Fue un Grammy sin mexicanos, pero otras estrellas de la música latina tuvieron su momento

Fue un Grammy sin mexicanos, pero otras estrellas de la música latina tuvieron su momento

La apertura de la 61ª edición de los Premios Grammy fue un poderoso y rápido espectáculo de música latina iluminada con luces brillantes y giros vertiginosos a través de canciones y bailes centrados en la cantante Camila Cabello y otras personalidades de la música latina, entre las que destacan el puertorriqueño Ricky Martin y la estrella colombiana de reggaetón J Balvin, junto con el rapero de Atlanta Young Thug y Arturo Sandoval, el maestro de la trompeta de jazz cubano-estadounidense.

Una oferta de temas biculturales y de Spanglish musical, raíces y el estandarte de la unidad no se perdió en esta histórica unión de artistas de la grabación dando todo de sí en el espectáculo de música en vivo de Los Angeles' Staples Center.

"Los sueños se hacen realidad y todo es posible", dijo Balvin, en una entrevista con The Times, sobre su participación en el innovador estreno. "Queremos seguir difundiendo nuestra música y mostrar al mundo que somos globales. Se trata de conectarse con gente de todo el mundo".

Sin embargo, dada la fuerte apertura —y la contundente demostración de diversidad que siguió cuando la anfitriona Alicia Keys subió al escenario con Lady Gaga, Jada Pinkett Smith, Michelle Obama y Jennifer López— fue sorprendente que la transmisión televisiva de los Grammys no incluyera a una artista regional mexicana, considerando que los mexicanos son el segundo grupo racial o étnico más grande de Estados Unidos, con cerca de 36 millones de personas.

La rapera "Money" Cardi B, criada en el Bronx por un padre dominicano y una madre trinitaria, hizo historia como la primera mujer solista en ganar el álbum de rap.

López le dio un gran tributo a Motown, a través de su set con movimientos de baile, pero fue golpeada por las críticas en las redes sociales debido a su herencia. ¿Por qué, muchos twittearon, los Grammy "permitieron a una artista latina interpretar canciones creadas por artistas negros y dirigidas a ellos? Smokey Robinson rechazó las críticas: "Creo que cualquiera que esté molesto es estúpido", le dijo a Variety.

Y justo después de su actuación, una llorosa López le dijo a "Entertainment Tonight": "crecí con todas esas canciones. Mi madre nos las pasó. ... No puedes decirle a la gente qué es lo que debe amar. No puedes decirle a la gente lo que puede y no puede hacer, lo que debe cantar o no cantar. Tienes que hacer lo que hay en tu corazón".

El colombiano Juanes, hablando con The Times, dijo que interpretar una canción en español en el show del Grammy 2015 fue una ventana a una creciente audiencia mundial.

"Pude presentar mi cultura y mi país, pero representaba mucho más", expresó Juanes. "Creo que también hay una historia muy importante que está ocurriendo con los Grammy y ojalá que siga sucediendo".

Fue significativo que la canción "I Like It", de las estrellas urbanas latinas Cardi B, J Balvin y Bad Bunny, fuera nominada para el disco del año. Aunque perdieron con "This Is America" de Childish Gambino, su inclusión en la categoría —y la victoria del álbum de rap de Cardi B— mostraron la creciente importancia de la música latina. Cuando YouTube publicó su lista de los videos más vistos de 2018, ocho de los 10 más vistos eran en español.

Aun así, los Grammy en pop latino, rock y música regional mexicana fueron entregados antes de la transmisión general. Entre los ganadores se encontraba el mexicano Luis Miguel quien, después de un paréntesis de 7 años, regresó con un nuevo álbum de estudio de canciones clásicas de mariachi, "¡México por siempre!" ("Forever Mexico"), que ganó el Grammy por su álbum regional de música mexicana. El mismo trabajo ganó el álbum del año en los Premios Grammy Latinos en noviembre. Pero el antiguo rompecorazones no se presentó en la ceremonia previa a la transmisión.

En cambio, el coproductor de Luis Miguel, David Reitzas, aceptó el premio y expresó su gratitud al conjunto mexicano Mariachi Vargas de Tecalitlán, que actuó en el álbum.

"Luis Miguel, te quiero", dijo Reitzas, quien también ha trabajado con Celine Dion, The Weeknd y Andrea Bocelli. "Mariachi Vargas, ya sabes lo grandioso que eres. Fue una alegría hacer este disco".

Claudia Brant estaba más que feliz de subir al escenario cuando su álbum "Sincera" fue anunciado como el ganador del álbum de pop latino Grammy.

"Este disco nunca ha sido sobre el número de seguidores", dijo Brant, a la que se unieron en el escenario sus productores Ezequiel "Cheche" Alara y Antonio "Moogie" Canazio. "Se trata de entregar música de gran calidad".

Aztlán de la banda mexicana de rock Zoé, ganó en el género de rock latino, urbano o alternativo. La banda no estuvo presente durante la ceremonia de la tarde.

La Spanish Harlem Orchestra, el grupo de salsa y jazz latino con sede en Nueva York, ganó el Tropical Latin Album por "Anniversary". Su primera victoria en los Grammy fue en 2004 por su álbum de salsa/merengue "Across 110th Street".

"Toda la gloria es para Dios", dijo Oscar Hernández, fundador del grupo. "Quiero agradecer a los músicos de la Orquesta en español de Harlem por ser uno de los mejores conjuntos musicales".

Tres de los grandes nombres de la música mexicana —Ángela Aguilar, Natalia Lafourcade y Aida Cuevas— interpretaron la clásica canción popular mexicana "La Llorona" durante la ceremonia.

Puede que no hayan llegado a la hora de máxima audiencia, pero este año los Grammy extendieron su alcance y demostraron al mundo que la música latina es una fuerza a tener en cuenta.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
47°