La nave espacial OSIRIS-REx llega a Bennu, y traerá una pieza del asteroide a la Tierra

La nave espacial OSIRIS-REx llega a Bennu, y traerá una pieza del asteroide a la Tierra

La misión OSIRIS-REx de la NASA para recoger un pedazo de un asteroide y enviarlo de regreso a la Tierra está a punto de encontrarse con su objetivo.

Después de un viaje de dos años a través del sistema solar, la nave espacial finalmente alcanzó a Bennu, una pequeña roca espacial oscura que está orbitando alrededor del Sol a unos 75 millones de millas de la Tierra.

El 3 de diciembre, OSIRIS-REx —que significa Orígenes, Interpretación espectral, Identificación de recursos, Explorador de regolitos de seguridad— llegará a menos de 13 millas de su nuevo compañero de viaje.

Una vez que llegue la nave, los controladores de la misión en la instalación de Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado, comenzarán a guiarla aún más cerca de la superficie del asteroide, donde observará a Bennu desde una distancia de solo cuatro millas.

La primera tarea para OSIRIS-REx será volar sobre el polo norte, el ecuador y polo sur de Bennu y enviar imágenes a la Tierra. También comenzará la búsqueda inicial de un lugar seguro y científicamente interesante para recoger un poco de tierra y rocas de la superficie del asteroide.

Pero estos vuelos preliminares son solo el comienzo. En la primavera, la nave espacial se zambullirá aún más cerca del asteroide para mapear su superficie con detalles sin precedentes.

"Todo el diseño y desarrollo de la misión se basa en el aspecto que pensamos que tendría Bennu", dijo Sandy Freund, director del área de soporte de la misión OSIRIS-REx en Lockheed Martin Space. "Finalmente llegar a ver imágenes de primer plano en lugar de hacer suposiciones es definitivamente más emocionante".

Hasta ahora la nave espacial ha enviado imágenes del asteroide desde 85 millas de distancia, revelando una superficie rocosa y grumosa.

OSIRIS-REx está equipado con un conjunto de instrumentos para ayudarlo a conocer mejor a Bennu.

Estos incluyen varias cámaras para examinar la superficie del asteroide, un altímetro láser para mapear su topografía, espectrómetros de luz visible e infrarroja para revelar detalles de su composición química y mineral, y un espectrómetro de rayos X para estudiar su composición básica.

Bennu tiene solo 0.3 millas de diámetro y su entorno de gravedad es 100,000 veces más débil que lo que experimentamos aquí en la Tierra. Todo eso hace que sea extremadamente difícil para OSIRIS-REx aterrizar en su superficie y recoger cualquier cosa.

En cambio, la nave está equipada con un brazo de muestreo de 11 pies que tiene tres articulaciones que funcionan como un hombro, codo y muñeca. En el extremo del brazo hay una cabeza redonda de muestra que se parece al filtro de aire de un automóvil.

Después de pasar unos 18 meses en órbita alrededor de Bennu, OSIRIS-REx volará lo suficientemente cerca del asteroide como para darle una rápida oportunidad con su brazo de muestreo.

En el lapso de solo cinco segundos, la cabeza de la nave liberará una explosión de gas nitrógeno para agitar el material en la superficie de Bennu y empujará algunas de las partículas suspendidas a través de un filtro en la cabeza de la muestra.

Una vez que se haya recolectado el material, la cabeza del muestreador saldrá del asteroide y el brazo robótico entregará la muestra a un contenedor en la nave espacial. Los planificadores de la misión llaman a esto el Mecanismo de Adquisición de Muestras de Touch-and-Go o TAGSAM.

El combo robot-brazo-y-cabeza-muestra tendrá tres posibilidades de acumular al menos 2.1 onzas de polvo y suciedad de la superficie de Bennu, aunque podría acumular mucho más, hasta 4.4 libras. Este material luego será enviado de regreso a la Tierra, y finalmente aterrizará en el desierto de Utah en 2023.

Una vez que se reciba la muestra, los investigadores podrán estudiarla por generaciones, al igual que las rocas lunares que todavía se están analizando y que fueron traídas por las misiones de Apolo en la década de 1960.

Los científicos están particularmente interesados en estudiar material de asteroides oscuros y ricos en carbono como lo tiene Bennu, porque podrían contener compuestos químicos que sembraron la vida en la Tierra.

Asteroides como Bennu también pueden tener cantidades sustanciales de agua en sus minerales. Si los humanos pueden aprender cómo extraer hidrógeno y oxígeno de esa agua, tal vez podría usarse para crear combustible para cohetes en el espacio. Eso podría permitir que Bennu y otros asteroides puedan servir como estaciones de combustible para las misiones a Marte y más allá.

 

Piezas de asteroides ocasionalmente caen a la Tierra como meteoritos, y los científicos las estudian. Sin embargo, puede ser difícil decir cuáles de sus propiedades químicas se muestran en el espacio y cuáles se transformaron en su encuentro con el clima, la vida orgánica y otras fuerzas terrenales que pueden alterar la química de una roca espacial.

OSIRS-REx no es la primera misión para recolectar muestras de asteroides lanzada desde nuestro planeta. En 2010, la nave espacial Hayabusa de Japón retornó con partículas del asteroide Itokawa a pesar de las dificultades técnicas durante su encuentro. Una misión japonesa de seguimiento llamada Hayabusa2 está actualmente visitando el asteroide Ryugu, con planes de entregar una muestra a la Tierra a fines de 2020.

Los líderes de la misión OSIRIS-REx dicen que su misión recogerá una muestra más grande de material y lo hará desde el cuerpo planetario más pequeño jamás orbitado por una nave espacial.

"Las primeras innovaciones de este tipo sirven como precursoras para futuras misiones a cuerpos pequeños", dijo Freund. "Al probar estas tecnologías y técnicas, podremos devolver la muestra más grande del espacio en medio siglo y allanar el camino para otras misiones".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°