Este rincón de California está sumido en la miseria a pesar del auge a su alrededor

Este rincón de California está sufriendo una miseria económica a pesar del auge a su alrededor

Estacionado fuera de un centro de trabajo de Calexico, Jonathan López se apoyó en su camioneta y dio una calada a un cigarrillo. Esperaba, una vez más, noticias sobre su solicitud de desempleo.

"Es imposible encontrar un trabajo bien remunerado a tiempo completo", lamentó el hombre de 39 años mientras su hijo jugaba cerca. "Tengo una familia con cuatro hijos y batallamos. Es una lucha diaria para llegar a fin de mes".

A medida que California se ha recuperado de la Gran Recesión, el Valle de Imperial ha desafiado en gran medida los intentos de expandir su economía más allá de la agricultura estacional y el trabajo gubernamental, y el condado sigue sufriendo las tasas de desempleo más altas del estado.

Según la estimación de los últimos cinco años de la Oficina del Censo de los EE.UU., la tasa de desempleo del Condado de Imperial es del 16%, cuatro veces mayor que la tasa general de desempleo del estado del 4.2%.

"Es mucho mejor de lo que era en 2009, cuando se mencionó a El Centro como la ciudad con mayor desempleo en la nación con casi el 30%", dijo Ryan Kelley, el supervisor del condado. "Se supone que esta es la recuperación, y cada vez que hay una recuperación, parece que somos el área menos beneficiada".

En los últimos años, los residentes locales han depositado las esperanzas de la salvación económica en una variedad de nuevas industrias, como la energía geotérmica, la extracción de litio y el cultivo del cáñamo industrial.

El concejal de El Centro, Jason Jackson, dijo que el Valle, que tiene "todas las cosas" que deberían ser atractivas para la industria, como la abundante agua del río Colorado y las bajas tasas de energía, está a punto de estallar.

"Estamos un poco aislados", dijo. "Siempre hemos sido considerados como una comunidad agrícola, por lo que la industria nunca nos ha echado un buen vistazo".

Enclavado en la esquina sureste del estado, entre la frontera de México y el río Colorado, el Valle ha dependido en gran medida de la agricultura desde que la Imperial Land Co. ayudó a llevar el riego a gran escala a principios del siglo XX y transformó un desierto árido en abundantes tierras de cultivo

Aunque algunos sostienen que la naturaleza estacional de la agricultura ha inflado las cifras de desempleo del condado, no se puede negar que el Condado de Imperial está bien familiarizado con la adversidad económica. El ingreso medio por hogar es de $ 44,770, muy por debajo de la media estatal de $ 71,805, y casi una cuarta parte de sus residentes vive por debajo del umbral de pobreza. A nivel estatal, esa cifra es del 13.3%.

Algunos desarrolladores de energía renovable consideran que la vasta extensión de tierras planas y soleadas es ideal para granjas solares. Y el condado es el hogar de casi una docena de plantas de energía geotérmica, que utilizan una reserva subterránea con calefacción natural para generar electricidad libre de contaminación durante todo el día.

"Hace unos cinco años, vimos un auge de energía sostenible y pensamos que iba a desarrollar la fuerza laboral", cometó Priscilla López, directora interina de la Junta de Desarrollo de la Fuerza Laboral del Condado Imperial. "Pero una vez construidos, no crearon empleos. Solo necesitas cinco o seis personas para manejar esas plantas".

Jackson sigue siendo optimista a pesar de tales preocupaciones, y señala que los constructores de viviendas están regresando al Valle "para mirar alrededor" por primera vez desde que el auge de la vivienda se convirtió en una quiebra.

"Es como una pista de baile. Nadie quiere ser la primera pareja en salir a bailar, pero una vez que alguien lo hace, todos salen", dijo Jackson. "Siento que estamos esperando que la primera pareja baile. Aún no hemos podido desembarcar ese único pez grande".

Entre las hileras de cultivos en la granja de Jack Vessey en Holtville, trabajadores de México cosechan ‘bok choy’ y empacan las verduras en cajas de plástico cuando el propietario saluda a sus empleados. El agricultor de cuarta generación dijo que había estado investigando otros cultivos como una forma de ayudar a sostener su negocio.

