El presidente mexicano dice a los automovilistas que tengan calma ante la escasez de gasolina

El presidente mexicano dice a los automovilistas que tengan calma ante la escasez de gasolina

En medio de la escasez de gasolina y las largas colas en los surtidores, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que los ciudadanos no deberían "entrar en pánico" y trató de asegurarles que la disponibilidad de combustible pronto volvería a la normalidad.

Los automovilistas hacían fila para llenar sus tanques a medida que más y más estaciones de servicio cerraban debido a la escasez que comenzó cuando las autoridades cerraron ciertos oleoductos en una operación concertada para eliminar el robo desenfrenado de combustible.

El esfuerzo es parte de una importante campaña anticorrupción de López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre y prometió eliminar la participación de las instituciones de gobierno, incluyendo el robo de gasolina de oleoductos y camiones cisterna de propiedad estatal. El robo de combustible es una empresa criminal multimillonaria que involucra a funcionarios mexicanos corruptos.

Pero la escasez de gasolina ha provocado fuertes críticas al nuevo gobierno por parte de automovilistas, empresarios y políticos de la oposición.

"En algunas gasolineras va a haber líneas", dijo López Obrador en una conferencia de prensa. "Si hay gasolina disponible en los tanques de los automóviles, por favor no vaya a la gasolinera en estos días porque estamos en el proceso de normalizar el suministro".

Pero al presidente no se le fijaría un calendario sobre cuándo volvería a la normalidad el suministro de combustible, aun cuando los líderes empresariales emitieron advertencias sobre los peligros de una escasez prolongada.

"Ya estamos escuchando reportes de preocupación e inquietud por parte de las empresas", dijo Juan Pablo Castañón, quien encabeza la principal cámara de negocios de México, a la agencia de noticias Milenio. "Algunos están empezando a prever... impactos económicos".

La escasez inició esta semana en media docena de estados, incluyendo el centro industrial de Guanajuato y el estado de Jalisco, en el Pacífico, donde se encuentra Guadalajara, la segunda ciudad más poblada del país.

Para el miércoles 9 de enero, algunas gasolineras de la Ciudad de México estaban experimentando largas colas cuando se corrió la voz de una posible escasez en los medios sociales y los automovilistas se apresuraron a llenar sus tanques.

"Necesito mi auto para llevar a mis hijos a la escuela, para moverme por esta ciudad", dijo Martha Trejo Castaño, de 43 años, quien esperó más de dos horas en una estación en el distrito de Santa Catarina, al sur de la capital. "Y por favor no me digas —como sugieren los partidarios de López Obrador— que use el transporte público, porque el transporte público en esta ciudad es un terror, con robos, ataques a mujeres y cosas por el estilo".

La insistencia del gobierno en que no hay escasez de gasolina —sólo un problema de distribución a corto plazo— ha indignado a muchos aquí.

"Hoy pasé por cinco gasolineras y todas estaban cerradas", dijo Alfredo Flores García, de 47 años, un médico que también estaba esperando gasolina en el distrito de Santa Catarina. "Si no hay gasolina, hay escasez. Eso está claro".

Las autoridades dijeron que el problema se debe a la decisión de cerrar algunos oleoductos interceptados durante mucho tiempo por ladrones de gasolina conocidos como huachicoleros. Las redes criminales —muchas de las cuales se cree que están vinculadas a los cárteles de la droga— distribuyen la gasolina robada a los proveedores regionales, que venden el combustible con descuento abiertamente en muchas partes de México.

Mientras que los oleoductos cerrados son evaluados por su vulnerabilidad al robo, más combustible está siendo transportado por camiones cisterna mucho más lentos, según el gobierno.

Pemex, la compañía petrolera estatal, perdió cerca de $3 mil millones por el robo de combustible en 2018, según el gobierno.

López Obrador, quien dijo que algunos empleados de Pemex y funcionarios del gobierno anterior probablemente fueron cómplices, reveló en diciembre un plan para enviar a unos 4,000 soldados y marines a vigilar las instalaciones petroleras en un intento de combatir el robo de combustible.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°