Anuncio
Share
LA Times Español

El terremoto más fuerte en décadas golpeó el sur de California, con una magnitud de 6.4 grados

la-1562278481-f0mwt0cpxv-snap-image
Un terremoto de 6.4 grados sacudió el sur de California el jueves por la mañana.
(Jon Schleuss / Los Angeles Times)

Un terremoto de magnitud 6.4 sacudió el sur de California el jueves, el temblor más grande que ha afectado a la región en dos décadas.

El terremoto de las 10:33 a.m. tuvo su epicentro en el Valle de Searles, un área remota del Condado de Kern a unas 100 millas al norte de Los Ángeles, y se sintió en lugares tan alejandos como Long Beach y Las Vegas.

No hubo informes inmediatos de muertes, aunque las autoridades de la ciudad de Ridgecrest respondieron a docenas de llamadas de emergencia.

El Departamento de Bomberos del Condado de Kern estaba respondiendo a “casi 2 docenas de incidentes que iban desde asistencia médica hasta incendios estructurales en y alrededor de la ciudad de Ridgecrest”, según la cuenta de Twitter del departamento.

Anuncio

Hubo informes dispersos de problemas en el Hospital Regional de Ridgecrest. Peggy Breeden, alcaldesa de Ridgecrest, dijo que las autoridades están en proceso de evaluar el hospital.

“Es un poco caótico en este momento”, dijo antes de terminar rápidamente la llamada.

El terremoto fue el más grande en el sur de California desde que el sismo de la Mina Héctor 7.1 golpeó la base de Twentynine Palms Marine Corps en 1999.

La sismóloga de Caltech Lucy Jones, la principal experta en terremotos de California, dijo en una conferencia de prensa a mediodía en Pasadena que anticipa más temblores.

Anuncio

“Deberíamos esperar muchas réplicas”, dijo Jones. Calculó que hay una probabilidad “superior a 50-50" de que se produzca un terremoto de magnitud 5.5 o más el jueves por la tarde.

A las 12:30 p.m. se habían registrado más de 65 réplicas, incluyendo tres que se registraron por encima de la magnitud 4.5.

Mark Leach, un ingeniero que vive en Ridgecrest, estaba en su garaje a punto de ir a una barbacoa del 4 de julio en Los Ángeles cuando comenzó el temblor. Se sintió como si hubiera durado 30 segundos, dijo.

“A mitad de camino salí corriendo a la carretera”, dijo. “Puedes ver algunas grietas en las paredes de yeso y cosas que cayeron de los estantes, como libros, CDs y otros objetos”.

Cuando comenzaron las réplicas, Leach dijo que podía escucharlas antes de sentir el temblor.

El terremoto fue relativamente profundo, ocurriendo a más de cinco millas bajo tierra.

“Estaba en la cocina tratando de hacer un poco de café y todas las ventanas empezaron a sonar”, dijo Emma Gallegos, una periodista de 34 años de edad en el suroeste de Bakersfield. “Al principio fue sólo un poquito, pensé que algo estaba pasando, y luego me di cuenta de que todas las ventanas estaban sonando. Era como un largo y suave balanceo y sentí como si fueran dos olas distintas”.

El Servicio Geológico de Estados Unidos está enviando geólogos al Condado de Kern para buscar una ruptura en la superficie y recopilar otros datos.

Anuncio

Los terremotos de gran magnitud comenzaron a sacudir el Valle de Searles alrededor de las 10:02 a.m., cuando se produjo un sismo de 4.0 grados. Siete minutos más tarde, se produjo un temblor de 2.5 grados. Jones dijo que es posible que el evento de 6.4 grados puede ser el presagio de un movimiento telúrico aún mayor.

“Hay una probabilidad de 1 en 20 de que este lugar tenga un terremoto aún mayor en los próximos días, y de que aún no hayamos sentido el terremoto más grande de la secuencia”, dijo. “Algunas réplicas excederán probablemente la magnitud 5, lo que significa que posiblemente serán perjudiciales”.

California ha tenido una larga “sequía” de terremotos, dijo Jones, pero el sismo del jueves no hace que el “gran terremoto” sea menos probable.

Y agregó: “Siempre debemos prepararnos para el grande”.

El terremoto tuvo su epicentro aproximadamente a 80 millas al noreste de un tramo del Acueducto de Los Ángeles, de 106 años de antigüedad, que atraviesa la falla de San Andrés.

“El personal del acueducto ha sido desplegado como parte de nuestros protocolos estándar de respuesta ante terremotos para inspeccionar el acueducto y las presas”, dijo Joe Ramallo, vocero del Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles. “En la ciudad, las instalaciones críticas también están siendo revisadas”.

“No hay información ni informes de daños en este momento”, dijo.

Otras personas que se encontraban más cerca del epicentro quedaron conmocionadas por el temblor.

Anuncio

“Estaba acostada en mi cama y tenía los pies en la pared y sentía que ambos lados de la casa se movían y temblaban, así que corrí, agarré a mi hermano y a mi hijo y salí a la calle”, dijo Edith Mata, una estudiante de 22 años de Bakersfield College. Su hijo tiene 3 años y su hermano 17.

“Los vecinos de enfrente también estaban afuera con toda su familia de cinco personas. Mi hijo no tenía ni idea de lo que estaba pasando”. Mata dijo que se sentía muy “feo” y que nunca antes había experimentado algo así.

No estaba claro si el temblor causó daños o lesiones. Los funcionarios de Los Ángeles dijeron que no han recibido informes de percances mayores.

En el área de Los Ángeles, el terremoto fue lento y constante, y duró unos 30 segundos.

El sismo se centró a 10 millas al noreste de Ridgecrest, una ciudad de aproximadamente 29.000 habitantes conocida como una pequeña ciudad para esquiadores y snowboarders.

El terremoto se sintió ampliamente en toda el área de Los Ángeles, dijo el sismólogo de Caltech Egill Hauksson.

Es poco probable que haya habido daños significativos en un área urbana importante, dado que el terremoto se centró en una zona remota y casi despoblada, y que el sector afectado se encuentra en una franja de fallas ligeramente al este de Sierra Nevada. La falla de Little Lake es una de ellas, y la última fue causada por un sismo de magnitud 6 en 1984, dijo Hauksson.

Las agencias locales de emergencia se han visto inundadas de llamadas, y los funcionarios instaron a que la gente sólo use el 911 para urgencias.

“Estamos muy conscientes del importante terremoto que acaba de ocurrir en el sur de California. Por favor NO marque al 9-1-1 a menos que haya lesiones u otras condiciones peligrosas. No llame para hacer preguntas, por favor”, dijo el LAPD en una declaración.

El sismo del jueves fue ligeramente más débil que el terremoto de Northridge de 1994, de 6.6 grados, que causó decenas de muertos y miles de millones de dólares en daños. Pero en aquella ocasión el temblor de Los Ángeles golpeó en el centro de un área poblada, mientras que el del jueves se localizó en un área mucho menos desarrollada.

“Hay una probabilidad de 1 en 20 de que ocurra un terremoto aún mayor en los próximos días, y de que aún no hayamos visto el sismo más grande de la secuencia”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio