Estados Unidos tendrá casetas de inspección en la salida hacia Tijuana

En las próximas semanas se abrirá el nuevo acceso que conectará la autopista interestatal al sur de San Ysidro con la aduana mexicana El Chaparral.

De inmediato, la comunidad fronteriza percibirá un cambio: casetas de inspección en cada uno de los carriles que llevan hacia México.

La instalación de este punto de control, a unos pasos del cruce internacional, responde a la necesidad de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de contar con infraestructura adecuada para realizar sus operativos en la zona de una forma más ágil y segura.

Pero de acuerdo con autoridades federales, esto no significa que las revisiones serán permanentes tal y como sucede en el cruce de Tijuana hacia San Diego.

“En este momento, no tenemos la intención de cambiar nuestras inspecciones hacia el sur, ni planes de realizarlas de la misma manera que realizamos las inspecciones hacia el norte”, señaló Ralph DeSio, portavoz con CBP en San Diego.

La frecuencia y duración de estos operativos cambia día con día, pues la idea es que sean impredecibles. Al menos por ahora, y sin importar la instalación de estas casetas, todo indica a que así continuará.

A mediados de mayo abrirán los primeros cuatro de diez carriles que vincularán la interestatal 5 con las 22 líneas de la aduana mexicana y será en junio de este año cuando queden listos los seis restantes, informó Ramón Riesgo, director de proyecto con la Administración General de Servicios (GSA).

De esta manera se duplica el número de carriles de acceso al final de la autopista y se eliminará la curva pronunciada —junto a la extinta Puerta México— que fuera la conexión hacia la garita mexicana.

“El cruce debe ahora ser más ágil y las demoras deben ser menores”, consideró.

Y es que el temor de quienes transitan frecuentemente entre los dos lados de la frontera es que esta medida desate mayores tiempos de espera para ingresar a Tijuana.

“De por sí ya se dura mucho tiempo para cruzar a México, imagínate ahora”, cuestiona Sara Méndez, quién reside al sur de la frontera y labora en Chula Vista.

Jason Wells, director de la Cámara de Comercio de San Ysidro coincide pero asegura haber sostenido pláticas con autoridades estadounidenses quienes le aseguraron que no habrá demoras. “Hay preocupación, pero tenemos que confiar en lo que nos dicen”, mencionó.

“Nos han confirmado y reafirmado que no piensan hacer inspecciones permanentemente”, reiteró Wells, quien ha seguido el proyecto desde que fue anunciado hace una década.

El gobierno federal dijo comprender esta preocupación. “CBP es perceptivo a las necesidades de la comunidad fronteriza. Trabajamos arduamente para encontrar maneras de acortar los tiempos de espera, siempre que podamos sin sacrificar la seguridad”, reiteró DeSio.

“No anticipamos tiempos de espera más largos, de hecho, cuando concluya el proyecto habrá el doble de carriles hacia México de los que había al inicio de la construcción”, agregó el vocero.

De la misma forma, la agencia federal sostuvo la importancia de mantener esta estrategia de seguridad, pensada en gran medida para erradicar el tráfico de armas y dinero ilícito hacia México. Desde su implementación, también se ha detenido a fugitivos que pretendían salir del país, además que se han interceptado automóviles robados, según datos oficiales.

Mendoza es periodista independiente.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°