Las enfermedades empiezan a golpear duro a los miembros de la caravana

Las enfermedades empiezan a golpear duro a los miembros de la caravana

La enfermedad comenzó a afectar a un extenso campamento de migrantes en Tijuana, ante tal situación, el alcalde Juan Manuel Gastelum declaró una crisis humanitaria y solicitó asistencia federal e internacional para los más de 6,000 centroamericanos que ingresaron a la región en las últimas semanas.

En el refugio Benito Juárez, en el norte de Tijuana, más de 4,700 migrantes están en tiendas de campaña y bajo cobijas que llenan las calles aledañas en un radio de una cuadra.

En el interior del refugio, Paula Cortés, de 21 años, y su familia se reunieron alrededor de Isaac, de 2 años, quien estaba febril, desanimado y cubierto con mantas.

"Está muy, muy enfermo", dijo su madre en español. "Estoy muy preocupada en este momento, pero no enviarán un médico aquí. Nos dijeron que lo lleváramos afuera a la tienda médica".

La Oficina del Secretario de Salud Pública de Baja California no devolvió una solicitud de comentarios, pero un trabajador de asistencia al refugio confirmó que la única opción actual para los padres jóvenes es llevarlo a una tienda de campaña establecida en las afueras de Benito Juárez para tratar las dolencias de menores.

El gobierno de Baja California informó el viernes 23 de noviembre, que trató 818 infecciones respiratorias y brindó 1,286 consultas médicas generales a miembros de la caravana de migrantes.

Gastelum declaró el jueves 22 una crisis humanitaria, solicitando más asistencia federal y grupos internacionales como las Naciones Unidas para ayudar con la afluencia masiva de personas.

"Han fallado categóricamente y no han cumplido con sus obligaciones legales", dijo el alcalde del gobierno federal mexicano. "Entonces, les estamos pidiendo a ellos y a los grupos internacionales ayuda humanitaria, que traigan y presten asistencia humanitaria".

Una carpa de la Cruz Roja Internacional que se instaló el jueves no estaba presente el viernes por la tarde, pero los trabajadores de ayuda internacional caminaban por las calles que rodean el refugio Benito Juárez, vigilando a los refugiados acampados en las calles.

El viernes, Ingris Aquiles y su hija Brittany, de 3 años, esperaron en la fila durante aproximadamente una hora para obtener la medicina para el resfrío en la tienda médica. Los servicios están destinados solo para necesidades médicas básicas.

Aquiles dijo que le dieron a ella y a su hija un medicamento para la tos.

"Solo tenemos que esperar", dijo Aquiles, refiriéndose a su camino a los Estados Unidos. "El presidente Donald Trump nos ha pedido que esperemos aquí, así que vamos a esperar, ¿qué más podemos hacer? Tenemos mucho tiempo para esperar".

Algunos migrantes como Aquiles han estado en el refugio de una a dos semanas y se han establecido en una rutina diaria, que incluye una espera de 30 minutos en la mañana para usar los baños. Luego, está la larga cola para la comida, antes de esperar en más filas por artículos donados como zapatos.

Aquiles dijo que el viernes saltó esperando en la fila para recibir folletos para visitar la tienda médica.

"Usted quiere levantarse y salir de allí realmente rápido", dijo Bayron, un hondureño de 27 años que se negó a dar su apellido. Bayron viaja con su esposa de 19 años y su hijo de 1 año.

"No quieres sentarte ahí dentro y enfermarte. En este momento, todos los que están dentro están realmente enfermos", dijo.

Las condiciones en el interior del refugio están severamente saturadas. Los funcionarios municipales se han movido para restringir el acceso de los periodistas al interior al exigir insignias especiales emitidas por la oficina del alcalde para cubrir la caravana.

Los periodistas locales respondieron en una carta al alcalde diciendo: "No somos empleados del ayuntamiento y tenemos el deber de cumplir".

"Por lo tanto, hemos decidido no recopilar las acreditaciones que ofrece su oficina, porque consideramos que esto viola el derecho a la información y el libre ejercicio del periodismo", afirmó la carta de una coalición informal de periodistas.

El presidente Donald Trump ha amenazado con cerrar la frontera si México "no puede controlar la situación". Al presionar para obtener más ayuda del gobierno mexicano, Gastelum destacó los impactos negativos en la economía de Tijuana si la frontera se cerraba durante días.

Desde el jueves, después de que unos 150 inmigrantes marcharon hacia la frontera pidiendo condiciones de refugio más humanas, la ciudad ha traído inodoros portátiles adicionales y una bomba gigante de alcantarillado para evitar que el desbordamiento del área de baños retroceda a las duchas.

En la tarde del viernes, los miembros restantes de la caravana regresaban al campamento de la Plaza Chaparral, donde habían avanzado cientos de pies de la frontera con Estados Unidos el jueves.

Pasaron la noche en la plaza de concreto, rodeados por la policía federal con equipo antidisturbios, antes de que el grupo nacional de derechos de los migrantes de México los convenciera de regresar a Benito Juárez.

Las autoridades federales advirtieron al grupo que enfrentaban arresto y deportación por reunión ilegal en la plaza si no regresaban a su refugio.

Camiones cargados de migrantes de Mexicali continuaron llegando a Tijuana el viernes por la noche. Las autoridades mexicanas estiman que todavía hay unos 750 hondureños en Mexicali con planes de viajar a Tijuana. Otros 1,700 migrantes se están moviendo a través de Sonora, según los números federales mexicanos.

Los grupos pasaron el viernes haciendo banderas, pintándolas con colores brillantes y mensajes para Trump. Una leía: "Trump, América Central te pide trabajo".

"Estamos haciendo estas banderas para convencer a Trump de que nos apoye y nos comprenda", dijo Aquiles.

La colaboradora Wendy Fry puede ser contactada en wendym.fry04@gmail.com.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°