"Necesitamos esas opciones", expresó Vessey. "Las plantas van a México. No lo llamaría éxodo, pero tengo que encontrar otros cultivos para crecer".

El cáñamo industrial, que podría cultivarse dos veces al año y fue aprobado por el gobierno federal en 2018, es un candidato primario, dijo.

"El cáñamo le va a dar a este valle otro cultivo de alto valor y posiblemente otra industria a través de la extracción de aceites de CBD ... o la fabricación de lociones", explicó. "Creo que muchas áreas en esa industria están buscando aquí".

La clave para la economía del Condado de Imperial es su relación con la ciudad fronteriza de Mexicali. De acuerdo con un informe del condado, de 2018, más de 50,000 personas cruzan cada día, y un estimado de $ 1 mil millones en gastos de venta minorista del consumidor proviene de México.

El condado también ha dado la bienvenida a las inversiones de fuera de México, en el marco del programa conocido como EB-5. Hay tres centros regionales en el Condado Imperial, aprobados por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, con el objetivo de estimular la economía local a través de la creación de empleos y la inversión de capital por parte de inversionistas extranjeros. En áreas como esta con altas tasas de desempleo, los inversores deben aportar $ 500,000 para acceder al programa y recibir sus propios visados ​​de inmigración.

El programa ha provocado múltiples proyectos financiados por inversionistas chinos, como los apartamentos Town Center Villa en El Centro.

Pero otras empresas han enfrentado dificultades.

Cerca de la intersección de California 86 y Neckel Road en Imperial, se encuentra lo que sería un Holiday Inn. El proyecto, financiado a través del programa de inversionistas, se estancó y el edificio y el terreno que lo rodea pronto se irán a la subasta, dijo el supervisor del condado Ray Castillo.

Conduciendo a lo largo de California 111 en Heber, en un día reciente, Castillo se detuvo en un estacionamiento vacío cerca de una estación de servicio. Un inversionista chino inició un proyecto allí también, dijo, con planes de construir un motel y abrir restaurantes que atraigan gentes a una nueva área que llamarían el Centro Imperial.

Abrieron los restaurantes, luego algunos cerraron.

En su apogeo, el proyecto empleó a 150 personas, dijo Castillo. Todos menos 50 perdieron sus trabajos. El condado tomó el centro en mayo como parte de un caso de incumplimiento de préstamo.

"Es desgarrador", dijo Castillo. "Esto comenzó con grandes ideas de lo que podríamos hacer".

Dentro de un lugar de empleo en El Centro, en enero, multitudes de personas buscaban trabajo en las pantallas de las computadoras.

Stephanie Aguilar examinó las publicaciones que incluían un funcionario de prisiones y un asociado de ventas en Gap. Ella ha estado buscando trabajo durante cinco meses, dijo, después de haber sido despedida de su cargo anterior como gerente de ventas de un hotel.

"Es difícil porque mis padres viven en México", relató Aguilar, de 27 años, "y les estaba ayudando a pagar la escuela de medicina de mi hermano".

Angélica Pacheco, una supervisora ​​en el centro de trabajo, dijo que algunas personas vienen todos los días para buscar trabajo o actualizar sus currículos.

"A veces, conseguimos que cientos de personas soliciten una o dos vacantes", dijo. "Es difícil".

Jonathan López y su esposa habían dejado el Condado de Imperial varias veces con la esperanza de construir una vida mejor, pero "cada vez que no podíamos llegar a la gran ciudad, regresábamos al Valle porque tenemos familia aquí, no por la oportunidad de trabajo”.

La familia no puede darse el lujo de alquilar un apartamento, por lo que viven en la casa de la madre de Karla, en Heber. Ellos y sus cuatro hijos se acomodan en dos de los tres dormitorios de la casa.

"Apesta aquí", dijo. "Cuanto más te alejas del condado, más posibilidades tienes".

Piensa que su mejor esperanza es obtener su certificación de técnico de aire acondicionado mientras cobra el desempleo y busca trabajo.

Después de eso, dijo, la familia podría mudarse a Arizona para comenzar de nuevo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°