Las acusaciones de racismo en un juego de fútbol entre estudiantes pone de relieve las tensiones en la era Trump

Acusaciones de racismo en un juego de fútbol entre estudiantes pone de relieve las tensiones en la era Trump

Las acusaciones de racismo en un reciente partido de fútbol en una escuela secundaria del Condado de Orange, pudieron observarse en las redes sociales durante el fin de semana, lo que refleja la tensión que vive el país en la era de Trump.

Los incidentes ocurrieron en el partido del viernes 7 de septiembre por la noche, entre Aliso Niguel y la escuela secundaria de Santa Ana, durante el cual el director de Santa Ana, Jeff Bishop, se molestó por lo que vio como una intimidación racial hecha por los estudiantes de Aliso Niguel.

En publicaciones de Facebook después del juego, Bishop describió los carteles que expresaban su apoyo al presidente Trump y proclamaban "We love White" y "Build the Wall", como una referencia a la promesa de Trump de construir una barrera a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

"Esto no es diferente al discurso nacional, pero esto es algo que yo no voy a permitir", dijo Bishop a The Times el domingo.

La población estudiantil de Santa Ana High es casi 99% latina; el alumnado de Aliso Niguel es mayoritariamente blanco.

Los mensajes de Bishop provocaron un fuerte debate durante el fin de semana sobre lo que sucedió exactamente. Algunos partidarios de Aliso Niguel dijeron que Bishop calumnió injustamente a la escuela y que el comportamiento de los estudiantes no era racista. Otros lo declararon un malentendido y dijeron que algunos estudiantes llegaron al juego en colores patrióticos para conmemorar el aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

"Somos una escuela multicultural. ¿Estás seguro de que tenemos valores atípicos tal como los tiene tu escuela? Claro, pero para ti calificar de racista a nuestra escuela te parece fácil, aunque ofendas a nuestros estudiantes y a nuestros jugadores", comentó un seguidor de Aliso Niguel en la publicación de Bishop.

El director comenzó la tormenta de las redes sociales elogiando a su equipo, que jugó duro en una derrota por 42-21.

"Hubiera sido fácil culpar a la bienvenida racista que recibieron los 'Saints' cuando entraron al estadio y leyeron los carteles que hacen referencia a: Trump, 'We love White', 'Build the Wall' y varias otras declaraciones cargadas política y racismo", publicó después del juego. "Lo que amo de NUESTRO entrenador es que en ningún momento permitió que este odio de las gradas de Wolverine afectara al equipo".

Bishop dijo más tarde que vio algunas de las señales ofensivas y que otros le contaron sobre cánticos y burlas insensibles o con matices racistas.

Se preocupó más, publicó, cuando escuchó cánticos de "¡USA ¡USA!" luego de los touchdowns del equipo de Aliso Niguel.

Aliso Niguel "no estaba jugando contra Alemania o MÉXICO. Jugaban contra nuestros hijos, que viven a 22 minutos de distancia por la autopista", escribió.

Su entrenador de fútbol le advirtió a Bishop de inmediato que se llevaría al equipo si las cosas se ponían feas. Bishop estuvo de acuerdo y buscó a la directora de Aliso Niguel en el segundo cuarto de tiempo, diciéndole que estaba preparado para sacar a su equipo del campo si ella no actuaba.

"Después de hablar con la directora y verla a ella y a las subdirectoras quitando los letreros a estos estudiantes irrespetuosos y fuera de control, pareció ayudar", publicó Bishop. "Después, se convirtió más en fútbol, atletismo y una competencia saludable".

Los dos administradores se abrazaron, dijo Bishop más tarde. También dijo que no quería sugerir que la mayoría de los estudiantes de Aliso Niguel fueran racistas.

El Condado de Orange, alguna vez un bastión para los republicanos conservadores, ha tenido un cambio político sorprendente, y se ha convertido en un foco de los esfuerzos demócratas para retomar la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre. El ex presidente Obama estaba recorriendo la región durante el fin de semana con ese propósito en mente.

Las dos escuelas y sus comunidades reflejan algunas de estas diferencias demográficas. Santa Ana es una de las ciudades más densamente pobladas de la nación. En Santa Ana High, aproximadamente 1 de cada 4 estudiantes está aprendiendo inglés como segunda lengua y la tasa de pobreza es de aproximadamente 86%.

En Aliso Niguel, alrededor del 56% de los estudiantes son blancos, lo que se consideraría diverso en muchos lugares. Alrededor del 19% de los estudiantes son latinos y el 12% asiáticos. La tasa de pobreza es 18%. Solo el 3% de los estudiantes aprenden inglés, y de ellos, el farsi tiene casi la misma probabilidad que el español de ser su primer idioma. La escuela secundaria se encuentra en Aliso Viejo, una comunidad perfectamente planeada de 50,000 habitantes.

La directora de Aliso Niguel, Deni Christensen, se negó a ser entrevistada el domingo, pero le dijo al Orange County Register que el tema de la bandera estaba destinado a honrar el aniversario del 11 de septiembre.

Una publicación de Instagram en @anhswolverines, que está afiliada a la escuela, instó a los estudiantes a vestirse de rojo, blanco y azul, pero no menciona la conmemoración del 11 de septiembre.

Christensen también le dijo al Register que su personal eliminó tres carteles. Uno decía: Estamos a favor de Trump; mientras que otro decía: Trump 2020. Un tercer cartel decía: Devuelvan a Obama, dijo.

Sus administradores no vieron el letrero de "construyan el muro", "pero no está fuera de la posibilidad de que hubiera estudiantes en el estacionamiento con letreros que no vimos", dijo Christensen.

La franqueza de Bishop desato una reacción violenta en Facebook.

"¿Por qué estaría tratando de crear algo de la nada? Como director, creo que podría ser mejor que esto", comentó James Patrick Owen, ex entrenador de fútbol de Aliso Niguel. "¡Estaba sentado en el palco de prensa durante el juego, todo el juego y NUNCA escuché nada de lo que está reclamando!"

Luego agregó: "ERA NUESTRO JUEGO ROJO, BLANCO Y AZUL". Tenemos uno cada año desde el 11 de septiembre de 2001, ¡así como el 90% de TODAS las escuelas secundarias de todo el país recuerdan a las víctimas del 11 de septiembre y celebran nuestro patriotismo este fin de semana! ... deja de alimentar la narrativa de que TODA LA GENTE BLANCA ES RACISTA ".

Christina Clark, madre de un jugador de fútbol de Aliso Niguel, defendió la integridad del equipo de fútbol, que es étnicamente diverso, pero le dio el beneficio de la duda a Bishop y a otros testigos.

"Algunos adolescentes ignorantes que necesitan [ser] educados, y reprendidos por los funcionarios de la escuela estuvieron involucrados. Ese comportamiento es reprensible. Y me entristece tanto que tus jugadores hayan experimentado eso", dijo Clark.

En la era actual, una declaración pro-Trump puede convertirse en un gruñido cargado racialmente, dijo Jeffrey Dickman, un senador del condado.

"No importa cómo la gente quiere minimizar los cantos, las porras para apoyar al equipo local, esto es racismo. Así es como la gente expresa el racismo en 2018", comentó Dickman en una de las publicaciones de Bishop. "Aliso Viejo debe actuar rápidamente para impedir que los mensajes de odio de sus estudiantes se extiendan".

Los miembros de la comunidad de Santa Ana High apoyaron al director de la escuela.

"Señor. Jeff Bishop, estamos contigo", escribió Lupita Sandoval, una abuela que se graduó de la Preparatoria Santa Ana. "Gracias por defender a nuestros hijos y a nuestra comunidad".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°