos senadores de Estados Unidos que construyeron su renombre y su carrera a partir de la segregación racial en este país”, dijo a Biden, en lo que se convirtió en el momento álgido del debate del jueves.

“También trabajaste para oponerte al transporte en autobús. Y sabes, había una niña en California que era parte de la segunda clase en las escuelas públicas, y quien se transportaba en autobús a la escuela todos los días. Y esa niñita era yo”.

Biden se tambaleó. No se oponía al autobús, dijo. Se opuso a que el Departamento de Educación lo ordenara.

Alzó su voz por el apoyo a los derechos civiles, y luego, sin darse cuenta, ofreció lo que probablemente se convertirá en la metáfora general de su campaña: “De todos modos, se me acabó el tiempo. Lo siento”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio