En la era Trump, ser latino con un tono de piel más claro, puede hacer la vida más fácil

En la era Trump, ser latino con un tono de piel más claro, puede hacer la vida más fácil

A lo largo de sus 42 años, la piel de tono más obscuro de Lisette Flores le ha provocado cierta inseguridad. En algunas ocasiones ha sido interrogada sobre su pasado, ya sea mexicana o nativa americana. En la universidad, la joven que tomaba su foto de identificación ofreció aclarar la sombra del fondo para que su imagen se viera un poco menos oscura. En México, un portero de un club nocturno la miró y le preguntó si las demás personas de su grupo se parecían a ella, lejos de las rubias mujeres de piel clara que a menudo aparecían en las populares telenovelas del país. En enero, su piel más oscura la convirtió en blanco de un ataque políticamente más frecuente. Cuando Flores regresó del almuerzo, se encontró con un grupo de simpatizantes de Trump que protestaban frente al edificio del Capitolio del estado de Arizona, en Phoenix. "¡Vuelvan a México!", gritó una mujer, escogiendo a Flores de un grupo de seis. Dos latinas de piel clara escaparon de las palabras agresivas de la manifestante. El 'colorismo', una subcategoria de racismo que favorece la piel clara y penaliza la piel oscura, ha afectado durante mucho tiempo la forma en que las personas son percibidas en este país. Pero ha contribuido a una capa adicional de angustia en la era de Trump, ya que la retórica en torno a la inmigración llama la atención sobre aquellos a quienes algunas personas, con aparentemente más audacia que antes, califican como no pertenecientes a este país. 

"Nunca he cometido un delito, trato de ser una buena vecina, una buena amiga, una buena persona", dijo Flores. "Y saber que cualquier contribución, por grande o pequeña que haya hecho, se considera irrelevante ante ciertos ojos porque no soy rubia ni de ojos azules ni de color de piel clara, que todo lo que ven es alguien que ... consideran como un invasor, como un extranjero, como un criminal, es desalentador". El día después de la elección del presidente Trump en 2016, de acuerdo con Documenting Hate, un proyecto que rastrea incidentes de odio en todo el país, se documenta el caso de una estudiante que le dijo a una niña de séptimo grado en Clarksburg, Virginia: "Ahora vas a tener que regresar a México". El padre de la niña es nativo americano y ella no es de ascendencia mexicana. Su piel es más oscura, señaló el informe. Más tarde ese mes, una mujer informó que estaba en línea en una tienda de comestibles en Austin, Texas, cuando un hombre mayor recogió un periódico con una foto de un hombre latino. "Trump va a deshacerse de ustedes", exclamó antes de sacudir el periódico. La mujer era blanca, pero tenía la piel más oscura. Para muchos latinos, la era Trump ha sido el privilegio, o la falta del mismo, que proviene de ser el 'güero' de piel clara o el 'prieto' de piel oscura de la familia. "Las personas que pueden pasar como blancos tienen menos probabilidades de ser agredidos en la calle o en eventos deportivos y ese tipo de cosas, lo que puede hacer que sea más fácil hacer la vista gorda o minimizar cuando no te enfrentas a esa situación directamente", dijo Margaret Hunter, profesora de sociología en Mills College en Oakland. "Algunas de la gresiones por el tono de la piel se están amplificando en este contexto de racismo y xenofobia". Celia Lacayo era conocida en su familia como "negrita". Su madre y su padre escogieron a su tía y tío de piel más oscura para que fueran sus padrinos. 

"Los tres éramos los marginados de la familia, por así decirlo. Siempre nos llamaron los 'negritos', y muchas veces dirían, 'Oh, es solo por amor'. Pero realmente no se sentía así", dijo Lacayo. "Usted ve las preferencias: la preferencia por el niño de piel clara, el niño que tiene el pelo liso, el niño que tiene los ojos claros. Algo más anglo o europeo". Además de los elogios dentro de las familias, ser una minoría de piel clara también se traduce en beneficios materiales, que incluyen un mayor ingreso y un mayor logro educativo, según los datos. De acuerdo con un estudio de 2015 publicado en la revista Social Currents, los entrevistadores blancos consideran que los latinos y los negros que tienen tonos de piel más claros son mucho más propensos a ser vistos como inteligentes. La colonización del continente americano y la propagación de la esclavitud desempeñaron un papel importante en la denigración de la piel oscura y las características indígenas, dijo Hunter. El color de la piel y el lenguaje son factores estereotipados que muchas personas usan para juzgar la 'americanidad' de alguien. De la misma manera que algunos Sikhs indios han sido atacados por usar turbantes, los latinos de piel más oscura pueden convertirse en blancos simplemente porque se ajustan al estereotipo de cómo luce un mexicano. "Cuando se encuentra en una era de nacionalismo europeo y blanco, el color o el tono de la piel a menudo puede ser un factor para toda una variedad de distinciones", dijo Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino . "A menudo, la tez más oscura se explota como prueba visual de una invasión parasitaria del país, que no es solo evidencia de cambios demográficos, sino una forma de un ataque siniestro en nuestros valores, cultura, economía y seguridad por parte de personas de fuera". La conductora de "Un día a la vez", Gloria Calderón Kellett, que se presentó en el plató con el productor Norman Lear, aprovechó sus experiencias como cubana-estadounidense de piel clara para entrar en el mundo del espectáculo.

 Al crecer, Gloria Calderón Kellett reconoció que ella y su hermano, ambos cubanoamericanos, debían tener experiencias diferentes porque su piel es clara y la suya oscura. "Salíamos a lugares juntos y lo trataban a él de manera diferente a mí", dijo Calderón Kellett, escritora y productora de televisión. "Caminó alrededor del mundo de manera diferente a como lo hice yo". En 2017, mientras su hermano caminaba con sus dos hijos en una playa de San Diego, alguien le dijo que regresara a México. "Estaba tan aturdido", dijo Calderón Kellett. "Nunca habíamos experimentado eso en San Diego". Calderón Kellett decidió hacer referencia al incidente en su programa de Netflix "Un día a la vez", que se centra en una familia cubanoamericana que vive en Los Ángeles. 

En el primer episodio de la segunda temporada, al personaje interpretado por el actor Marcel Ruiz se le dice que "regrese a México" después de que se le escuche hablar español con un amigo. Le dice a su madre que, en otro incidente, el equipo de béisbol contrario lo vio y gritó: "¡Construye el muro!" "Desde que alguien decidió calificar a un grupo completo de personas como violadores y delincuentes, todos piensan que pueden decir cualquier pensamiento racista que se les ocurra", dice su hermana, interpretada por Isabella Gómez, en el episodio. "Es increíble la suerte que he tenido", agrega. "Incluso en estos días, en este mundo abiertamente racista, nunca he tenido un incidente de esa naturaleza". "Tú y tu hermano son de diferentes tonos", dice su madre, interpretada por Justina Machado. Aneliza Ruiz, que crió en el este de EE.UU. y es una segunda generación de mexicoamericanos, tiene ojos color avellana y piel clara. Al crecer, la joven de 21 años sintió que "representaba el sueño de la asimilación". "Creo que está arraigado en querer tener éxito en EE.UU., y eso significa ser blanco y querer lograr algún tipo de vida más fácil a través de este privilegio heredado, y creo que eso realmente es falso", dijo Ruiz. "Creo que es importante tener esta conversación ... especialmente ahora que es tentador separarse de una comunidad que está marginada. Es importante apoyar a aquellos que están en mayor riesgo". Cuando Gisela Meza Salinas, de 22 años, recibía elogios, muchas veces estaban relacionados al color de su piel. El padre de Meza Salinas nació en Puerto Rico y su madre en México. Cada vez que visitaba México, las amigas de su abuela comentaban sobre su piel clara. "Ella es tan bonita, es tan blanca", decían. "Es realmente incómodo, pero no puedo imaginar mi incomodidad en comparación con la de mis primos que son de piel más oscura", dijo Meza Salinas. "Mi incomodidad es porque estoy muy consciente del trato diferente que he recibido. No puedo imaginar estar al otro lado del espectro". Meza Salinas ha oído hablar de incidentes racistas recientes, pero ella no ha experimentado personalmente ninguno. Y eso, ella cree, tiene que ver con lo más superficial de todas las cosas: el color de su piel. "Tienen que saber que soy hispana para agredirme, y como soy blanca, tengo prácticamente puesto un chaleco antibalas". Para leer esta nota en inglés, hacer clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°