El sindicato de maestros de L.A. pospone la huelga hasta el 14 de enero

El sindicato de maestros de L.A. pospone la huelga hasta el 14 de enero

El sindicato de maestros de Los Ángeles ha pospuesto el inicio de su huelga hasta el lunes 14 de enero debido a la incertidumbre sobre si un juez podría ordenar al sindicato que espere.

"A diferencia del superintendente de LAUSD, Austin Beutner y su administración, no queremos crear confusión y caos en una situación ya de por sí incierta", dijo el presidente de United Teachers Los Angeles, Alex Caputo-Pearl, en una declaración que fue leída en una conferencia de prensa el miércoles 9 a las 11:45 a.m. en la sede del sindicato en Koreatown.

"Aunque creemos que al final nos darán la razón en la corte, para nuestros miembros, nuestros estudiantes, padres y la comunidad, en ausencia de un acuerdo, planearemos una huelga el lunes."

En la Corte Superior del centro de Los Ángeles, se espera que un juez dictamine si el sindicato United Teachers Los Angeles, notificó con 10 días de anticipación, en forma legal apropiada, al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles que sus miembros ya no trabajarían bajo su contrato actual.

Tal aviso es, bajo la ley estatal de contratos, un paso obligatorio en el camino a una huelga. En este caso, el contrato había expirado hace más de un año, aunque los miembros del sindicato seguían trabajando con él.

Se ha programado una audiencia para el jueves 10 por la mañana.

Mientras tanto, en la sede del distrito escolar, al oeste del centro de la ciudad, equipos del sindicato y del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se encontraban reunidos para negociar y ver si podían resolver las diferencias que de otra manera conducirían a una huelga, ya sea el jueves, según lo programado originalmente, o después.

UTLA anunció públicamente que se iría a huelga el 10 de enero hace unas semanas, por lo que sus líderes creen que han avisado a todo el mundo con suficiente antelación.

Pero el distrito afirma que la unión no dio aviso formal al sistema escolar como se requiere. El sindicato esperaba una decisión sobre el asunto el martes 8, pero un juez no procedió entonces porque el sindicato no había presentado sus documentos electrónicamente antes de las 10 a.m. del día anterior, como lo exigen las nuevas reglas de la corte.

Los problemas logísticos en la corte continuaron a primera hora de la mañana del miércoles, ya sea debido a fallas en el nuevo sistema de archivo electrónico de la corte o a problemas adicionales con la presentación del sindicato o ambos.

Los abogados de ambas partes estaban listos. Pero en lugar de ir rápidamente a una audiencia sobre los méritos del caso, el tribunal tuvo problemas para rastrear el caso dentro de su sistema.

Un secretario judicial dijo que los documentos sindicales podrían haber sido presentados con la casilla equivocada marcada. Como resultado, el papeleo había aterrizado incorrectamente en una larga fila de demandas colectivas pendientes.

Los estudiantes de L.A. Unified School regresaron de las vacaciones de invierno el lunes 7. Ese día, los equipos de negociación del sindicato de maestros y del distrito se reunieron para tratar de evitar la huelga.

Ese esfuerzo de negociación se quedó corto, aunque las dos partes acordaron volver a reunirse el miércoles.

Las negociaciones del lunes incluyeron nuevas propuestas de cada parte.

Después de la sesión del lunes, el equipo del distrito escolar, dirigido por Beutner, dijo que había aumentado su oferta anterior en $75 millones para agregar personal a las escuelas y disminuir el tamaño de las clases.

El distrito no cambió su propuesta salarial. Ha ofrecido a los profesores un aumento del 6% durante los dos primeros años de un contrato de tres años. El sindicato quiere un aumento del 6.5% que entraría en vigor de una sola vez y un año antes.

UTLA ha presionado para que los campus cuenten con "personal completo", enmarcando su activismo como una lucha por el futuro de la educación pública.

Por su parte, el sindicato eliminó la exigencia de dar a los profesores más control sobre los exámenes estandarizados y las decisiones presupuestarias en las escuelas. El sindicato también abandonó su demanda de tener voz y voto cuando el distrito inicie un nuevo programa magnet.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo que había razones para el optimismo.

"Ambas partes hicieron ofertas serias", dijo Garcetti. Beutner demostró la seriedad de su compromiso con temas importantes para el sindicato, y el sindicato tomó medidas reales para reducir sus demandas "para centrarse en los temas en los que todos estamos de acuerdo: menor número de alumnos por clase, más personal de apoyo, salarios decentes y mejorar las escuelas existentes en lugar de abrir otras nuevas".

El último punto de Garcetti se refería a la creciente presencia de escuelas charter privadas, que en su mayoría no están afiliadas al sindicato y compiten con el Unificado de Los Ángeles por los estudiantes.

El sindicato quiere una moratoria sobre las nuevas escuelas charter y ha acusado a los partidarios de esas escuelas de querer desmantelar la educación pública tradicional. Garcetti evitó cuidadosamente criticar dichas escuelas por su nombre.

Beutner se ha ofrecido a crear un comité para examinar las cuestiones planteadas por las escuelas charter. Hasta ahora, eso no ha sido suficiente para Alex Caputo-Pearl, presidente del sindicato de maestros.

Ambos líderes se han mantenido fieles a sus posiciones. Caputo-Pearl dijo que el sindicato haría huelga, de ser necesario, para mejorar la educación de los estudiantes. Beutner dijo que una huelga perjudicaría a los estudiantes y a las familias. Algunas de las propuestas del sindicato, aunque dignas, dijo Beutner, empujarían inmediatamente al distrito escolar a la insolvencia.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°