Los catalanes separatistas españoles establecen un "gobierno en el exilio" en una casa belga

Los catalanes vienen en masa, cargando banderas separatistas y cámaras para fotografiar la casa de ladrillos en una calle tranquila en la ciudad donde Napoleón sufrió su derrota final hace más de dos siglos.

Algunos vienen con regalos: una pintura, una botella de vino. Otros traen a sus hijos.

Hacen el viaje de 650 millas a Bélgica para visitar al ocupante de la casa: el ex presidente catalán Carles Puigdemont, el fugitivo más conocido de España.

Puigdemont, ha llamado a Waterloo su hogar durante la mayor parte del año, después de haber declarado a Cataluña independiente de España después de un exitoso referéndum de secesión en octubre de 2017, para luego huir evitando su arresto.

Desde entonces, ha enfrentado órdenes de aprehensión de la Unión Europea y pasó 12 días en una cárcel alemana mientras España busca extraditarlo por cargos de mal uso de fondos públicos y rebelión contra el estado por haber organizado el referéndum de independencia, que atrajo al 40% de los votantes elegibles. El gobierno central consideró que la votación no era constitucional y ordenó que no se realizara.

Un tribunal alemán rechazó la solicitud de extradición de España, declarando que un crimen de rebelión debe incluir la violencia, y que Puigdemont no incitó a tal comportamiento al realizar la votación sobre la independencia, que fue aprobada por el 90% de los que votaron. España derogó una orden de arresto para Puigdemont en Bélgica antes de una sentencia judicial.

En consecuencia, Puigdemont y un grupo cada vez mayor de colegas han establecido lo que llaman su "gobierno en el exilio" en Waterloo y en Bruselas, para atraer la atención internacional sobre la causa de la independencia catalana. Puigdemont ha convertido la casa de seis habitaciones en una sede internacional del movimiento separatista.

"Si Europa no viene a Cataluña, entonces iré a Europa", dijo Puigdemont recientemente en una entrevista en la sala de la casa.

Meses después de que Puigdemont se fuera de España, se desconocía su paradero preciso. Un día, apareció comprando dulces en Gante; en otra ocasión, fue visto en un bosque cerca de Bruselas. En febrero de 2018, los periódicos belgas informaron que había alquilado la casa, donde tenía previsto residir a tiempo completo y establecer el Consell per la Republica, o Consejo de la República, lo que él llama la sede internacional del movimiento de independencia catalán.

La huida de los auto exiliados se vio seriamente aliviada el mes pasado cuando se inició un juicio contencioso de 12 ex líderes del movimiento de independencia en la Corte Suprema de España. Varios acusados, incluido el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras, han estado detenidos durante un año y enfrentan hasta 25 años de prisión si son condenados.

El resultado del juicio podría determinar si Puigdemont puede regresar alguna vez a Cataluña sin enfrentar un arresto.

La casa de Waterloo, dice Puigdemont, funciona como su antigua oficina en la sede del gobierno de Cataluña en el centro de Barcelona. Pasa sus días realizando videoconferencias con políticos en Cataluña y planificando discursos en toda Europa. Cada semana, recibe a periodistas, diplomáticos y maridos catalanes deseosos de que firme la Estela, la bandera separatista azul, amarilla y roja catalana. En ciertas ocasiones algunos españoles protestan contra la independencia catalana en el césped de enfrente.

Puigdemont dice que su objetivo es llevar el tema de la autodeterminación catalana a lo que se considera la capital no oficial de Europa, donde sería más probable que encontrara un público comprensivo que en España.

"No quería esconderme", dijo. "Quería grandes reflectores .... Si hubiera querido un exilio más cómodo, no estaría aquí ”.

Los críticos dicen que Puigdemont es un cobarde por no haberse enfrentado a las consecuencias.

"Si este hombre tuviera un mínimo de dignidad, estaría dando la cara en España ante el tribunal por todas las malas acciones que ha cometido", dijo Inés Arrimadas, miembro del partido de centro derecha Ciudadanos, y líder de la oposición en el Parlamento catalán, en una reciente conferencia de prensa frente a la casa de Waterloo.

Puigdemont dice que ha tratado de hacer que esta región suburbana se sienta como catalána en medio de la Bélgica francófona.

La casa está decorada con banderas catalanas y pinturas que representan escenas del referéndum. Es anfitrión de calcotadas, típicas fiestas gastronómicas del sur de Cataluña con puerros a la parrilla y salsa romesco. En noviembre, invitó a un equipo de castellers, y ellos, a su vez, le pidieron que formara parte de su torre humana -una tradición catalana que se remonta a cientos de años.

“Estamos aquí mirando a Cataluña. No somos Bélgica ", dijo Puigdemont. "Este espacio es claramente catalán".

Algunos residentes cercanos parecen molestos por las interrupciones causadas por su polémico vecino, diciendo que su mera presencia ha cambiado la cara de un vecindario tranquilo.

"Viene demasiada gente a este lugar", dijo Andre Troupee, de 81 años. "La independencia catalana no es asunto nuestro".

"Tenemos suficiente con nuestros separatistas flamencos", dijo.

Aunque el objetivo de Puigdemont es atraer más atención a la independencia catalana, los líderes europeos, en su mayor parte, se negaron a hacer comentarios, calificando al referéndum y al juicio en curso como un asunto nacional español.

"No tenemos ningún papel en este debate y nuestra posición ha sido conocida y declarada durante años", escribió un portavoz de la Comisión Europea en un correo electrónico. "El tema en juego se refiere al orden interno constitucional y legal de España".

También en el exilio en Bélgica están el ex ministro de Cultura de Cataluña, Lluis Puig, el ex ministro de Salud, Antoni Comin, y el ex ministro de Agricultura, Meritxell Serret. Al igual que Puigdemont, viajan a través de Europa y se mantienen en contacto diariamente con los políticos catalanes que aún se encuentran en España. Comin sigue siendo un representante en el parlamento de Cataluña, pero no puede poner un pie en Barcelona sin enfrentar el arresto.

"No hay un horario cuando estás en el exilio", dijo Puig. "Se trabaja las 24 horas del día, los siete días de la semana para solucionar el regreso a casa".

Comin trajo a su hija y pareja a Bélgica, pero Puigdemont y los demás dejaron a sus familias atrás. Puigdemont dice que teme establecer raíces en Waterloo antes de que finalice el juicio de sus compatriotas.

"Estoy de manera provisional", dijo Puigdemont. "Mi plan es volver mañana. Si pudiera volver mañana, volvería mañana ".

Otros catalanes han huido a Suiza o Escocia.

Puigdemont no es el primer presidente catalán en buscar refugio en el extranjero. En 1939, cuando terminó la guerra civil española, el presidente Lluis Companys huyó a Francia para evitar ser arrestado por la policía del dictador Francisco Franco. Finalmente fue extraditado y ejecutado.

Josep Tarradellas dirigió un gobierno catalán en el exilio, con sede en México, durante la dictadura de Franco.

El separatismo ha dividido a los catalanes durante décadas, pero el referéndum sirvió sólo para profundizar las diferencias.

Las elecciones anticipadas para el parlamento catalán en diciembre de 2017 mostraron una polarización en curso sobre la independencia. Los partidos separatistas ganaron una pluralidad de escaños, pero los ciudadanos, que favorecieron la unidad española, obtuvieron el mayor número total.

La independencia catalana seguramente será un tema importante en las elecciones generales del 28 de abril en España. El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, convocó a las elecciones después de que el Congreso rechazara su presupuesto para 2019. Los legisladores separatistas catalanes, frustrados por la falta de voluntad de Sánchez de aprobar un referéndum de independencia legal, se unieron a la oposición de centro derecha, que acusan a Sánchez de ser demasiado benigno con los separatistas, para rechazar el plan.

Mientras tanto, miles de personas realizan protestas a favor y en contra de la independencia catalana en Barcelona. Los manifestantes en contra de la independencia derriban las insignias separatistas en toda Cataluña; Los separatistas hacen lo mismo con las banderas y símbolos pro-españoles.

Y en Waterloo, uno de los vecinos de Puigdemont, un español, ha colgado una bandera española en su ventana frontal en protesta.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°