Anuncio
Share
LA Times Español

Hubo daños en los hogares, pero no se reportaron muertes en el terremoto de 7.1 grados de magnitud

El terremoto de magnitud 7.1 que sacudió el sur de California el viernes por la noche inclinó los cimientos de muchos edificios y dejó a los residentes con los nervios de punta, pero no causó ninguna fatalidad o lesiones mayores, dijeron las autoridades.

El segundo sismo importante de California en menos de dos días se produjo cerca de Ridgecrest, una ciudad del desierto de Mojave a unos 125 kilómetros al noreste de Los Ángeles. La misma zona fue sacudida por un terremoto de magnitud 6.4, el más grande en casi dos décadas, en la mañana del 4 de julio.

“Por la gracia de Dios, no hemos tenido bajas, y sólo hubo daños  menores”, dijo Jed McLaughlin, jefe de policía de Ridgecrest. Ese resultado, dijo, “es asombroso, considerando estos dos grandes terremotos que hemos experimentado”.

la-1562400790-se6pnw4c9i-snap-image
(Los Angeles Times)
Anuncio

El sismo del viernes por la noche fue unas 10 veces mayor que el del 4 de julio, dijeron los sismólogos. Los temblores se sintieron tan lejos como hasta Phoenix, Las Vegas, Baja California y Reno, de acuerdo con los datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos.

El servicio eléctrico y las comunicaciones se interrumpieron en Ridgecrest y en la cercana ciudad de Trona durante la noche. Algunos edificios sufrieron daños importantes, pero la extensión de los deterioros no era clara todavia.

El terremoto provocó varias fugas de gas y cuatro incendios, destruyendo varias casas móviles. La gran mayoría de las lesiones fueron rasguños y moretones, dijeron los paramédicos.

“Somos muy afortunados de que no hubiera pasado nada peor”, dijo Mark Ghilarducci, director de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador de California.

Anuncio

Los cimientos rotos, las paredes caídas y los muebles dañados por el humo de los incendios cercanos serán mitigados por algunos residentes, que ya están empezando a hacer reparaciones de las casas.

Kathy Vander Houwen, de 76 años, estaba preocupada después de que un trabajador del condado colocó una etiqueta amarilla en su casa móvil en Ridgecrest. La vivienda se había movido sobre sus cimientos, alejándose más de un pie de su ubicación original.

Sabía que tendría que irse con sus dos gatos, Snuggles y Frisky. Se estaba preparando para empacar ropa, comida y otros suministros para quedarse con su mejor amiga de 47 años. Pero, dijo Vander Houwen, no tenía idea de lo que haría a largo plazo.

“Este lugar está pagado”, dijo Vander Houwen. “Soy demasiado vieja para empezar de nuevo”.

revised shake map
(Los Angeles Times)

Los Ángeles, a más de 100 millas al sur del epicentro, no tenía ningún informe inicial de daños importantes en edificios u otra infraestructura.

El violento temblor hizo que los residentes de Trona y Ridgecrest corrieran hacia afuera mientras las lámparas se balanceaban y los libros, botellas y sartenes se estrellaban contra el suelo. Algunos pasaron la noche durmiendo en sus autos o en camionetas. Otros huyeron.

“Mis hijos siguen preguntándome qué voy a hacer”, dijo Ronnie Tolbert, de 60 años, quien usó una linterna antes del amanecer del sábado para encontrar su camino a través de su casa en Trona. “Dije, no lo sé".

Anuncio

Tolbert dijo que crió a 11 niños en su casa. Su chimenea se había derrumbado, dejando ladrillos esparcidos por el suelo de su sala de estar. Los azulejos del techo de una habitación se cayeron y las ventanas estaban destrozadas. Los pisos se llenaron de revistas, libros, botellas y comida.

Después del terremoto, que ocurrió alrededor de las 8:20 p.m., Tolbert y su esposo tiraron de sus colchones hacia el patio delantero para tratar de dormir. Su hija descansaba en una camioneta estacionada afuera. Su nieto y sus amigos estaban acostados en colchones al otro lado de la calle.

Las frecuentes réplicas y la ansiedad persistente de que otro gran sismo golpearía pronto, hicieron que fuera imposible descansar. Muchos residentes de Trona, un pueblo de unas 1.900 personas, dormían en la calle en camionetas o en el patio delantero sobre colchones.

Las temperaturas en los próximos días podrían alcanzar los 100 grados, con ráfagas de viento de hasta 35 mph. Las autoridades advirtieron que no debían pasar mucho tiempo durmiendo al aire libre en el desierto, sin agua ni aire acondicionado, e instaron a las familias a garantizar un suministro constante de agua, alimentos y combustible.

Han pasado dos décadas desde que los residentes del Valle de Searles sintieron un terremoto tan grande. Un sismo de 5.8 grados sacudió Ridgecrest, donde vivían unas 30.000 personas en 1995. Un temblor de 7.1 grados sacudió unas 100 millas al sureste en 1999.

El área del desierto alto una vez tuvo tantos temblores que era conocida como la capital mundial del terremoto, dijo el sismólogo de Caltech Egill Hauksson.

la-1562395141-ysdqsyfoxp-snap-image
(Chris Keller / Los Angeles Times)

“Esta zona es bastante activa y así ha permanecido desde que tenemos registros”, dijo Hauksson el sábado.

Anuncio

Dos sismos en esta misma semana podrían haber provocado que las casas sean más propensas a colapsar en réplicas, dijeron las autoridades el sábado. La primera réplica del terremoto del viernes por la noche registró una magnitud de 5.5.

“Tal vez no sea magnitud 7.1 la próxima vez, podría ser más bajo - y con eso, habría más daños porque las estructuras están debilitadas”, dijo el Jefe de Bomberos del Condado de Kern, David Witt, en una conferencia de prensa el sábado por la mañana. “Tenemos que estar atentos”.

Ninfa Cazares, de 32 años, estaba en su casa en Ridgecrest con sus cinco hijos y el perro de la familia cuando se produjo el terremoto. Salieron corriendo, sólo para ver como su casa prácticamente se derrumbaba sobre sí misma, dijo ella.

Los miembros de la familia pasaron la noche en un refugio de la Cruz Roja en el centro de Ridgecrest, pero están considerando llevar su vehículo recreativo al desierto para acampar. A todos les aterroriza otra réplica, dijo ella.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio