Gavin Newsom es elegido nuevo gobernador de California en una victoria de la resistencia contra Trump

Gavin Newsom es elegido nuevo gobernador de California en una victoria de la resistencia contra Trump

Gavin Newsom obtuvo una victoria decisiva para la gubernatura el 6 de noviembre por la noche, colocándolo en el centro de la resistencia al presidente Trump en un momento crítico para California.

Se espera que Newsom haga cambios importantes en la política estatal después de los ocho años de gobierno de Jerry Brown, un demócrata pragmático conocido por su moderación fiscal y su rechazo a los costosos programas sociales.

Considerado como un campeón de los derechos LGBTQ, el control estricto de armas y la legalización de la marihuana, Newsom hizo campaña con una agenda ambiciosa y costosa, que incluía propuestas para un sistema de salud patrocinado por el estado, preescolar universal y mayor financiamiento para la educación superior.

Newsom, de 51 años prometió luchar contra la represión del presidente hacia la inmigración y el desmantelamiento de las protecciones ambientales de la nación.

El vicegobernador de California durante dos mandatos derrotó fácilmente al retador republicano John Cox, de 63 años, un empresario multimillonario y un recién llegado político en el estado, que utilizó su propia fortuna con la esperanza de ganar la elección.

En su cuartel de campaña en el centro de Los Ángeles, Newsom le dijo a sus simpatizantes que habían sido dos años difíciles con Trump en la Casa Blanca, pero que "esta noche, el estado más grande de Estados Unidos está haciendo la declaración más grande en Estados Unidos".

"Esto es en todos los sentidos, y es el momento de California", dijo Newsom a la multitud. "El sol está saliendo en el oeste y el arco de la historia se está inclinando en nuestra dirección. Esto no es solo un estado de resistencia. California es un estado de resultados".

Cox admitió la derrota alrededor de las 9:30 pm, y dijo a los partidarios que se reunieron en el hotel US Grant de San Diego que se enorgullecía de plantear los problemas que afectaban la vida cotidiana de los californianos que trabajan.

"Destacamos la increíble lucha que las personas de este estado han tenido durante años bajo el mandato de las personas que han manejado el estado", dijo Cox. "Identificamos las necesidades de estas personas, no pueden pagar las cosas básicas de la vida".

Apuntalando la carrera entre Newsom y Cox estuvo la agitación política del presidente Trump.

Newsom abrazó con entusiasmo a Trump como su principal objetivo de campaña, y rara vez mencionó a su oponente republicano por su nombre. Mientras tanto, Cox promocionó el respaldo del presidente antes de las primarias, lo que lo ayudó a consolidar el voto republicano en California y terminar entre los dos primeros en un campo lleno de candidatos. Días después de la primaria, Cox dijo que no sucumbiría ante los embates del presidente.

"No me despierto todas las mañanas mirando que pelea voy a entablar", dijo Newsom mientras hacía campaña en Sacramento previo a las elecciones. "Pero si ataca los valores de este estado, si ataca a la gente de este estado, ataca nuestro aire limpio, nuestra agua limpia. Si ataca la diversas de nuestras comunidades, tendré el respaldo de la gente de este estado y sus valores".

En contraste, Cox suavizó su cercanía con Trump, al parecer consciente de que el presidente era extremadamente impopular entre los electores demócratas independientes y moderados cuyo apoyo necesitaba desesperadamente. Cox rechazó la retórica acalorada del presidente sobre los inmigrantes y la política de su gobierno de separar a los padres e hijos inmigrantes en la frontera, pero elogió a Trump por los recientes recortes de impuestos federales.

"Me gusta lo que ha hecho. No soy un fanático de su personalidad", dijo Cox durante un acto de campaña en un Starbucks en Carlsbad, el 2 de noviembre.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°