La frontera entre EE.UU. y México se reabre tras un choque con los migrantes, lo que provocó el cierre por cinco horas

Luego de 5 horas, la frontera entre EE.UU. y México se reabre tras un choque con los migrantes

La frontera entre México y Estados Unidos en el Puerto de Entrada de San Ysidro se cerró en ambas direcciones durante más de cinco horas el domingo 25 de noviembre, luego de que cientos de migrantes se apresuraron a llegar al área, lo que llevó a las autoridades federales a lanzar gases lacrimógenos en un aparente intento de dispersar al grupo.

La confrontación resalta la escalada de tensiones a lo largo de la frontera cuando miles de migrantes de América Central llegaron a Tijuana en las últimas semanas en busca de asilo para ingresar a los Estados Unidos. El presidente Trump presionó para mantener a los migrantes en México mientras esperan el proceso de inmigración.

Los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos cerraron todos los cruces de vehículos y peatones alrededor de las 11:30 a.m. del domingo.

Los cruces de peatones fueron los primeros en reabrir alrededor de las 3:45 p.m., seguidos por los carriles de la autopista en dirección sur y los carriles de procesamiento de vehículos en dirección norte a las 5 p.m.

El cruce fronterizo de San Ysidro es uno de los puertos de entrada más transitados del mundo, con más de 90,000 personas que cruzan entre San Diego y Tijuana a diario, y los cierres atascaron el tráfico por millas en el área.

Los puertos de entrada en Otay Mesa y Tecate permanecieron abiertos.

Los migrantes comenzaron a marchar desde su refugio en el complejo deportivo Benito Juárez, un estadio deportivo al aire libre convertido en refugio improvisado, hasta el cruce fronterizo de El Chaparral de México, el domingo por la mañana.

Alrededor de las 11:20 a.m., el grupo se enfrentó con la policía federal mexicana con equipo antidisturbios antes de pasar por delante de las autoridades y a través de un canal de concreto hacia una zona de la frontera cerca del puente peatonal de San Ysidro.

Uno de los oficiales mexicanos que intentaba mantener a los migrantes fuera del área se metió en una pelea y pareció sufrir un corte en el labio.

Varias bombas de gases lacrimógenos fueron lanzadas al canal en un aparente intento de dispersar a los migrantes, dijeron testigos.

Un helicóptero dio vueltas por lo alto cuando un grupo de unas 50 personas pasó corriendo junto a la policía mexicana hasta un pequeño agujero en la cerca de la frontera. Algunos en la cerca podían verse lanzando piedras.

Las autoridades de los Estados Unidos parecieron desplegar municiones menos letales y explosiones hacia el grupo, y las personas se dispersaron.

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza dijeron en Twitter que los agentes de la Patrulla Fronteriza desplegaron gases lacrimógenos luego de que varios agentes fueron alcanzados por proyectiles lanzados por los migrantes.

Las mujeres y los niños corrieron bajo un tren para ponerse a cubierta, inicialmente sin darse cuenta de que los disparos provenían de dispositivos explosivos no letales. Una bebé gimió mientras su madre trataba de calmarla y le cubría la cara con una camisa rota para protegerla de los gases lacrimógenos.

Los miembros de la caravana dijeron que al menos dos personas resultaron heridas durante los eventos del domingo, incluido un niño.

Varios agentes fueron alcanzados por los proyectiles. Durante el incidente, la Policía Municipal de Tijuana detuvo a 39 personas, entre ellas 15 mexicanos y 24 hondureños. Dos de los hondureños eran mujeres. La policía trabajó para escoltar al grupo en la frontera hasta el complejo deportivo Benito Juárez.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, dijo en Twitter: "No permitiremos que nuestra relación binacional se rompa por el mal comportamiento de la caravana de migrantes".

Añadió que la caravana estaba infringiendo la ley y que los residentes de Tijuana que "trabajan, estudian y visitan los Estados Unidos en paz" se ven afectados por el cierre.

Las cosas se calmaron poco después y se escuchó a una mujer que hablaba a través de un cuerno de buey a los agentes de la patrulla fronteriza de los Estados Unidos en el otro lado, diciendo: "No queremos la guerra, no queremos muertes ..."

Al menos tres helicópteros rodearon el área, y alrededor de la 1:30 p.m., un gran autobús de Seguridad Nacional fue conducido más allá de la barricada fronteriza.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza había desplegado personal adicional en la frontera debido a las múltiples protestas planeadas en ambos lados. El personal incluía a oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza, agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos y agentes aéreos y marítimos enviados recientemente a la región.

La policía de San Diego también preparó a los oficiales de servicio el domingo por la tarde para responder a la división de la frontera si fuera necesario.

Las líneas de personas que esperaban cruzar a México estaban agrupadas en una esquina del Camino de la Plaza. El cierre estaba creando una pesadilla de tráfico. En un momento dado, el tráfico en la carretera interestatal 805 en dirección sur se alargaba por más de 8 millas, desde la frontera de los Estados Unidos hasta el final de Plaza Boulevard en National City.

Caltrans dijo en Twitter que los carriles hacia el sur de la I-805 se cerraron en la ruta estatal 905, y que el tráfico se desvió hacia el este y el oeste, hacia la ruta estatal 905. La interestatal 5 en dirección sur también se cerró en la SR-905. El acceso a la I-5 en dirección sur desde la SR-905 en dirección oeste también se cerró, informó la agencia.

El Sistema de Tránsito Metropolitano suspendió el servicio de tranvía de la Línea Azul en el Centro de Tránsito de San Ysidro hasta que se reabrieron los pasos de peatones. MTS también detuvo el servicio al Centro de Tránsito de Virginia. Un servicio temporal fue establecido fuera de la estación de tránsito en Camino de la Plaza.

El cercano centro comercial Las Americas Outlet también se cerró el domingo debido al incidente.

Más de 6,200 inmigrantes centroamericanos han estado acampados en condiciones fangosas y estrechas en el refugio improvisado. Las autoridades mexicanas estiman que 1,669 migrantes adicionales están viajando hacia Baja California desde los estados mexicanos de Jalisco, Nayarit y Sinaloa.

Las autoridades municipales de Tijuana han dicho que no están equipadas para manejar el grupo en crecimiento. Los grupos de derechos humanos que trabajan con el gobierno federal de México prometieron mejorar las condiciones dentro de los refugios.

Mientras los migrantes pasaban por la bulliciosa ciudad fronteriza, la policía federal mexicana y Edgar Corzo Sosa, el director de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, han tratado de convencerlos de que den la vuelta. Los funcionarios también instaron al grupo a solicitar visas de trabajo en México, afirmando que miles de empleos estaban disponibles en Tijuana.

Los migrantes han estado tratando de presentarse a las autoridades de inmigración de Estados Unidos para pedir asilo, pero los Estados Unidos solo procesan 100 solicitudes de asilo por día, actividad que se ha desacelerado en los últimos meses, dejando a miles en la lista de espera.

Esas solicitudes se procesan en el Puerto de Entrada de San Ysidro, no en el puente peatonal donde los migrantes dijeron que planeaban cruzar y hacia donde cientos de migrantes corrieron el domingo.

El jueves 22 de noviembre, el presidente Donald Trump amenazó con cerrar completamente la frontera y la relación comercial diaria de 1.6 mil millones de dólares con México. También autorizó a los militares a usar la fuerza letal "si es necesario" para defender a los agentes fronterizos de los migrantes que intentan cruzar a los Estados Unidos.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional dijo el lunes 19, que se estima que hay 500 delincuentes viajando en la caravana. Las autoridades locales en Baja California han detenido a 57 migrantes, de los cuales 47 son hondureños. Fueron detenidos bajo sospecha de conducta pública desordenada. De los detenidos por la policía local, 42 de esos migrantes se encuentran actualmente en proceso de deportación en México, según la policía local.

La escritora Karen Kucher contribuyó a este informe.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°