Anuncio
Share
LA Times Español

La economía está prosperando, pero ¿podría ser suficiente para que Trump sea reelegido?

jobos

“Cuando tenemos una economía que quizás sea la mejor que hemos tenido, a la gente le gustas”, dijo el viernes el presidente Trump durante una reunión con el primer ministro de Eslovaquia. (Yuri Gripas / EPA-EFE / REX)

(EFE)

Después de un comienzo lento este año que había provocado temores de una recesión, la economía estadounidense ha mejorado radicalmente: el gasto del consumidor se ha recuperado, las existencias han vuelto a niveles récord y la perspectiva para el comercio se ha iluminado junto con la economía global.

La confirmación de las buenas noticias llegó el pasado viernes con los últimos números mensuales de empleos, mostrando que la economía produjo 263.000 nuevos empleos el mes pasado, los salarios promedio aumentaron a un ritmo sólido y la tasa de desempleo de la nación cayó a 3.6%. Eso es lo más bajo en casi 50 años.

La noticia reforzó al presidente Trump, para quien una economía fuerte proporciona una base necesaria, pero quizás no suficiente, para la reelección. Trump aclamó el informe, declarando en un mensaje de Twitter: "¡TRABAJOS, TRABAJOS, TRABAJOS!”.

El número de empleos en la economía ha crecido en 103 meses, un récord, a un ritmo notablemente constante a través de dos presidencias muy diferentes.

Anuncio

Todo eso profundiza dos de los grandes enigmas de la presidencia de Trump: ¿cómo es que su índice de aprobación sigue siendo tan malo cuando la economía es tan buena, y qué podría pronosticar sobre sus perspectivas de reelección?.

“Cuando tenemos una economía que quizás sea la mejor economía que hemos tenido, a la gente le agradas”, dijo Trump el pasado viernes durante una reunión con el primer ministro de Eslovaquia.

De hecho, “un presidente normal con estas cifras económicas tendría una aprobación a su trabajo en algo cercano al 60%", dijo el encuestador republicano Whit Ayres. “Pero Donald Trump es un presidente no tradicional y, al menos en este punto, ha cortado la relación tradicional entre el bienestar económico y la aprobación del cargo presidencial”.

Actualmente, un promedio de poco más de 4 de cada 10 estadounidenses aprueba el desempeño de Trump en el cargo, un número que ha fluctuado en un rango muy estrecho desde principios de su presidencia.

Anuncio

“Dicho esto, una buena economía obviamente ayuda a un presidente que se postula para la reelección”, dijo Ayres. “Tenemos que ver si ayuda a Donald Trump tanto como habría ayudado a un presidente tradicional”.

Al menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, las tasas de crecimiento económico se alinearon fuertemente con la proporción de votos recibida por el partido del presidente.

Dos factores parecen haber reducido la capacidad de Trump para beneficiarse tanto como sus antecesores: su conducta personal y la naturaleza de la economía actual.

Una gran parte de los votantes estadounidenses encuentran a Trump repugnante, y para ellos, ninguna buena noticia económica cambiará su opinión. Son lo suficientemente numerosos como para hacer una elección cerrada en 2020.

Más allá de eso, la naturaleza desigual de la prosperidad actual brinda a los demócratas una oportunidad para argumentar a favor de la distribución más equitativa de la riqueza.

“La obligación moral de nuestro tiempo es reconstruir la clase media. A la clase media le va bien, a todos les va bien”, dijo el ex vicepresidente Joe Biden, el actual candidato demócrata, al público en Iowa esta semana. Independientemente de a quién nominen los demócratas, el candidato probablemente usará de alguna forma este argumento.

Es un caso que encuentra una audiencia receptiva entre muchos votantes. Una reciente encuesta del Washington Post / ABC encontró que en casi 2 a 1, los estadounidenses dijeron que “el sistema económico en este país funciona principalmente para beneficiar a los que están en el poder”, en lugar de “todas las personas”. Los demócratas tomaron esa opinión de manera abrumadora, pero también lo hicieron un tercio de los republicanos, según la encuesta.

Sin embargo, Trump había estado notablemente preocupado en el otoño y a principios de este año por la charla entre los analistas económicos sobre el aumento del riesgo de recesión, y la disipación de esas preocupaciones ha sido un gran alivio para la Casa Blanca.

