López Obrador asume el cargo de presidente de México y promete luchar contra la corrupción

López Obrador asume el cargo de presidente mexicano y promete luchar contra la corrupción

Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo como presidente de México el 1 de diciembre, y prometió acabar con la corrupción y lanzar una transformación radical de la sociedad mexicana en medio del desencanto generalizado provocado por el aumento de la delincuencia, la corrupción oficial y las limitadas oportunidades económicas.

"Hoy comienza un cambio en el régimen político", dijo López Obrador, que llevaba la banda tricolor presidencial, a los legisladores reunidos en el palacio del Congreso, donde asumió formalmente el poder.

Se comprometió a cumplir su promesa de campaña para lograr una transformación "pacífica y ordenada", "pero al mismo tiempo, profunda y radical" que promete aumentar el gasto social y lanzar proyectos de infraestructura mientras evita nuevos impuestos y mantiene bajo control los precios de la gasolina y la energía.

"La corrupción y la impunidad que han impedido el renacimiento de México terminarán", agregó el nuevo presidente.

López Obrador mencionó su inclinación para establecer buenas relaciones amistosas con los Estados Unidos y con el presidente Trump, quien ha enfurecido a muchos mexicanos por comentarios y acciones consideradas como ataques contra México.

"Quiero señalar que desde el día de mi elección he recibido un trato respetuoso por parte del presidente Donald Trump, a quien agradezco haber enviado a esta ceremonia a su hija Ivanka, como un mensaje de amistad", dijo López Obrador.

Ivanka Trump, quien estaba sentada en la audiencia junto a la esposa de López Obrador, se puso de pie en reconocimiento de la mención del nuevo presidente de México.

López Obrador, quien cumplió 65 años en noviembre y es ampliamente conocido por sus iniciales, AMLO, se embarca en un período de seis años. Bajo la ley mexicana, a los presidentes no se les permite postularse para la reelección.

Es el primer presidente izquierdista de México en una generación y también es el primero en la historia moderna elegido no como candidato de un partido político tradicional sino de su propio bloque político de izquierda. Su oratoria populista y su mensaje en contra del sistema atrajeron el apoyo de los votantes mexicanos desalentados por los escándalos de corrupción, el lento crecimiento económico y las tasas récord de homicidios.

A la izquierda de López Obrador, en la ceremonia de entrega, estaba el presidente saliente Enrique Peña Nieto, a quien López Obrador agradeció públicamente por "no intervenir" en las elecciones de julio, "a diferencia de otros presidentes en elecciones pasadas".

Sin embargo, el nuevo presidente procedió a destrozar el legado de su predecesor, con vigorosos proyectos para ser firmados sobre la reforma energética y la educación, ante la mirada incómoda de Peña Nieto. López Obrador ya ha comenzado por cancelar el plan multimillonario de Peña Nieto para la construcción de un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México, una medida que inestabilizó los mercados mexicanos y al peso y debilitó la confianza de la comunidad empresarial en la nueva administración.

El 1 de diciembre, en un gesto conciliatorio con los líderes empresariales, López Obrador repitió su decisión para respetar los contratos existentes y las inversiones extranjeras.

López Obrador ganó de manera decisiva este 2018 después de haber resultado finalista en las dos elecciones anteriores, en 2012 y 2006. En ambos casos, López Obrador alegó que el fraude electoral le había negado la victoria.

En sus comentarios en la toma de posesión, López Obrador denunció deliberadamente como un "desastre" el modelo económico "neoliberal", enfatizando el libre mercado, el comercio global y la inversión extranjera que Peña Nieto y otros líderes mexicanos recientes han abrazado.

El nuevo presidente reveló planes para mejorar la infraestructura en mal estado de México, especialmente en la empobrecida zona sur, prometiendo construir nuevas líneas de tren y refinerías, lo que indica un retorno a las políticas económicas más nacionalistas de México antes de 1983 y una ola de privatizaciones.

Culpó a la política de su predecesor de abrir el sector energético a las empresas extranjeras por el aumento de los precios de la gasolina y la electricidad, una queja importante entre los mexicanos, y de desinflar la producción de petróleo que no generó mucha inversión extranjera adicional.

La elección de López Obrador, un nativo del estado sureño de Tabasco, ha elevado enormemente las expectativas entre muchos mexicanos, que acudieron por miles a las calles para darle la bienvenida. El presidente enfrenta grandes desafíos para satisfacer las elevadas esperanzas de su gente, y muchos escépticos han cuestionado cómo financiará su amplio plan de gobierno.

"Soy un optimista", dijo López Obrador, y prometió que México se convertiría en un "país modelo" con un crecimiento y oportunidades más amplias.

"Vamos a convertir [a México] en una potencia económica", dijo López Obrador, quien prometió trabajar 16 horas al día. "Seremos una sociedad más justa".

En dos años, dijo, pediría una votación nacional para determinar si los mexicanos querían que permaneciera en el cargo, basándose en su plan de poner algunos asuntos ante los votantes, una práctica que ya ha sido criticada como manipuladora que favorece a López Obrador.

"Que la gente decida si me quedo o si me voy", dijo el presidente. "Porque la gente da y la gente toma. Acepto el desafío…. ¡Viva Mexico!"

El veterano político de pelo plateado y ex alcalde de la Ciudad de México, revisó muchas de sus promesas de campaña, incluyendo aumentar el gasto social y atacar la desigualdad.

"Por el bien de todos, los pobres primero", dijo López Obrador, repitiendo una frase que a menudo ha empleado. "Nuestro lema de hoy se convierte en un principio de gobierno".

Se enfrenta a una ardua batalla para eliminar la corrupción en una nación donde el patrocinio y el clientelismo han estado arraigados en el proceso político. Los líderes políticos mexicanos habitualmente prometen eliminar la corrupción, pero los pagos ilícitos y el robo de fondos públicos han continuado.

López Obrador ganó la presidencia en una votación nacional el 1 de julio, obteniendo el 53% de los votos y terminando 30 puntos porcentuales por delante de su rival más cercano.

Se postuló bajo la bandera de su propio bloque político de izquierda, el Movimiento de Regeneración Nacional, conocido como Morena, que se ha transformado abruptamente en el bloque político más poderoso de la nación.

El nuevo presidente disfruta de mayorías en ambas cámaras del Congreso mexicano, y su partido también controla la alcaldía de la Ciudad de México, la capital. Algunos han expresado su preocupación por una concentración de poder que no se ve en México desde el apogeo del Partido Revolucionario Institucional, que dominó la política mexicana durante gran parte del siglo XX.

Entre otras promesas hechas el sábado 1 de diciembre, el nuevo presidente de México se comprometió a establecer una comisión para investigar uno de los misterios más perdurables de México: la desaparición de 43 normalistas en 2014, en el estado occidental de Guerrero. El llamado caso Ayotzinapa se ha convertido en un grito de guerra para los activistas de derechos humanos y otros que sospechan la complicidad del gobierno en la desaparición de los estudiantes.

López Obrador dijo que también estaba pidiendo a los legisladores una reforma constitucional para permitir la creación de una guardia nacional "con total respeto por los derechos humanos" para ayudar a mantener la seguridad pública. López Obrador ha admitido previamente la necesidad de mantener a las tropas militares en las calles, donde han patrullado durante más de una década, debido a la incapacidad de la policía mexicana mal pagada y cargada de corrupción para enfrentarse a bandas criminales bien armadas.

Cabe destacar que no estuvo presente en la ceremonia de toma de posesión el presidente venezolano Nicolás Maduro. Se esperaba que asistiera a un almuerzo en el Palacio Nacional.

Anteriormente, los legisladores del Partido de Acción Nacional de centro-derecha habían montado una pancarta en el palacio del Congreso diciendo que Maduro "no era bienvenido" en México.

Entre los dignatarios que viajaron a la Ciudad de México para la toma de posesión se encontraba Mike Pence, el vicepresidente de los Estados Unidos.

Como se había prometido, el gobierno mexicano abrió al público las puertas de la residencia presidencial de Los Pinos, a seis millas al oeste del centro de la ciudad, lo que llevó a muchas familias a acudir a lo que durante décadas había sido una estructura muy protegida. Los visitantes vieron el discurso de López Obrador en pantallas gigantes en los verdes jardines.

Las personas pasaron sin controles de seguridad y pasearon por los terrenos, tomando ‘selfies’ asombrados ante el acceso repentino a un sitio restringido por largo tiempo.

López Obrador ha dicho que primero vivirá en su casa, luego en el Palacio Nacional, y que Los Pinos se transformará en un espacio público para eventos culturales.

López Obrador, quien se comprometió a dirigir un gobierno austero, llegó para su toma de posesión en su ahora familiar Volkswagen sedán, en una falange de vehículos flanqueados por policías y motocicletas de prensa.

En contraste, Peña Nieto llegó en un convoy de camionetas negras y emergió en el palacio del Congreso en medio de una cuadrilla de oficiales de seguridad.

Más tarde, los simpatizantes se alinearon en las calles de la capital cuando el sedán blanco llevó al nuevo presidente de México al centro del Palacio Nacional. Después de un almuerzo con dignatarios, se esperaba que López Obrador se dirigiera a una reunión multitudinaria en el Zócalo de la Ciudad de México o plaza central.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°