Vendieron porno gay durante décadas y casi fueron a la cárcel. Ahora, estos abuelos se están jubilando

Estos abuelos vendieron porno gay durante décadas y casi fueron a la cárcel. Ahora, se están jubilando

Karen y Barry Mason juran que nunca planearon vender porno.

Pero eran realmente buenos en eso.

Durante 37 años, la pareja, ahora abuelos septuagenarios, ha dirigido Circus of Books, una librería de West Hollywood que vendía revistas gay y heterosexuales, películas pornográficas de hardcore y juguetes sexuales, así como periódicos internacionales y títulos literarios clásicos.

"Siempre supuse que terminaríamos haciendo otra cosa", dijo Karen. "En realidad no sabemos nada".

La tienda de Santa Monica Boulevard obtuvo un estatus legendario en la comunidad LGBTQ del sur de California como un lugar donde la gente podía leer erotismo gay o conocer a otras personas gay, pasando el tiempo en un lugar libre de homofobia.

A lo largo de los años, Circus of Books sobrevivió a una redada del FBI, a cargos de obscenidad federal y a quejas de agentes de la ley que dijeron que la tienda atraía la prostitución y otros elementos criminales. Permaneció abierta durante la crisis del SIDA, cuando murieron numerosos empleados.

Pero no pudo sobrevivir a Amazon.

Estrangulado por internet, donde abundan las aplicaciones de pornografía y citas, Circus of Books se cerrará este sábado 9 de febrero.

"Muchas personas lamentan que vaya a cerrar, agradecidos de que haya estado allí todo este tiempo", dijo Karen. "Y mientras estamos cerrando, la gente dice: Esta tienda me salvó la vida".

Cuando los Masons comenzaron a principios de la década de 1980, "El Circus of Books y los bares gay eran lugares donde las personas se encontraban", relató el alcalde de West Hollywood, John Duran, quien es gay. "No había Grindr o Scruff o Tinder. Si querías encontrar una comunidad, tenías que salir y buscarla".

Para muchos clientes, la erótica gay fue revolucionaria, agregó.

"No es que ninguno de nosotros haya obtenido esto a través de la educación sexual o en casa con mamá y papá", dijo Duran. "Teníamos que aprender".

En la década de 1970, Barry se ganaba la vida vendiendo accesorios que había inventado para las máquinas de diálisis hasta que el costo del seguro por negligencia médica lo convirtió en demasiado costoso.

Después de que Karen, que había trabajado como periodista, vio un anuncio en el periódico buscando distribuidores de revistas para Larry Flynt, el editor de Hustler y Chic, Barry comenzó a conducir a las tiendas de licores y quioscos, tomando pedidos.

Karen hizo las entregas. Estaba embarazada en ese momento, por lo que contrató a músicos desempleados (prefería a los bateristas, que siempre parecían los más confiables) para ayudar con el levantamiento de las cosas pesadas.

Una tienda de West Hollywood, Book Circus, ordenó 600 títulos gay, incluidos Blueboy y Honcho, cada mes y se agotaron instantáneamente. "Tenía que llenar todo el camión solo para llevar esos títulos", recordó Barry. Los clientes se alegraban mucho cuando llegaban las revistas, "venían y me ayudaban a descargar".

Los Masons finalmente supieron que el dueño de la librería, que se había retrasado en los pagos de las revistas, estaba siendo desalojado. Barry hizo un trato con el administrador de la propiedad. Él pagaría la mitad de los $ 1,400 mensuales de la renta del hombre hasta que fuera desalojado si los Masons podían hacerse cargo del contrato de arrendamiento después.

La pareja se quedó con el personal y cambió el nombre a Circus of Books. Junto con la pornografía, vendieron novelas oscuras de autores LGBTQ, así como libros de ciencia ficción, periódicos extranjeros, incluso Biblias.

Las revistas de temática gay desempeñaron un papel importante al garantizar a las personas que no estaban solas en un momento en que la homosexualidad era un tabú, dijo Joseph Hawkins, director de ONE National Gay & Lesbian Archives en la USC.

Durante décadas, las revistas gay, incluida ONE, la revista no pornográfica que lleva el nombre del archivo, que se vendía en los quioscos de las grandes ciudades estuvieron ocultas detrás de una lona o cortina y se vendían junto con revistas obscenas, incluso si los periódicos gay no tuvieran fotos de desnudos.

"Había espacio suficiente para entrar y mirar, y había revistas porno para hombres heterosexuales y hombres homosexuales. Todos estaban allí", dijo Hawkins. "A veces, los hombres que están ahí mirando erótica heterosexual te ven mirando una revista gay y se enojan".

