Las grandes marcas de EE.UU son cada vez más multilingües

Las grandes marcas de EE.UU son cada vez más multilingües

En los últimos dos años, a pesar de los aranceles y los estancamientos comerciales, el Brexit y el muro fronterizo, las compañías estadounidenses expandieron su alcance global al aumentar la cantidad de idiomas que hablan.

Consideremos, por ejemplo, a Amazon. Desde 2017, la compañía sumó los lenguajes checo, hindi y tamil a uno o más de sus sitios web en los últimos años. En 2003, la firma tenía cinco sitios web específicos para cada país fuera de EE.UU: Canadá, Alemania, Francia, Japón y el Reino Unido. Hoy opera 15 sitios por el estilo, que en conjunto admiten 18 idiomas diferentes.

Otro ejemplo es Netflix. El año pasado, la compañía agregó dos lenguas más a su sitio web global: indonesio y francés para sus televidentes canadienses. En total, Netflix ha casi duplicado su alcance lingüístico en los últimos dos años, de 17 a 26 idiomas.

Uber agregó siete lenguas a sus aplicaciones y sitios web, sólo en el último año. También lanzó una aplicación Uber Lite para sus clientes en India y otros mercados emergentes, donde los teléfonos inteligentes no son tan usuales y las redes móviles son menos predecibles.

No sólo las empresas de tecnología han invertido en hablar más idiomas del mundo. Starbucks, MasterCard y la consultora Accenture se han vuelto más multilingües en el último año, lo cual les permite comunicarse con cientos de millones de clientes adicionales en todo el globo.

El sitio web de John Deere, maneja 32 idiomas; el de Ford, 42 idiomas, e incluso la página de Jack Daniel tiene fluidez en 23 lenguajes.

Los políticos estadounidenses podrán sostener la retórica del aislacionismo, pero una gran cantidad de compañías estadounidenses hablan un idioma diferente. A través de sus sitios web, aplicaciones y otros productos, las principales marcas globales de Estados Unidos ahora manejan un promedio de 32 idiomas.

Algunas empresas -entre ellas Google, Microsoft y Facebook- superaron los 32 idiomas hace años.

Hay más de 4.100 millones de usuarios de internet en el mundo, y menos de una cuarta parte de ellos son angloparlantes nativos. Para comunicarse con el 90% de los usuarios globales de internet, los sitios deberían hablar al menos 40 idiomas. Google y Facebook contienen una docena de lenguas diferentes que se hablan en India únicamente.

Una de las firmas más multilingües del mundo no es una empresa, sino una organización sin fines de lucro: Wikipedia, que está disponible en más de 280 idiomas.

Esta expansión ha sido fuerte a lo largo de 15 años. Llevo rastreando sitios web globales durante mucho tiempo y es raro el año en el que algunas compañías reducen la cantidad de idiomas.

A veces, las empresas sobreestiman el mercado que encontrarán en un nuevo país. Esto ocurrió con la expansión de Walmart a Alemania, de donde finalmente se retiró en 2006.

Otras veces, los factores macroeconómicos son culpables. Varias empresas estadounidenses, como Ebay y Reebok, abandonaron sus sitios web específicos de Grecia durante la recesión económica de ese país. Pero la tendencia más amplia sigue siendo el creciente multilingüismo.

En cierto sentido, esto no es nuevo. Aunque algunos sugieren que el aislamiento de alguna manera se remonta a los viejos tiempos, en verdad esos días nunca existieron. Las fuerzas de la globalización han estado con nosotros desde la Ruta de la Seda.

Desde luego, solíamos estar más aislados unos de otros. Antes de internet, uno tenía que salir del país para realmente ‘salir del país’. Ahora estamos a sólo un clic de distancia de los idiomas que antes encontrábamos únicamente cruzando un océano.

Esto puede ser intimidante. Pero como bien saben las empresas más grandes de Estados Unidos, no es momento de retirarse. La globalización puede ser un desorden, pero no es el enemigo. Tenemos mucho más que temer de la ignorancia.

Cuando las compañías globales agregan nuevos idiomas a sus productos, estos pueden asimilarse cada vez más en distintas regiones del mundo. Y la verdad es que, internet puede conectar dispositivos, pero el lenguaje conecta a las personas.

John Yunker es autor de “Think Outside the Country: A Guide to Going Global and Succeeding in the Translation Economy” (Piense fuera del país: una guía para operar a nivel global y triunfar en la economía traducida) y cofundador de Byte Level Research.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°