Homex, una empresa constructora de México es acusada de fraude masivo de la SEC, pero el caso se ha estancado

Homex, una empresa constructora de México es acusada de fraude masivo de la SEC, pero el caso se ha estancado

La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos entabló cargos por fraude civil en octubre contra ex ejecutivos de Homex, una empresa de construcción mexicana que alguna vez fue el mayor constructor de viviendas asequibles de ese país.

La Comisión acusó a cuatro ejecutivos de falsificar las ventas de más de 100,000 casas para aumentar los ingresos en $3,300 millones, un fraude que, si se demuestra, se cree que es el más grande en la historia de México.

Pero el caso parece haber quedado varado porque la agencia no ha podido entregar una citación a los ejecutivos, según documentos judiciales presentados en la corte federal de San Diego.

Este problema de procedimiento es el último giro en un escándalo que ha sacudido a México durante años, parte de las consecuencias de un programa masivo de vivienda respaldado por el gobierno, cuyo colapso fue detallado en una serie de Los Angeles Times el pasado mes de noviembre.

Miles de millones de dólares siguen desaparecidos, y los propietarios de estas viviendas, en su mayoría miembros de la clase trabajadora, se han quedado viviendo en desarrollos habitacionales que se encuentran en plena decadencia en todo el país.

El presunto fraude le costó a los contribuyentes mexicanos e inversionistas extranjeros hasta $ 1 mil millones y ha inspirado comentarios asombrados sobre el vasto plan, que supuestamente fue incubado por el ex presidente ejecutivo de la empresa, Gerardo de Nicolas.

"Nunca existió un mago que cautivó a las masas... con un truco fatídico", escribió Alejandro Sicarios, columnista del periódico Noroeste en el estado de Sinaloa.

Pero mientras Homex sigue generando indignación por parte de los residentes y algunos medios, el gobierno y la industria de la vivienda de México se han hecho de la vista gorda.

Los ejecutivos y la compañía hasta ahora han logrado evitado cualquier sanción seria, y no hay evidencia de que las autoridades mexicanas estén investigando una posible infracción penal.

La SEC, mientras tanto, se ha visto obstaculizada porque los cuatro ejecutivos mencionados en la queja no han aprobado una exención que permita a sus representantes o abogados, aceptar la citación en su nombre. La SEC ahora debe organizar la entrega de la convocatoria a los ejecutivos en México, un proceso complejo regido por la Convención de La Haya que podría tomar varios meses, según la SEC.

Homex no respondió a las solicitudes de comentarios de los ejecutivos que renunciaron el año pasado.

En un caso separado de la SEC presentado contra la compañía en marzo de 2017, Homex llegó a un acuerdo sin admitir ni negar las irregularidades y aceptó una prohibición de cinco años de los mercados bursátiles de EE. UU. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México multó a la compañía con $ 1.2 millones.

En medio de las crecientes demandas públicas de medidas enérgicas contra la corrupción y el arresto de algunos importantes políticos, expertos legales y críticos aseguran que el estancamiento de este caso ilustra con claridad el hecho de que poderosas figuras del mundo de los negocios en México, simplemente no enfrentan ninguna consecuencia por sus acciones.

La falta de responsabilidad contribuye a la clasificación relativamente baja de inversión extranjera de México, lo que asusta a los inversores que saben que sus fondos pueden ser eliminados. Entre los mayores perdedores se encuentran los desarrolladores de viviendas que intentan reunir capital para abordar la grave escasez de vivienda en el país.

"Es malo para los negocios, malo para la economía y malo para el país", dijo Thomas Gorman, un ex abogado de la SEC que ahora es socio de un bufete de abogados con sede en Washington.

José Shabot, un desarrollador de viviendas asequibles con sede en la Ciudad de México, dijo que el caso Homex y otros escándalos relacionados con la vivienda, tienen un acceso limitado a los fondos de bancos extranjeros y firmas de capital privado.

"Cuando ocurren estas cosas y hablo con los inversionistas, noto que hay mucha desconfianza en la industria en México", dijo Shabot, cuya empresa, Quiero Casa, construye alrededor de 1,500 apartamentos por año. "Ha sido difícil para las nuevas compañías construir una reputación y crecer".

Homex en algún tiempo estuvo al día con el dinero de Wall Street, ya que se asoció con el gobierno mexicano para construir desarrollos de viviendas asequibles en todo el país.

Pero en la primera parte de esta década, la compañía se tambaleaba cuando miles de residentes comenzaron a abandonar los desarrollos, muchos de los cuales estaban mal construidos y tenían una infraestructura deficiente.

La compañía fue adoptada por presidentes y funcionarios del Banco Mundial por considerarla una empresa modelo que podría ayudar a resolver la escasez de viviendas en el mundo.

De Nicolas, un hombre apacible de 48 años con experiencia en ingeniería, era el rostro público de la compañía. Viajaba a menudo a Nueva York, donde deslumbraba a los inversores y analistas con su experiencia técnica.

"Fue refrescante y emprendedor. ... Entendía el proceso de construir un hogar como una ciencia ", dijo un analista que pidió no ser identificado debido a las normas del empleador que prohíben los contactos con los medios. "Podría detallar los materiales exactos necesarios para el trabajo de un día, hasta cuántos bloques y clavos de cemento".

Pero la magia técnica era una ilusión, según las quejas de la SEC.

En Sinaloa en la sede corporativa de Homex, De Nicolas presuntamente administraba la compañía con dos juegos de libros, uno que mostraba las ventas "reales" para uso interno, y el otro llamado "contabilidad" para presentar a Wall Street.

Los libros fueron manipulados con tanto detalle que los ingresos falsos fueron acompañados con gastos falsos, dijo la SEC. Decenas de miles de ventas fantasmas se ingresaron manualmente cada año en los estados financieros.

La evidencia del supuesto engaño era visible desde el espacio.

La compañía había informado que vendió cientos de viviendas en un desarrollo en el estado de Guanajuato entre 2010 y 2012, pero una foto satelital tomada en 2012 mostró que ni siquiera había comenzado la construcción, según la denuncia de la SEC.

La presunta contabilidad falsa engañó a los sofisticados inversores institucionales que tenían alrededor de $ 1 mil millones en tenencias de bonos. Muchos accionistas que confiaron en los datos falsos también perdieron dinero cuando Homex cayó en bancarrota en 2014, borrando de un plumazo alrededor de $ 600 millones en capital accionario.

Entre los mayores perdedores se encuentran Bank of America y Pacific Investment Management Company, o Pimco, el gigante de bonos con sede en Newport Beach. Los bancos mexicanos también perdieron hasta $ 7 mil millones, víctimas de un fraude estilo esquema Ponzi, según la SEC.

El Banco Mundial, que en el 2012 extendió una línea de crédito a la compañía a través de su filial de desarrollo, la International Finance Corp., perdió aproximadamente $ 55 millones cuando la compañía quebró, de acuerdo con los registros de bancarrota.

El banco se negó a comentar sobre su inversión en Homex.

Otras supuestas víctimas tampoco quieren hablar de sus pérdidas, al menos no públicamente. Ningún gran inversionista aceptó las peticiones de ser entrevistados. Los bancos mexicanos no han hecho comentarios públicos, ni la agencia de financiamiento de la vivienda de México, Infonavit, que perdió $ 20 millones, o el banco de desarrollo de México, que perdió $ 54 millones.

Una posible explicación del silencio es que los inversores institucionales están evitando la publicidad que podría avergonzarlos y plantear preguntas sobre sus estrategias de inversión, dicen los expertos.

Sin embargo, hay mucho enojo entre los inversionistas. Los accionistas han presentado demandas, y los expertos dicen que es probable que la denuncia de un inversionista estadounidense haya desencadenado la investigación de la SEC. La SEC, por su parte,  no quiso hacer ningún comentario.

El caso de la SEC contra los ejecutivos detalla un fraude tan notable que está a la par con el esquema Ponzi de Bernie Madoff, dijo James Spindler, profesor de derecho de la Universidad de Texas que ha representado a compañías extranjeras que buscan cotizar en las bolsas de valores de los Estados Unidos.

Tal caso, dijo, probablemente resulte en un enjuiciamiento criminal en Estados Unidos. Aunque no vaya a ninguna parte en México, la inacción tiene consecuencias.

"Cuando se tiene un fraude descarado como este y muy pocas consecuencias para las personas involucradas, los inversores deben preguntarse si ese es un buen lugar para invertir su dinero en el futuro", dijo Spindler.

Las transacciones de Homex fueron sospechosas durante mucho tiempo, pero fueron objeto de escrutinio solo después de llamar la atención de los reguladores fuera de México. Los pocos otros casos en contra de negocios en México en los últimos años, también se produjeron debido a la presión desde el exterior del país.

Fernando Martínez de Velasco, un abogado con sede en la Ciudad de México, que se especializa en delitos financieros, comparó la forma en que México maneja a los delincuentes de cuello blanco con la forma en que lidia con los sospechosos del narcotráfico, diciendo que las autoridades mexicanas solo actúan bajo presión de los EE. UU.

"Es en Estados Unidos donde detienen a todos los traficantes de drogas", dijo. "Aquí no sucede nada".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
61°