El acceso a una playa de California, se ha convertido en un símbolo de la lucha por la justicia social

El acceso a una playa de California, se ha convertido en un símbolo de la lucha por la justicia social

Escondida en medio de famosos lugares para surfear y playas abarrotadas de gente, por un sinuoso camino salpicado de casas multimillonarias, una puerta de hierro forjado protege el secreto no tan bien resguardado de esta pequeña comunidad.

Los lugareños lo llaman Privates Beach, aunque técnicamente es un parque del condado. Un "embajador de la puerta" o guardia de seguridad, dependiendo del lado en el que se encuentre, saluda a los clientes habituales de Opal Cliff Drive. Todos son bienvenidos, dicen, con una llave de la puerta que tiene un costo de $ 100 y que se puede comprar en una tienda de surf de la localidad. Las ganancias se destinan a mantener la playa segura y limpia.

Durante décadas, los reguladores del condado permitieron que los residentes se salieran con la suya. Incluso tienen la bendición del sheriff local.

Pero la Comisión Costera de California, armada con un poder recién otorgado para exigir justicia social para todos, ahora ha anulado el permiso del condado y ha declarado que las tarifas son ilegales. La operación de la puerta de acceso, si se permitiera continuar cobrando, sería la primera vez que una playa pública de California tiene derecho a cobrar por el acceso.

"Es como un club de playa privado", dijo Patrick Veesart, que supervisa la aplicación de la ley costera del estado en el norte de California. "Usas dinero para filtrar personas que no son locales, que no viven en casas multimillonarias junto al mar... Este es un caso que podría establecer precedentes realmente malos".

La justicia ambiental se ha convertido en el tema predominante desde que una nueva ley estatal autorizó explícitamente a la comisión a considerar no solo los impactos en el medio ambiente cuando se toman decisiones, sino también los impactos sobre las comunidades subrepresentadas.

Los funcionarios, más acostumbrados a tratar con plantas, animales y hábitats costeros, ahora deben considerar las desigualdades humanas a lo largo de la costa. Cuando se propuso una planta de energía de gas en Oxnard, la comisión argumentó que el proyecto podría dañar a una comunidad que ya tiene numerosos problemas.

La justicia ambiental también empuja a la comisión a pensar más a fondo cuando se trata de acceso a la playa para todos, un principio básico de la Ley costera del estado.

La comisión, que vuelve a reunirse el jueves para decidir el destino de Privates Beach, dará pronto un fallo, ya que los intereses de grupos muy poderosos de todo el estado luchan por mantener las playas para sí mismos. En Hollister Ranch, el público estaba indignado porque los funcionarios costeros acordaron silenciosamente renunciar a su única vía de acceso público por tierra, después de una batalla de décadas con propietarios ricos. En Martins Beach, un multimillonario de Silicon Valley está tratando de llevar su pelea a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

"Están persiguiendo fantasmas y luchando contra un problema que no existe", dijo Mark Massara, defensor de la costa que luchó contra el propietario de Martins Beach y ahora representa al Distrito de Opal Cliffs Recreation. "La comisión tiene enormes problemas de justicia social en toda la zona costera, pero este no es uno de ellos".

En 1949, el condado otorgó a los residentes la autoridad para administrar esta playa al reconocerlos como un distrito especial, compuesto por numerosos voluntarios. Citando "vandalismo, basura y congestión del tráfico", el distrito cerró la puerta en 1963 y emitió llaves que costaban $ 1, según un informe de un periódico en ese momento. Una restricción, en 1991, estableció que el distrito podía definir el costo de las llaves según lo que considerara "gastos necesarios para mantener las áreas públicas".

Massara dice que a menudo se escucha en este tipo de batallas el siguiente argumento: el acceso público sin restricciones debe equilibrarse con la protección del medio ambiente contra el uso excesivo. Debido a que la playa está tan aislada, dijo, se convirtió en un lugar popular para los "raves y fiestas".

La valla tenía 6 pies de alto, pero la gente a menudo la saltaba y causaba destrozos en el parque, dijo. Trozos de la escalera de madera que conducen a la playa fueron cortados y quemados en hogueras.

Entonces los líderes del distrito colocaron una puerta de hierro forjado de 9 pies de altura, limpiaron el parque y reconstruyeron las escaleras. En 2008 aumentaron la tarifa de entrada de $ 20 a $ 100.

Alrededor de 800 llaves se venden generalmente cada año, dijo, el 70% de ellas a personas fuera del distrito.

"Nunca hemos intentado hacer otra cosa que maximizar el acceso a la playa aquí", dijo. "Ahora viene la comisión, 30 años después, diciendo: 'Oh, esta playa es elitista y es para gente rica que quiere mantener fuera a los pobres'".

Una tarde reciente, el famoso surfista Robert "Wingnut" Weaver y Michael Allen, que dirige el club local de surf para niños, saludaron a un joven portero, preocupado con su tarea, y se dirigieron al agua. Admiraban la cantidad de arena y la forma en que las olas se balancean al caer.

Los residentes de toda la vida recordaron los grafitis que tuvieron que limpiar de los acantilados y las "fiestas gnarly" que dejaban decenas de agujas en la arena. Examinaron la escalera, erosionándose junto al mar. Esperan que haya suficientes fondos este 2018 para reparar la base de concreto, y tal vez para arreglar la fuente.

"Compre una llave y apoye a la comunidad y a la playa", dijo Weaver. "Si no respetas lo especial que es esto y lo quieres gratis, me parece injusto".

Señala a la cercana playa de Sunny Cove Beach, que queda destrozada por las fiestas, y una carta de apoyo del sheriff, que dice que estas playas son difíciles de patrullar por la noche. Sus agentes respondieron a 605 llamadas en Sunny Cove en un año, en comparación con nueve en Privates.

Aunque otras playas de Santa Cruz atraen a grandes multitudes, Privates casi puede sentirse como si fuera privada. Aunque esa palabra ha causado un poco de molestia, porque en realidad, Privates se ganó su nombre porque era una playa nudista.

"Este no es el caso de unos multimillonarios diciendo: 'Quiero esta playa para mí'", dijo Allen. "Aquí está toda la comunidad diciendo: 'Nos encanta este lugar y queremos cuidarlo'".

En el otro lado de la puerta, muchos dicen que Privates es el Anexo A de la creciente disparidad en Santa Cruz, un condado que lidia con la falta de vivienda y una clase trabajadora con bajos salarios.

Media milla más adelante, junto a los baños públicos, cuatro surfistas canosos, uno de ellos que recibe sus ingresos gracias a la Seguridad Social, se quejaron de que $ 100 es mucho dinero para ellos.

La puerta se ha vuelto más alta, las tarifas más altas, las reglas más estrictas, por supuesto que hay resentimiento local, dijeron.

John Carter, que vive en San Ramón y vende ropa de construcción para ganarse la vida, dijo que surfeó allí durante 30 años saltando detrás de alguien cada vez que se abría la puerta. Entonces, un día, fue expulsado.

Indignado, llamó al sheriff, a los oficiales de la costa, a cualquiera que luchara contra esto por principio. Por cada comunidad que cobra el acceso a la playa, dijo, le da a otros la idea de que ellos también pueden hacerlo.

"Si escuchamos sus justificaciones, podemos cobrarles a las personas por ir a todas las playas del mundo", dijo. "Puedo ver a la gente en Malibú, en Martins Beach, pensando en este tema y viendo en qué dirección irán".

Veesart, el oficial de cumplimiento de la ley, dice que si se le permite continuar, incluso con una tarifa diaria de $ 5 que el distrito ha ofrecido como un compromiso, Privates Beach establecería el precedente de cobrar por el acceso a la playa. Eso es muy diferente a una tarifa de estacionamiento en un parque estatal, dijo, donde los visitantes aún pueden caminar sin costo.

Veesart cuestiona cuánto dinero es necesario para el mantenimiento de la playa. El presupuesto del distrito dice que alrededor de $ 56,000 al año, más de $ 30,000 para pagarle a alguien para que se quede junto a la puerta. El dinero recaudado de las tarifas de propiedad de las 460 viviendas del distrito asciende a alrededor de $ 6,000 al año.

El distrito también tenía un historial de contabilidad poco organizada: una auditoría del condado determinó que en el año fiscal 2010-2011, $ 11,090 no se contabilizaron. Otros artículos del presupuesto, como una pestaña de $ 337 en la barra y una factura de $ 772 en un restaurante chino, llegaron a los titulares locales. (Los líderes del distrito dijeron que era una fiesta de agradecimiento para la tienda de surf que vende las llaves.

La justicia ambiental puede influir en las decisiones futuras a lo largo de la costa de California, pero aún no está claro cómo se llevará a la práctica.

La comisión está desarrollando su política formal de justicia ambiental, pero por ahora está enfrentando los problemas caso por caso. A fines de este 2018, se distribuirá un borrador para la participación de la comunidad y la aprobación final.

Marce Gutiérrez-Graudiņš de Azul, un grupo que apoyó la ley y apunta a atraer más voces latinas a temas costeros, se siente alentada por la lucha en Privates, pero advierte que sin una definición clara y una visión de lo que es la justicia ambiental, el argumento podría caer en desuso.

"Soy optimista de que ahora tenemos las herramientas para hacer avanzar la justicia ambiental", dijo, "pero tenemos mucho más trabajo por hacer".

Más allá de la costa en Pleasure Point, donde la playa es libre y el oleaje es bueno, Buck Pruitt se maravilló de la vista.

Soldador, jubilado de San José, dice que una vez pasó una tarde en Privates y siente que ha sido excluido todos estos años porque no tiene una llave.

Él piensa en las batallas costeras de los años 70, que se centraron en salvar focas y limpiar la costa.

"El siguiente paso", dijo, "es dejar que todos puedan disfrutar de las playas ".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°