Ese momento en que tu novio es agregado a la lista "No volar"

Ese momento en que tu novio se agrega a la lista 'No volar'

Había escuchado que Tinder era solo para conexiones (no, gracias), pero después de intentar con todas las demás aplicaciones de citas sin suerte, cedí. En una hora, coincidí con 33 hombres, pero uno en particular se destacó. Hablamos por teléfono y nos reunimos para almorzar. Hicimos clic inmediatamente cuando me hizo reír.

Era tan divertido estar con él que no quería que terminara. De regreso, fuimos a su casa y nos besamos en su sofá, y solo nos besamos durante horas. Me quedé dormida en su pecho, y a la mañana siguiente me dijo que me habría besado toda la noche si hubiera estado despierta.

Mientras más tiempo pasé con él, en la playa de Santa Mónica, en un Q & A en el Directors Guild, más me enamoré de él. Estaba pensando que él podría ser el elegido. Parecía perfecto y en lugar de buscar banderas rojas de alerta, me mantuve optimista.

Entonces, un día, cuando llegué a su casa, anunció: "¡Mira, estoy criando un gato!" (¿Bandera roja?) Me presentó a su nuevo compañero de casa de cuatro patas y parecía extraño que él, un hombre soltero de unos cuarenta años sin matrimonios ni niños, de repente tuviera un gato adoptivo. Unos días más tarde, también anunció: "Me entristece dejarte ir, pero necesito explorar la posibilidad de salir con mi ex novia, y lo termino ahora para no lastimarte". No era yo, insistió, pero necesitaba ver a dónde podría ir esa otra relación.

Justo cuando pensaba en un futuro con él, todo había terminado. (¿Ese gato? Él se estaba ocupando de él para ayudar a su ex).

Estaba en shock y mi cabeza no podía entender el hecho de que no había hecho nada malo. ¿Tal vez no hice nada bien? Seguimos siendo amigos y en dos meses, se dio cuenta de que había cometido un error. Rompió con su novia y dijo: "No es una buena persona. Quiero una relación con alguien que esté disponible".

Realmente me sentí como el plan de respaldo, pero comencé a enamorarme de él (creo) y fuimos una buena pareja. Decidí darnos otra oportunidad. Nos hicimos reír mutuamente y una vez más, empecé a soñar con un futuro con él.

Salimos un mes hasta que fuimos juntos a Puerto Vallarta, México. Las vacaciones fueron increíbles, pero cuando subimos al avión para volver a casa, él comenzó a actuar extrañamente. Para empezar, empezó una pelea con los asistentes de vuelo. El WiFi no funcionaba e insistió en que lo reiniciaran. Todo salió de proporción. En un momento, dijo que la azafata estaba siendo grosera y exigió que lo trataran con respeto.

Le supliqué que se detuviera, pero él seguía presionando su botón para pedir asistencia. Incluso gritó "WiFi". Cuando las pobres asistentes de vuelo estaban en nuestros asientos, pronuncié las palabras "Lo siento mucho", mientras las regañaba. Durante el vuelo, fue al frente del avión. No tengo idea de lo que pasó allí, ya que estaba escondida en mi asiento.

Cuando aterrizamos en LAX se quitó el sombrero e intentó alejarse de mí, como si tratara de evitar a las autoridades. Una vez fuera del avión, se acercaron oficiales uniformados. Me dijo que siguiera caminando, incluso mientras le gritaban que se detuviera. Él los ignoró y pude escuchar que lo detenían, pero ya estaba a mitad de la escalera mecánica. No volví atrás.

Ese es un momento aterrador cuando sabes que tu novio está siendo agregado a la lista de "No Volar".

Fue arrestado, pero más tarde terminaría culpándome por toda la terrible experiencia, diciendo que estaba estresado por nuestro viaje. Afirmó que no sabía a quién se estaban dirigiendo los policías y que no había ninguna razón por la que debería haberse detenido -para mí era obvio-. Sintió que no hizo nada malo y solo estaba exigiendo el respeto que merece. (Irónicamente, él no parecía respetar a las asistentes de vuelo ni a los policías, ni a mí).

Recordé el viaje y me di cuenta de que había algunas cosas que había pasado por alto. Discutió con el agente de alquiler de automóviles porque se quedaron sin autos, y el agente amenazó con llamar a la policía. Fue grosero con el anfitrión de Airbnb y buscó todos los problemas con el alquiler en lugar de todas las características increíbles, solo para poder disputar los cargos.

Más tarde me escribió un correo electrónico diciéndome que lo había abandonado tres veces: en el aeropuerto, cuando seguí caminando como me dijo; unos días más tarde, cuando me negué a llevarlo a urgencias (afirmó que había resultado herido durante su riña con la policía); y cuando caminé hacia la salida de emergencia más cercana y evacué la relación permanentemente.

Me preguntaba qué pasó. ¿Qué salió mal? ¿Por qué había actuado así?

¿Saboteó deliberadamente un futuro conmigo porque tenía tanto miedo al compromiso?

No lo sé. Pero sabía que tenía que distanciarme de él. No podría confiar en él. Quiero decir, ¿quién miente sobre un gato?

Es difícil romper con alguien que amas, pero no importa cuánto lo ames, a veces solo debes amarte más.

 

La autora vive en Valley Village y escribió el libro "Traveling Daisy", sobre su viaje contra el cáncer. Su sitio web es LisaMarieWilson.com.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°