Rachel Mason dijo que cuando estaba creciendo, sus padres eran mucho más estrictos que los de sus amigos. Ella y sus dos hermanos tenían que obtener A de calificación en la escuela. No se les permitía ver la televisión y además tenían que ir a la sinagoga con su madre.

"Yo era un pequeño rebelde, y lo que no sabía era que eran proscritos a su manera", dijo. "Fueron tan buenos en este acto de equilibrio que no teníamos ni idea de ello. Estaba peleando con mi madre por el color de mi cabello ... y en realidad ellos estaban lidiando con videos hardcore".

Rachel, una artista y músico de 40 años, está haciendo un documental sobre la tienda de sus padres, que debutará en el circuito del festival de cine esta primavera. No fue hasta que comenzó a hacer la película que se dio cuenta de lo venerados que eran Karen y Barry en la comunidad LGBTQ.

"Esta tienda representa una cápsula del tiempo de una época diferente... cuando ‘ser raro’ estaba realmente bajo tierra", comentó. "Fue realmente una cultura oculta".

Rachel y sus hermanos a veces se colaban en la sección de pornografía para reírse de las portadas de las películas hasta que su madre les gritaba que salieran. En la década de 1980, la joven Rachel notó que los empleados de sus padres seguían desapareciendo.

Estaban muriendo de sida.

"Alguien que acababa de conocer estaría muerto la próxima semana, luego otra persona y otra persona ... cuando era niño, no tenía la menor idea de que eso fuera inusual.

"Eran jóvenes extraordinarios a los que admiraba", confesó.

Si los empleados se sentían lo suficientemente bien como para trabajar, los Masons les animaban a venir para que pudieran tener algo de normalidad. Si necesitaban asistencia pública para pagar medicamentos costosos, la pareja los pagaba para que pudieran mantener los beneficios de desempleo. Fue la única vez, dijo Karen, que rompió las reglas.

"Eran tan jóvenes", relató Karen, suspirando. "Simplemente —um— no deberían haber muerto".

Para entonces, los Masons habían comprado el edificio, que tenía varios apartamentos en el piso de arriba, y sus inquilinos también se estaban muriendo. Muchos fueron separados de sus familias.

"Muchos padres no vendrían a buscar sus cosas o asistirían a sus funerales", dijo Barry.

"Y a veces", recordó Karen, "recibiría una llamada de una madre: Háblame de mi hijo".

En su apogeo, el Circus of Books tenía tres ubicaciones. Una tienda en Sherman Oaks se cerró a fines de la década de 1990 después de que la ciudad ordenara que dejara de vender pornografía porque estaba muy cerca de una escuela primaria. La tienda de Silver Lake cerró en 2016 tras la disminución de las ventas.

La tienda de West Hollywood tuvo su parte de drama. El callejón detrás de él era un conocido punto de reunión gay, y los residentes y oficiales del sheriff dijeron que la librería abierta las 24 horas atraía a prostitutas y narcotraficantes.

En 1989, la ciudad ordenó que la tienda cerrara diariamente de 2 a 6 a.m. Karen le dijo al Times que estaban siendo utilizados como chivos expiatorios de un problema que no habían creado.

"Los estafadores están alrededor del edificio como las cucarachas", dijo en ese momento, "y hemos tratado de deshacernos de ellas".

A principios de la década de 1990, un empleado envió varias cintas VHS pornográficas, homosexuales y heterosexuales, entre ellas "Licorice Twists", "Latex Slaves Discipline" y "The Best of Bruce Seven, vol. 1 " a un cliente en el condado de Lebanon en Pennsylvania.

Pero fue un anzuelo. Los Masons fueron acusados de cargos federales de transporte interestatal de materiales obscenos, y el FBI allanó su almacén.

"Estaban buscando una copia de lo que se envió", dijo Barry, "un título femenino, y todos ellos, cada vez que sacaban una caja se reían de los títulos".

Después de años de litigios, los Masons evitaron el tiempo en la cárcel al aceptar un programa de supervisión antes del juicio y una multa de $ 20,000. Durante aproximadamente un año, Barry tuvo que presentarse ante el tribunal federal una vez al mes para demostrar que aún trabajaba y no cometía ningún delito. Los investigadores federales, dijo, luego enviaron por correo las cintas que habían tomado como evidencia.

Karen, que se avergüenza un poco al hablar sobre la pornografía, dijo que nunca había visto ninguna de las películas. Todo parece un poco aburrido, dijo encogiéndose de hombros.

En su oficina en el sótano, Karen aún mantiene sus contactos en un Rolodex. También guarda dos bocetos hechos por sus hijos colgando sobre su escritorio.

Uno es un retrato de la Madre Teresa. El otro es un dibujo de un hombre frágil con un tubo de oxígeno en la nariz. Son un recordatorio, dijo, de que todo en la vida es finito.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°