Anuncio

“Visto desde la perspectiva de hoy, el comienzo del año parece ser sólo un mal sueño”, dijo Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust en Chicago.

A principios de año, Tannenbaum estimó que las probabilidades de recesión en 2019 eran del 33%. Desde entonces ha bajado eso a menos del 20%, e incluso eso se debe en parte a razones estadísticas.

La última recesión terminó en junio de 2009, lo que hace que la expansión económica actual tenga cerca de 10 años. En julio, es casi seguro que la economía batirá el récord por el período más largo de crecimiento sostenido en la historia de Estados Unidos. Pero ninguna ley económica exige que las expansiones económicas mueran por ser viejas. Algunos países con economías más pequeñas han pasado décadas sin una recesión.

Douglas Holtz-Eakin, un economista y presidente del American Action Forum de tendencia conservadora, dijo que el informe de empleos “debería dejar de lado la idea de que la economía está condenada a flaquear en 2019", aunque agregó que “podría verlo fácilmente en 2020”.

“Las posibilidades aumentan y la mayor fuente sería un error de política”, dijo, señalando dos posibilidades en las que Trump podría ayudar a causar una desaceleración: una guerra comercial u otra batalla presupuestaria en el gobierno federal.

Hace unos meses las cosas parecían más sombrías de lo que realmente eran debido al cierre parcial del gobierno, que duró un récord de 35 días hasta fines de enero. El cierre profundizó el pesimismo que se había originado a partir de los problemas del mercado de valores de diciembre.

Las ansiedades por la desaceleración de la economía china, agravada por una guerra comercial con Estados Unidos, también habían sacudido los mercados mundiales a principios de este año.

Más recientemente, sin embargo, el crecimiento de China parece haberse estabilizado, gracias en parte al apoyo del gobierno y al alivio de las tensiones con Estados Unidos. La administración y los líderes chinos han intensificado las negociaciones hacia un posible acuerdo comercial. Se espera que una gran delegación china encabezada por el principal ministro de economía de Beijing llegue a Estados Unidos la próxima semana para lo que podría ser un reinicio de las conversaciones.

Anuncio

Las perspectivas para Europa también han mejorado, al menos por el momento. El banco central de Europa ha reanudado las medidas de estímulo para impulsar el crecimiento del continente, y la salida torturada de Gran Bretaña de la Unión Europea, o Brexit, se ha pospuesto hasta la caída.

Pero la economía de Estados Unidos todavía tiene algunos puntos débiles. El empleo en la industria manufacturera se ha enfriado este año después de dos años de sólido crecimiento. Y la disminución en el desempleo el mes pasado, de 3.8% en marzo, se debió en parte a una caída en el número de trabajadores desempleados que buscan trabajo.

Otro punto de incertidumbre es cuánto tiempo puede continuar el crecimiento constante del empleo. El empleo reciente y las ganancias salariales han beneficiado a muchos trabajadores de baja educación, así como a trabajadores anteriormente discapacitados, que se han quedado al margen para ocupar puestos. Y una mayor proporción de los trabajadores de más edad se mantienen en el mercado laboral, lo que ayuda a satisfacer las demandas de los empleadores.

Pero nadie sabe qué tan baja puede caer la tasa de desempleo o cuándo los empleadores llegarán al tope.

Ben Herzon, economista de Macroeconomic Advisers, una firma líder en pronósticos, comparte la opinión de la mayoría de los otros economistas de que la tasa de crecimiento económico bajará del 3% del año pasado a aproximadamente el 2% este año, aproximadamente el promedio de los últimos 10 años. Esa es una tasa saludable, dijo, pero él y otros economistas se preocupan por el endurecimiento del mercado laboral y la posibilidad de que la economía esté alcanzando su límite.

La Reserva Federal a principios de año detuvo sus alzas en las tasas de interés debido a las preocupaciones de una desaceleración del crecimiento. Algunos inversores, y especialmente Trump, han pedido a la Fed que vuelva a recortar las tasas. La Fed esta semana mantuvo las tasas estables y el nuevo informe de empleos hace que los recortes adicionales sean poco probables.

Pero si surgen indicios del sobrecalentamiento de la economía, el banco central podría volver a girar para aumentar las tasas.

“La economía en este momento está en un buen lugar”, dijo Herzon. “Pero existe la preocupación de que la economía esté al máximo, y si la presionas más, es donde podríamos meternos en problemas”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio