La Casa Blanca se tambalea en Venezuela después de un gran revés en su política exterior

La Casa Blanca se tambalea enVenezuela después de un gran revés

La Casa Blanca intentó por salvar su campaña pública y encubierta para expulsar al presidente de Venezuela después de que la oposición apoyada por Estados Unidos en Caracas tratara de derrocarlo esta semana, pero fracasó en el intento y parece estar perdiendo apoyo.

Después de más de cinco meses de presionar al presidente venezolano Nicolás Maduro para que renunciara o abandonara el país, ofreciendo incentivos a sus militares para que cambiaran de bando, el gobierno de Trump se apresuró a encontrar opciones viables para evitar una vergonzosa derrota en política exterior.

Los principales asesores de seguridad nacional del presidente Trump se reunieron en una sesión de emergencia el pasado miércoles en la Casa Blanca. El Secretario de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, también canceló abruptamente un viaje a Europa para quedarse en Washington a planificar una visita a Venezuela.

El estancamiento ha frustrado a altos funcionarios de la Casa Blanca, incluyendo al asesor de seguridad nacional John Bolton. Apareció un intenso debate sobre si las fuerzas armadas de Estados Unidos deberían ser usadas para aumentar la presión sobre Maduro, con altos funcionarios del Pentágono advirtiendo que una intervención armada sería contraproducente.

Los funcionarios de la administración dijeron que las conversaciones secretas se habían roto con algunos de los principales funcionarios del círculo más cercano de Maduro en el esfuerzo por arreglar su salida y organizar una transición a la democracia bajo Juan Guaidó, el autoproclamado líder interino respaldado por Estados Unidos y muchas otras naciones.

Maduro apareció el pasado jueves en una base del ejército en Caracas flanqueado por soldados en lo que pareció ser una muestra de desafío. Llamó a sus tropas a resistir lo que llamó "conspiradores golpistas".

Funcionarios estadounidenses dijeron que el Estado Mayor Conjunto y el Comando Sur del Pentágono, que supervisa las operaciones militares de Estados Unidos en el Hemisferio Sur, le han dado a la Casa Blanca una serie de opciones para una posible acción militar.

Los posibles pasos incluyen ejercicios navales de Estados Unidos o el despliegue de buques de guerra fuera de las aguas venezolanas, la entrega de ayuda humanitaria al país, y más contactos militares con países vecinos para tratar de conseguir su apoyo para la acción conjunta.

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur, dijo que el Pentágono también estaba "estudiando cuidadosamente los planes" para expandir un embargo contra Cuba, como Trump sugirió en un tuit esta semana, para erosionar el apoyo de La Habana al gobierno de Maduro.

Una pregunta planteada por la Casa Blanca es si el Pentágono podría presionar a Rusia y Cuba para que corten su apoyo al régimen de Maduro. Rusia ha acusado a la administración de Trump de violar el derecho internacional en Venezuela, y Trump ha hecho retroceder el acercamiento de la era Obama a Cuba.

Los oficiales militares estadounidenses han argumentado en contra de la intervención directa. Por el momento, los funcionarios dicen que no hay indicios de que Trump quiera comprometer tropas estadounidenses para apoyar a la oposición venezolana, pero es posible que en los próximos días se den pasos más modestos.

El debate entre los reacios funcionarios del Pentágono y los más agresivos ayudantes de la Casa Blanca sobre una posible intervención ha sido acalorado en ocasiones. Los funcionarios del Pentágono dijeron que se les puede ordenar que se involucren más, lo que aumenta el riesgo de una mayor violencia en la región.

Bolton y otros funcionarios de la administración dijeron que seguían confiando en que Maduro finalmente caería y los funcionarios del Pentágono dijeron que continuarían con los planes de contingencia.

"Estamos haciendo lo que podemos para reunir información de inteligencia y asegurarnos de tener una buena visibilidad de lo que está sucediendo en Venezuela y también estar preparados para apoyar al presidente en caso de que necesite más del ejército estadounidense", dijo el pasado miércoles el general de la Infantería de Marina, Joseph Dunford, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, a la Subcomisión de Asignaciones de Defensa de la Cámara de Representantes.

Shanahan, que también testificó ante el panel, añadió: "Cuando la gente dice que todas las opciones están sobre la mesa, literalmente lo están. Hemos hecho una planificación exhaustiva. No hay una situación o escenario para la que no tengamos un plan".

Un ex alto funcionario de la administración con profundo conocimiento de la región describió los acontecimientos de esta semana, cuando la oposición venezolana junto con Bolton esperaban que los militares venezolanos se volvieran en contra de Maduro, como la Bahía de Cochinos II - una referencia al intento fallido respaldado por Estados Unidos de invadir Cuba y derrocar a Fidel Castro en 1961.

"Esto hace que Estados Unidos parezca débil y poco serio y empuja hacia algún tipo de intervención para que parezcamos fuertes", dijo el ex funcionario. "Si usted es Bolton y ha llevado al presidente Trump por este callejón sin salida... parecería que nos estamos moviendo inevitablemente hacia la intervención armada, ha sido contraproducente”.

Bolton y el principal enviado de la administración a Venezuela, Elliott Abrams, nombraron esta semana a varios desertores potenciales de las altas esferas del gobierno venezolano, incluyendo al ministro de Defensa. Luego admitieron que el grupo finalmente no cumplió sus supuestas promesas de abandonar a Maduro y unirse a Guaidó.

El pasado martes, Guaidó hizo un dramático llamamiento para que los militares se rebelen contra Maduro. Publicó un video de sí mismo con varios hombres de uniforme y dijo que contaba con el apoyo de "valientes soldados" en Caracas.

Pero las fuerzas de seguridad lograron disolver las protestas callejeras, y un alto dirigente de la oposición, Leopoldo López, quien había salido del arresto domiciliario y aparecido junto a Guaidó, buscó más tarde refugio con su familia en la Embajada de España. Las autoridades venezolanas anunciaron el pasado jueves una nueva orden de arresto contra López.

Los analistas dicen que la administración Trump ha malinterpretado la dinámica de la crisis de Venezuela. Dijeron que la Casa Blanca subestimó la resistencia de Maduro y promovió expectativas poco realistas sobre la facilidad del cambio de régimen, en parte confiando en oficiales militares venezolanos aparentemente engañosos.

"Han hecho una serie de terribles errores de cálculo", dijo Michael Shifter, presidente del no partidista Diálogo Interamericano, un centro de estudios de Washington especializado en América Latina.

El esfuerzo de Estados Unidos pareció torpe en el mejor de los casos después de que el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, a quien Bolton había nombrado como un posible traidor, confirmara el pasado jueves que había sido abordado por representantes de la oposición, sin dar nombres, que buscaban convertirlo en un "mercenario" y atraerlo a su lado.

"Me sentí muy insultado de que quisieran venir a comprarme con una oferta engañosa, estúpida y ridícula", dijo Padrino en una ceremonia militar televisada nacionalmente el pasado jueves con la presencia de Maduro y numerosos oficiales superiores.

"Quieren pagarnos como si no tuviéramos dignidad", dijo. "Aquellos que cayeron en eso, que vendieron su alma de soldado, ya no son soldados".

Los críticos dijeron que los repetidos ultimátum de la administración Trump, los indicios de intervención militar y las amenazas de bloqueo a Cuba podrían ser contraproducentes al erosionar el amplio apoyo diplomático internacional a las fuerzas anti-maduro, y al incitar a las fuerzas armadas venezolanas a unirse en torno a él.

"Esto es característico de los neoconservadores que ahora dirigen la política exterior", dijo David Smilde, experto en Venezuela de la Oficina en Washington para América Latina, una organización no gubernamental sin fines de lucro.

"Creen que pueden resoplar y resoplar y lanzar una retórica fuerte... y el enemigo se echará atrás. Pero una y otra vez, eso no sucede. La sociología de los gobiernos autoritarios es mucho más compleja".

El escritor del Times Patrick McDonnell contribuyó a este informe desde la Ciudad de México y la corresponsal especial Mery Mogollon desde Caracas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°