La Casa Blanca se prepara para cualquier resultado que emita el informe de Robert Mueller

La Casa Blanca hizo un cambio de personal silencioso pero notable, hace unas semanas, trasladó a un abogado a una oficina de prensa la cual está preparando una respuesta al tan esperado informe final del fiscal especial Robert S. Mueller III, diga lo que diga, venga lo que venga.

El traslado de Steven Groves al departamento de prensa, compuesto en gran parte por jóvenes asistentes y pasantes, se realizó al mismo tiempo en que la oficina del abogado de la Casa Blanca, donde Groves fue previamente asignado, ha realizado al menos 17 nuevas contrataciones.

Juntas estas acciones muestran que la Casa Blanca, conocida por la falta de planificación, está luchando para prepararse para los hallazgos de Mueller sobre el apoyo ruso a Trump en las elecciones de 2016, y para la creciente tormenta de consultas del Congreso lideradas por los demócratas sobre los negocios, la fundación privada y las actividades de Trump.

Si Trump es reivindicado o está en peligro legal, o lo que es más probable, algo intermedio, la Casa Blanca, sus aliados y sus críticos están preparando estrategias legales y puntos de discusión para un posible cambio en su presidencia.

El equipo legal del presidente ha preparado un contra-informe de aproximadamente 80 páginas que podría publicarse en su totalidad o en parte según lo que Mueller revele, según Rudolph W. Giuliani, el ex alcalde de la ciudad de Nueva York que representa a Trump.

Por ejemplo, Giuliani dijo que si Mueller menciona la notoria reunión de junio de 2016 en Trump Tower en Nueva York con la participación de los tres principales ayudantes de Trump -su hijo Donald Trump Jr., su yerno Jared Kushner y el presidente de campaña Paul Manafort- y un abogado ligado al Kremlin que prometió ataques a Hillary Clinton, "señalaríamos que nunca sucedió nada y nunca se llegó a ninguna parte".

La respuesta de la Casa Blanca también podría ser muy breve si Mueller exculpa a Trump.

"Si lo exoneran", dijo Giuliani, "sólo vamos a decir ‘felicidades’".

Bajo las regulaciones del Departamento de Justicia, Mueller debe entregar su informe final al fiscal general William Barr. Durante su proceso de confirmación en el Senado, Barr se comprometió a ser tan transparente como lo permita la ley, pero no se comprometió a entregar todo el documento al Congreso o al público.

Los principales representantes legales de Trump realizaron al menos una conferencia telefónica para exponer los argumentos que podrían usar, ya sea en la corte o en la televisión, para tratar de bloquear la divulgación de información que consideraban injusta o perjudicial para el presidente o su administración.

Los abogados en la llamada dijeron que la forma de redactar podría ser importante en el informe de Mueller para proteger el testimonio del gran jurado y otra información legalmente privilegiada, y no deben interpretarse como un encubrimiento, según un participante que habló bajo condición de anonimato.

Los activistas liberales, a su vez, han planeado protestas para presionar al Congreso y a Barr para garantizar que los hallazgos de Mueller se hagan públicos. Dado que las encuestas muestran un apoyo público abrumador para que se hagan públicos, los demócratas de la Cámara de Representantes se han comprometido a celebrar audiencias y emitir citaciones si es necesario.

"Hay una expectativa por parte del público de que verán el  informe completo", dijo Zac Petkanas, un consultor demócrata. "Cualquier cosa menor a eso será vista como un encubrimiento".

Admiten que los preparativos se complican por el secreto que rodea al trabajo de Mueller.

"Ha habido un sinfín de rumores de cosas que podrían pasar, pero luego, llegado el momento no pasa nada", dijo Lisa Gilbert, del grupo liberal Public Citizen. "El desafío es mantener a la gente preparada y lista".

Los aliados de Trump consideran cada vez más que el informe de Mueller es un hito, pero no un final, para lo que consideran un asedio político partidista que rodea al presidente. En discursos recientes, Trump ha citado las investigaciones del Congreso para unir a sus partidarios a una larga batalla.

"Creo que la Casa Blanca desearía que hubiera alguna manera de poner fin a todo esto, pero en el fondo saben que se trata de una competencia de resistencia", dijo Newt Gingrich, un asesor informal de Trump que, como orador de la Cámara de Representantes en 1998, supervisó la impugnación del presidente Clinton.

Los asesores más cercanos de Trump "piensan que habrá mucho ruido -muchos detalles, ninguno de ellos procesable- y tendrán un par de días de mala prensa", dijo Gingrich.

"En este entorno, ¿cómo será diferente?", agregó.

Los funcionarios de la Casa Blanca se maravillan en privado de que Mueller haya mantenido su trabajo en secreto. Los informes de noticias que pronostican su inminente publicación han fallado, lo que mantiene a Washington al límite y genera dudas sobre cada informe posterior.

Aunque Trump se queja de Mueller de manera obsesiva, en privado, en Twitter y en grandes reuniones, sus asesores dicen que rara vez discuten el informe en las reuniones del personal, dada su incapacidad para hacer algo al respecto y la cautela de ser involuntariamente involucrado en la investigación.

"Cuando lo obtengamos, haremos una determinación de qué hacer a continuación en términos de estrategia", dijo un alto funcionario. "Al igual que todos los demás en Estados Unidos, esperaremos y veremos qué hay en ello".

Cualquiera que sean los hallazgos, los encuestadores consideran que el panorama político nacional está tan endurecido que es poco probable que el informe de Mueller cambie la opinión pública.

"¿Se desaprobaría sólo con pruebas concretas?" preguntó Neil Newhouse, un encuestador republicano y co-fundador de Public Opinion Strategies.

Jeremy Rosner, socio gerente de Greenberg Quinlan Rosner, una firma encuestadora demócrata, estuvo de acuerdo en que se necesitarían "pruebas dramáticas" para alterar la profunda división política.

"Es muy difícil que la gente cambie sus preceptos", dijo.

Una reciente encuesta de CNN / SSRS encontró que el 87% de los demócratas creían que la campaña de Trump se confabuló con Moscú durante la campaña, mientras que el 88% de los republicanos creía que no. Los llamados independientes se ubicaron al centro.

Trump puede enfrentar una batalla campal, si el informe de Mueller contiene malas noticias, según una encuesta reciente del Washington Post-Schar School. Alrededor del 56% de los encuestados dijo que era más probable que aceptaran como verdad el informe de  Mueller sobre Trump, en comparación con el 33% que dijo que creerían a Trump.

En un discurso de dos horas el sábado en la Conferencia de Acción Política Conservadora, Trump manifestó las probables líneas de ataque que usaría.

Repitió su acusación de que Mueller y su equipo se vieron confrontados por conflictos de intereses. Y nuevamente argumentó que el despido del director del FBI, James Comey, en mayo de 2017, lo cual llevó a la designación de Mueller, no representó una obstrucción de la justicia.

También insistió en que el nombramiento de Mueller era antidemocrático, un nuevo punto de énfasis.

"Robert Mueller nunca recibió un voto, y tampoco la persona que lo nombró", dijo el presidente, refiriéndose al fiscal general Rod Rosenstein, quien fue elegido por Trump.

Pero incluso Trump reconoció que "todos están esperando" el informe de Mueller.

Añadió: "Lo pensé esta mañana".

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°