Anuncio
Share
LA Times Español

A pesar de ganar una Copa del Mundo, la entrenadora Jill Ellis, no puede conseguir trabajo en equipo varonil

entrena1

Jill Ellis será la entrenadora del equipo nacional de Estados Unidos en la Copa Mundial Femenina, que se inaugurará este viernes en París. (Chris Szagola / Associated Press)

(Associated Press)

Cuando era una niña que crecía en el sur de Inglaterra, Jill Ellis no podía jugar fútbol competitivo. No era que no se lo permitieran. Era que, dadas las actitudes de la década de 1970, nadie había pensado en organizar equipos para ellas.

No era un juego para mujeres, explicó Margaret, la madre de Ellis.

Eso cambió cuando Ellis se mudó con su familia a Virginia cuando era una adolescente, donde no sólo se unió al equipo de su escuela preparatoria, sino que la llevó a un título estatal.

Sin embargo, la victoria fue parcial, porque, décadas más tarde, Ellis todavía está marginada por las normas sociales. Aunque es una de las entrenadoras más condecoradas de uno de los equipos más exitosos en la historia del fútbol, su camino sigue estando limitado no por su talento sino por su género.

Anuncio

El dinero, la fama y el prestigio que existen como entrenador, está reservado para los hombres. Este deporte sigue siendo exclusivamente un club varonil donde el género, no el éxito, determina el ingreso. Mientras que los hombres entrenan rutinariamente a las mujeres en todos los deportes en todos los niveles, el número de mujeres que entrenan a los hombres se puede contar con una mano, y sobrarán algunos dedos.

"¿Por qué no ha sucedido? Porque no ha habido una oportunidad para que esto ocurra”, dijo Ellis, quien entrenará al equipo nacional de Estados Unidos en la Copa Mundial Femenina de un mes de duración, que se inaugurará el 7 de junio en París. Hace cuatro años ella llevó a ese equipo hacia el título.

“Pueden tener todas estas mujeres realmente calificadas, pero al final del día, las personas que toman las decisiones son aquellas que tienen que ver esto sin involucrar el género para dar una oportunidad”, dijo ella.

Marjorie A. Snyder, directora de investigación y programas para la Fundación de Deportes de Mujeres, culpa de esa falta de visión a los mismos estereotipos y prejuicios que mantuvieron a Ellis fuera de los campos de juego en Inglaterra.

Anuncio

“Hay razones culturales... Hay razones ambientales... Y es una declaración, obviamente, sobre la competencia”, dijo Snyder. “¿Son las mujeres competentes? ¿Ellas pueden hacerlo? Parece una pregunta ridícula a simple vista. Hay mujeres que son médicos y abogados y son senadoras y congresistas. ¿Por qué no pueden ser entrenadoras?”

Snyder culpa parcialmente al Título IX, la histórica ley de derechos civiles de 1972 que exigía mayores oportunidades deportivas para las mujeres. Antes del Título IX, Snyder dijo que el 90% de los equipos femeninos eran entrenados por mujeres. Pero a medida que las universidades comenzaron a invertir dinero y recursos en los programas de mujeres para cumplir con la nueva ley, los hombres de repente comenzaron a solicitar los puestos de trabajo.

En su estudio de 2016 “Beyond X’s and O’s: Gender Bias and Coaches of Women’s College Sports”, la fundación encontró que el 57% de los equipos femeninos fueron entrenados por hombres, pero sólo el 3% de los equipos masculinos, principalmente en deportes menores, mixtos, como natación y buceo o cross country, fueron entrenados por mujeres.

“Las personas que estaban contratando a esos entrenadores eran, en su mayor parte, exclusivamente hombres”, dijo. “Así que estaban aprovechando sus propias redes para contratarlos”.

Como resultado, Geno Auriemma tuvo la oportunidad de ganar 11 campeonatos femeninos de baloncesto de la NCAA en la Universidad de Connecticut, pero no se le ha pedido a ninguna mujer que entrene a un equipo masculino de primera categoría. Cuatro de los últimos cinco campeones de fútbol femenino de la NCAA han sido liderados por hombres, pero Kim Wyant de la Universidad de Nueva York es la única entrenadora de un equipo masculino.

Entonces, ¿por qué no hay más?

“Esa es una excelente pregunta”, dijo la entrenadora de fútbol femenino de UCLA, Amanda Cromwell, una ex jugadora de la Copa Mundial que llevó a los Bruins a un título de la NCAA en 2013. “Creo que más personas necesitan hacer esa pregunta. No hay razón para eso.

Wyant dice que consiguió su trabajo porque la escuela pudo hacer lo que la investigación de Snyder demostró que otros no podían: dejar de lado su género y centrarse en sus cualidades.

Anuncio

“No me contrataron porque soy mujer, me contrataron porque pensaban que estaba demasiado calificada para el trabajo”, dijo Wyant, quien comenzó como guardameta para Estados Unidos en el primer juego del equipo nacional femenino en la historia en 1985, luego pasó dos décadas entrenando equipos de mujeres.

“Ya hay muchas líderes femeninas en la Universidad de Nueva York y es la cultura. Afortunadamente, puedo decir que nadie ha dicho, por lo menos en mi cara, ‘No hay forma de que puedas entrenar a este equipo’. Al contrario”.

Sin embargo, ese apoyo se evapora cada vez que se plantea la posibilidad de hablar de un trabajo con un equipo masculino a un nivel superior.

“Mucha gente está  deseando que yo fracase”, dijo Wyant, de 55 años, quien el otoño pasado llevó a la NYU a un récord de 12-4-3 y su primera invitación al torneo de la NCAA División III en ocho años. “Pero realmente no quiero llevar esa carga. Realmente sólo quiero ser medida por mi desempeño como entrenadora, no por ser una mujer entrenadora”.

La idea de que está bien que los hombres entrenen a las mujeres, pero no al revés, no se limita a los campus universitarios. La WNBA recientemente abrió su nueva temporada con hombres entrenando a siete de los 12 equipos de la liga; la NBA no tiene entrenadoras en jefe. Los hombres entrenan a siete de los nueve equipos en la Liga Nacional de Fútbol Femenino, pero ninguna mujer maneja un equipo en la MLS.

Y en la Copa Mundial masculina del año pasado, los 32 equipos fueron entrenados por hombres. En el torneo femenino de este verano, sólo nueve de los 24 equipos estarán dirigidos por entrenadoras.

Es una proporción que se está repitiendo hasta el nivel básico en muchos deportes.

“Si empiezas a nivel juvenil, lo que verás es el entrenamiento de los padres y las mujeres, las madres, que son las mamás del equipo”, dijo Snyder. “Eso es lo que ven los jugadores. Y así toman esas mismas actitudes culturales sobre lo que pueden hacer las mujeres”.

Anuncio

Eso puede estar empezando a cambiar lentamente. Clermont Foot, un club de 108 años que juega en la segunda división francesa, ha tenido dos entrenadoras desde 2014 y este invierno, Imke Wubbenhorst se convirtió en la primera mujer en entrenar a un equipo en una de las cinco mejores ligas de Alemania cuando asumió el cargo en BV Cloppenburg.

En Estados Unidos, Becky Hammon fue la primera entrenadora asistente de tiempo completo en una de las cuatro mejores ligas profesionales cuando fue contratada por los San Antonio Spurs en 2014. Un año después, como primera entrenadora en jefe de la NBA-Summer League, ella condujo a los Spurs al título.

entrena2

La escolta de San Antonio, Patty Mills, conversa con la entrenadora asistente de los Spurs, Becky Hammon, durante un juego contra los Atlanta Hawks el 2 de abril. (Darren Abate / Associated Press)

(Associated Press)

Desde entonces, cuatro equipos de la NBA, incluidos los Clippers, han contratado entrenadoras asistentes. En la NFL, los Buffalo Bills, los Oakland Raiders y los San Francisco 49ers han contratado a mujeres asistentes y los Tampa Bay Buccaneers firmaron recientemente dos para esta temporada, mientras que los Arizona Coyotes de la NHL tenían una entrenadora de patinaje a tiempo completo.

Bob Bradley, quien llevó a EE.UU a la Copa del Mundo de 2010 y ahora administra Los Angeles Football Club, líder en la MLS, dice que espera que la tendencia continúe, ya que el buen entrenador no está limitado por el género.

“Un equipo competitivo, que a lo largo del tiempo tiene consistencia, todos pueden verlo”, dijo. “En términos de cómo juegan, su estilo de juego, su compromiso, su forma de competir, este es el oficio de entrenar. Y así aprecias a la gente que lo hace bien”.

Una de esas personas, insiste Bradley, es Ellis.

“Jill Ellis es una gran entrenadora. Ella ha hecho un gran trabajo”, dijo. “Buenos entrenadores, en cualquier deporte, deben ser considerados”.

Los jugadores de Bradley están de acuerdo. El defensa del LAFC, Jordan Harvey, quien jugó en UCLA cuando Ellis era la entrenadora femenina, dijo que tuvo varias conversaciones de fútbol con ella.

“Ella es realmente inteligente y tiene una muy buena mentalidad para el fútbol”, dijo. “Cualquier entrenador que ingrese, tiene que tener una visión, una identidad. Eso es lo que yo, como jugador profesional, identifico como un buen entrenador. No es un hombre o una mujer”.

La MLS ya tiene varias mujeres y no sólo son aceptadas, sino también respetadas.

“Creo que está encaminado de esa manera”, dijo sobre las entrenadoras Steven Beitashour, el defensa del LAFC, que jugó en el equipo de la Copa Mundial 2014 de Irán. “Si eres capaz, si eres lo suficientemente bueno, ¿por qué no?”

Para personas como Ellis y Wyant, una de las cosas que hace que el tema sea más que académico, es el hecho de que un trabajo con un equipo masculino a menudo conlleva un aumento significativo tanto de salario como de prestigio.

Las declaraciones de impuestos de la Federación de Fútbol de Estados Unidos de febrero, según lo informado por el Washington Post, mostraron que Ellis, entrenadora del equipo femenino mejor clasificado del mundo, obtuvo un salario base de $291.029 en el año fiscal 2018, menos que lo que la USSF pagó a Tab Ramos, entrenador del equipo masculino Sub-20, y $64.000 por debajo de lo que la federación pagó a Andreas Herzog, un ex entrenador asistente, en un acuerdo contractual después de despedirlo en 2016.

Desde entonces, Ellis ha firmado un nuevo acuerdo con un “aumento sustancial” que, según se informa, la convierte en la entrenadora de fútbol mejor pagada del mundo, aunque no se han revelado los detalles de ese contrato.

También existen enormes discrepancias entre los entrenadores de MLS y NWSL y los entrenadores de la NBA y la WNBA.

A menos de una semana del primer juego de la Copa Mundial de su equipo, Ellis dijo que ahora no es el momento de enviar currículums. Pero no se sorprenda si ella comienza a pensar en ello después del torneo. El año pasado se convirtió en la primera mujer en obtener su licencia profesional, la credencial de entrenador más alta posible en el fútbol de Estados Unidos. Eso sin duda abre algunas posibilidades.

“Definitivamente diría que me ha pasado por la cabeza”, dijo Ellis, de 52 años, de entrenar a un equipo masculino. “Teniendo a muchos entrenadores de la MLS cuando obtuve la licencia profesional [curso], lo que concluí de eso es que el juego es el juego. Si se trata de una táctica específica del estilo de juego, no es diferente.

“Me encantaría ver cuál sería el siguiente paso. Si es en el juego de los hombres, pues que sea en el juego de los hombres. Pero en el futuro, si no soy yo, definitivamente creo que hay mujeres que son más que capaces de entrenar fútbol profesional en este país”.

Incluso se ha vuelto más femenino ahora que Inglaterra tiene una liga profesional de mujeres y el fútbol se ha convertido en el deporte de equipo más popular para mujeres y niñas.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio