Incendios en California: 76 muertos en Paradise y 1,276 desaparecidos. Trump visitó las zonas devastadas

Incendios en California: 76 muertos en Paradise y 1,276 desaparecidos. Trump visitó las zonas devastadas

La cifra de muertos por el peor incendio registrado de California aumentó a 76 al tiempo que el presidente Trump prometió ayudar a California a recuperarse de la devastación y trabajar para prevenir incendios catastróficos.

El número de desaparecidos siguió aumentando, y se situó en 1,276 personas a partir del sábado 17 de noviembre por la noche. Pero los funcionarios del condado de Butte dijeron que la lista está lejos de ser precisa y podría incluir nombres duplicados, así como los nombres de las personas que no se han reportado con sus seres queridos o con las autoridades.

El sábado se encontraron los restos de cinco personas más.

Trump recorrió los escombros de Paradise, donde se perdieron más de 12,000 estructuras, con el gobernador Jerry Brown y el gobernador electo Gavin Newsom.

Trump dijo que estaba aturdido por el nivel de destrucción.

"Con suerte, este será el último de estos incendios, porque fue realmente malo", dijo el presidente. "La gente tiene que ver esto para entenderlo realmente".

Aunque él y Brown tienen fuertes diferencias políticas, llegaron a un punto de acuerdo. Trump elogió a los servicios de emergencia del estado y dijo que tuvo conversaciones productivas con Brown y Newsom.

El presidente también evitó sus recientes críticas a la gestión de incendios y bosques de California que provocaron la controversia el fin de semana pasado, incluso sugiriendo que había un terreno común sobre cómo proceder.

"Tenemos que hacer gestión, mantenimiento. Trabajaremos también con grupos ambientales", dijo Trump. "Estamos todos en la misma página ahora. Todo el mundo está mirando eso. Va a funcionar bien".

Cuando se le preguntó si sus opiniones sobre el cambio climático habían cambiado, el presidente dijo que no: "Tengo una opinión firme".

Brown dijo que el camino por delante será desafiante.

"Es una gran limpieza la que tenemos que hacer después de una gran tragedia", dijo. "De alguna manera lo superaremos juntos".

El gobernador también agradeció a Trump por "estar aquí y enfocarse" en la tragedia.

El presidente llegó al sur de California el sábado por la tarde para un recorrido similar por las áreas devastadas alrededor de Malibu y Thousand Oaks.

El incendio de Camp en el norte de California y el incendio de Woolsey en el sur combinados quemaron más de 250,000 acres y destruyeron más de 10,000 estructuras.

Air Force One aterrizó en la Estación Aérea Naval de Point Mugu en el Condado de Ventura poco después de las 3 p.m. El presidente estuvo acompañado por Brown, Newsom, el representante Kevin McCarthy (R-Bakersfield) y Brock Long, administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

La caravana presidencial salió de la Estación Aérea Naval a las 3:24 p.m. para recorrer áreas afectadas por el incendio de Woolsey, que después de crecer a más de 98,000 acres, quemó 836 estructuras y mató a tres personas.

Más tarde, Trump se dirigió a los periodistas que le preguntaron sobre sus puntos de vista sobre el cambio climático y el control de armas tras el incendio de Woolsey y el reciente tiroteo en masa en Thousand Oaks.

"Vamos a ver todo", dijo. "Es la gestión de la tierra, es la gestión de los bosques. Vamos a llegar al fondo de esto".

No se refirió a sus puntos de vista sobre el control de armas, pero dijo que se reuniría con las familias que perdieron a sus seres queridos en el tiroteo de Thousand Oaks, un "evento horrible".

Cuando se le preguntó si su relación ahora ha mejorado con los líderes de California que ha criticado tan abiertamente, Trump dijo: "Creo que hemos desarrollado una buena relación".

Se acercó a Newsom, que estaba a varios pies de distancia, dándose palmaditas en la espalda y estrechándole la mano.

Trump fue criticado rotundamente a mediados de noviembre por culpar erróneamente el manejo deficiente de los bosques y amenazar con recortar fondos a California, por los incendios.

Pero en los últimos días, el presidente ha ofrecido más comentarios conciliatorios sobre los incendios forestales. El 13 de noviembre dijo: "Nos lamentamos por las vidas perdidas y oramos por las víctimas de los incendios forestales en California".

En una entrevista en Fox News, Trump dijo que el cambio climático podría haber contribuido a los incendios, pero sostuvo que las políticas de manejo forestal deben cambiar.

"Tal vez contribuya un poco", dijo sobre el cambio climático. "El gran problema que tenemos es la gestión... Necesitas la gestión forestal, tiene que ser, no lo digo de forma negativa... Solo estoy diciendo los hechos y realmente he aprendido mucho".

El representante Doug LaMalfa (R-Richvale), que viajaba con el presidente el sábado, informó a los reporteros poco antes de que el Air Force One aterrizara en California, sobre la importancia de la gestión forestal, según un informe de la Casa Blanca.

"El presidente quiere que se haga algo al respecto", dijo LaMalfa. "Necesitamos ser mucho más agresivos".

LaMalfa rechazó las críticas a un tweet anterior del presidente sobre la gestión forestal que tiene más que ver con su momento y su política que con la sustancia del argumento. Dijo que la gestión forestal no significa una tala clara, sino clarear ciertas zonas y la creación de zonas de protección en áreas pobladas.

"Sin la gestión forestal, las cosas pueden salir mal", dijo.

Trump continuó hablando sobre manejo forestal el sábado. "Tenemos que cuidar los suelos, ya sabes, los suelos del bosque. Es muy importante", dijo el presidente.

También aludió a Finlandia, diciendo que el país se enfoca "en rastrillar y limpiar y no tienen ningún problema".

La referencia a Finlandia desconcertó a algunos, porque su ecosistema es muy diferente al de California.

"Haremos lo que sea necesario [para ayudar a California], al 100%", dijo Trump. "Nos encargaremos de ello".

La visita de Trump ya estaba provocando una reacción violenta de algunos residentes del sur de California.

Mientras el incendio de Woolsey se desataba en Malibú, Carrie Armstrong, de 57 años, de Topanga Canyon, dijo que el tweet de Trump sobre la gestión y financiación de los bosques era altamente insensible.

"Él sigue siendo el presidente", dijo. "No debería hablar tan mal de las personas [en crisis]. Odia a California".

Armstrong dijo que pasó seis días encerrada en el departamento de Van Nuys de su sobrina con su gato y su perro. Ella regresó, agradecida de estar viva, con su casa aún en pie. La preocupación se ha convertido en ira cuando piensa en Trump visitando su estado natal.

"Solo está de visita porque recibió muchas críticas y comentarios negativos" de su tweet, dijo.

Ryan Victor, de 47 años, estaba entre los miles de residentes del área obligados a huir de sus hogares cuando comenzó el incendio hace nueve días. El sábado, Victor y muchos otros se encontraban tratando de regresar a sus rutinas habituales.

Lo primero en su lista: recoger la pila de correo que se había acumulado desde que se evacuó de su casa de Topanga. Mientras hacía sus cosas, dijo que se había vuelto insensible a la retórica de Trump, pero que esto era diferente.

"Las cosas idiotas que salen de su boca ya no se registran mucho", dijo. "Pero estoy indignado por la hipocresía".

Tomó nota del tweet acusatorio del presidente, seguido de lo que ahora parece una muestra de apoyo y compasión al visitar la zona.

"Mientras no retenga fondos federales para el manejo forestal, eso es todo lo que importa", dijo Victor. Todo lo demás es simplemente "mucho ruido".

El sábado por la tarde, se formó una larga fila frente a un juzgado del condado de Los Ángeles en Malibú que se convirtió en uno de los centro de desastres de Woolsey antes de que las puertas se abrieran a la 1 p.m. Docenas de agencias federales, estatales y locales colocaban mesas dentro para ayudar a los residentes a obtener la ayuda que necesitan.

Carol Bretonne, de 78 años, estuvo detrás de más de una docena de personas para averiguar qué servicios se ofrecerían para ayudarla a reconstruir su hogar en Malibu. Era la segunda vez que lo perdía todo. Un incendio de 1978 destruyó su casa. Un año más tarde, comenzó la construcción de una nueva, que fue quemada por el fuego de Woolsey.

Ahora, se preguntó si podría asumir el alto costo de la eliminación de escombros, que su seguro no cubre.

"Perdimos nuestro vecindario", dijo. Una semana más tarde, Bretonne también perdió a su madre. Las dobles tragedias la dejaron despreocupada por la visita de Trump.

"¿Qué va a hacer?", preguntó. "Él no hace nada. Finalmente declaró un área de desastre para que podamos obtener FEMA ".

Steven Cordrey, de 52 años, estaba cerca. Cordrey perdió su casa en los incendios de Malibú de 1994, pero dijo que esta vez fue peor porque no pudo obtener información sobre su casa.

"¡Es el 2018!", dijo, su voz temblaba de enojo. "Esto es una farsa. No hemos podido entrar [a su vecindario] por nueve días. Nos tratan como delincuentes cuando voy a los puntos de control para preguntar".

Él cree que vio escombros donde alguna vez estuvo su hogar cuando Caitlyn Jenner publicó un video desde su casa en la cima de la colina que recorría el vecindario.

"Así es como todos nos enteramos", dijo. "Nueve casas. Nueve vecinos. Eso no está bien, así es como descubrimos que no hay vecindario y no hay nadie".

A pesar de la tremenda devastación en las colinas de Malibú, Cordrey dijo el sábado que algunas cosas siguen siendo las mismas, que vio a los surfistas atrapando olas, los árboles teñidos de otoño y el sol reflejándose en el océano ondulante.

"Es muy surrealista", dijo. "Porque donde estamos, no hay nada".

En el condado de Butte, el Camp Fire, que ya es el peor incendio registrado en el estado, ha quemado 146,000 acres y destruido 12,263 estructuras, dijeron los funcionarios, agregando que podría llevar semanas completar la búsqueda de víctimas e identificarlas. Miles de residentes están sin hogar y viviendo en refugios y ciudades de tiendas de campaña.

El incendio de Woolsey en el sur de California ha quemado más de 500 estructuras y ha matado a tres personas.

La visita de Trump fue solo su segunda como presidente del estado más poblado de la nación. Su primera visita a California la realizó en marzo para inspeccionar prototipos de muros fronterizos en las afueras de San Diego y para asistir a una recaudación de fondos en la casa de Edward Glazer, en Beverly Park.

Trump ha tenido una relación particularmente combativa con California, en materia de políticas ambientales, de inmigración y otras. Los líderes demócratas del estado, incluidos Brown, la líder de la minoría de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi de San Francisco, y los representantes Adam B. Schiff de Burbank y Maxine Waters de Los Ángeles, han sido objetivos frecuentes de Trump y, hasta cierto punto, las caras de la resistencia a él.

El fin de semana pasado, escribió: "No hay razón para estos incendios forestales masivos, mortales y costosos en California, excepto que el manejo forestal es muy deficiente. Miles de millones de dólares se dan cada año, con tantas vidas perdidas, todo debido a la mala gestión de los bosques. ¡Remedio ahora, o no más pagos de la Fed!"

Los expertos calificaron el tweet como desinformado. Muchos políticos y residentes lo llamaron insensible.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°