La ciencia explica el truco de lanzar agua hirviendo al aire con 14 grados bajo cero

La ciencia explica el truco de lanzar agua hirviendo al aire con 14 grados bajo cero

La mayoría de los artículos sobre física no necesitan comenzar con un descargo de responsabilidad, pero este sí.

Por favor —por su bienestar, reputación y por el sistema de salud de Estados Unidos—, no arroje una olla de agua hirviendo al aire si el viento sopla hacia usted. Si lee esta noticia y de repente se siente inspirado, tómese dos segundos para pensar en lo que lo rodea, y en si realmente quiere que un amigo publique en Instagram lo que está por hacer.

Mientras la ola polar trajo temperaturas bajo cero a gran parte de la zona central del país, el 30 de enero, los residentes del medio oeste una vez más se sumaron a la preciada tradición en la era de internet de lanzar agua hirviendo al aire helado y publicar videos en las redes sociales con los resultados —una espectacular nube blanca—. Es la versión ártica de tratar de freír huevos sobre los automóviles durante las olas de calor.

Siempre que no se haga daño a sí mismo ni a otras personas que estén cerca (como hicieron docenas de individuos la última vez que se vivió un frío tal), el truco del agua hirviendo es un interesante experimento de la física que puede hacer usted mismo, y una lección útil sobre las propiedades del calor y el agua. The Times habló con un par de especialistas sobre lo que realmente está sucediendo.

¿Puede congelarse el agua en el aire?

"Mucha gente dice que el agua hirviendo se congela inmediatamente, pero no es eso lo que está pasando", afirmó Jeff Terry, profesor de física en el Instituto de Tecnología de Illinois, en Chicago. "No es una congelación instantánea".

En un video que tuiteó el miércoles, Terry arroja una olla de agua hirviendo al aire con 14 grados bajo cero; ello crea una gran nube blanca que se evapora, con docenas de pequeñas estelas que caen hacia el suelo.

La gran nube está condensada, es agua que se ha condensado rápidamente en pequeñas gotas —la misma razón por la que se puede ver la propia respiración cuando hace frío afuera—. Las franjas más pequeñas provienen de la condensación de las gotas de agua que caen, no del agua que se ha congelado en el aire, puesto que este no está lo suficientemente frío como para congelar el agua de inmediato, algo que sucede a unos 42 grados bajo cero, explicó Terry.

"No está nevando", indicó. "No se ven cristales de hielo que caen al suelo... Teóricamente, si hiciera más frío, realmente se podría ver eso".

¿Realmente importa que el agua esté caliente? 14 grados bajo cero es realmente frío.

Sí, importa.

"El agua hirviendo o el agua caliente se evapora mucho más rápidamente que la que está fría", explicó Jonathan I. Katz, profesor de física en la Universidad de Washington en St. Louis. La cantidad de vapor "aumenta muy rápidamente a medida que sube la temperatura".

Por ello, arrojar agua hirviendo al aire luce más impresionante que hacerlo con agua a temperatura ambiente. Como se evapora más, formará una nube más grande.

Tampoco se obtiene el mismo efecto cuando hace calor. El aire frío no puede contener tanta humedad como el caliente.

Dicen que el agua caliente se congela más rápido que la que está a temperatura ambiente. ¿Es eso lo que ocurre aquí?

No, el principio importante en el truco del agua hirviendo es qué tan rápido se evapora el agua, consideró Katz.

¿Algún consejo?

"Intente dispersar el agua lo más que pueda" para maximizar la evaporación, indicó Terry.

Ah, y algo más: "Nunca la arroje hacia el viento".

"Hay que pensar bien en esto antes de hacerlo", advirtió Terry. "Es un experimento científico genial, ¿verdad? Si lo hacemos con cuidado, es posible lograrlo sin realmente un tremendo riesgo. Pero ese es siempre el problema: que la gente no hace las cosas con cuidado".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°