Él le habla a los corazones de los demócratas. ¿Pero es Beto O'Rourke un serio contendiente de la Casa Blanca?

Él le habla a los corazones de los demócratas. ¿Pero es Beto O'Rourke un serio contendiente de la Casa Blanca?

Es un candidato fallido del Senado de EE.UU. y con un historial inconfundible en el Congreso que, por el momento, es un prospecto presidencial para el 2020, a pesar del hecho de que puede no postularse y de que tiene muchas posibilidades si lo hace.

Beto O'Rourke sugiere que la especulación es algo que él mismo no puede comprender.

"Creo que esa es una gran pregunta", respondió en una entrevista con el Dallas Morning News cuando se le preguntó si su candidatura fallida al Senado merecía un ascenso a la Casa Blanca. "Me hago esa pregunta a mí mismo".

Y sin embargo, la fascinación se ha posado en el congresista de 46 años de El Paso, que se retira el 3 de enero después de tres períodos.

"Lo que los demócratas están diciendo es que queremos una persona real que no esté tratando de equilibrar cada respuesta con una oración perfectamente analizada, [que] es genuina al permitir que sus sentimientos sean conocidos y escuchados", dijo Peter Hart, un veterano estratega del partido.

Con el vasto campo de potenciales aspirantes a la Casa Blanca que todavía está tomando forma, la lista completa de los aspirantes se conocerá dentro de varios meses.

A principios de 2019 se esperan muchos anuncios formales, como el de la senadora de California Kamala Harris; del senador de Vermont, Bernie Sanders; de la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren y de otros demócratas. 

El perfil de O'Rourke como un demócrata de tendencia izquierdista de un estado conservador y su considerable conjunto de habilidades (un tremendo carisma personal, un dominio de las redes sociales, una capacidad asombrosa para recaudar dinero) lo convierten en lo más cercano a una ruptura con el pasado.

Recaudó $ 80 millones y construyó una base de simpatizantes a nivel nacional con una transmisión en vivo de la campaña que jugó como una bitácora de viaje y abrió nuevos caminos en la relación entre el elector y el candidato.

Quizás más significativas fueron las posiciones a las que apostó.
Apoyó el control de armas, la salud universal y los jugadores de fútbol que se arrodillaban durante el himno nacional para protestar contra la injusticia social, posiciones que claramente no apuntaban a resolver problemas delicados.

"Presenté mi visión para Texas y para este país en los últimos dos años sin realizar una sola encuesta para averiguar dónde estaban las personas sobre los temas o qué tan popular era o cómo me iría en esta comunidad o en esa", dijo O'Rourke a los periodistas recientemente, después de celebrar su última reunión en el ayuntamiento del Congreso en El Paso.

Para algunos liberales, los logros de O'Rourke no son lo suficientemente progresistas. Como miembro moderado en la Cámara, no logró, por ejemplo, firmar una legislación que creara un sistema de salud administrado por el gobierno.

Pero la combinación de espontaneidad sin guiones y puntos de vista sumamente analizados, sugieren una autenticidad que muchos otros en el partido están ansiando desesperadamente.

Se sabe que los demócratas piensan tanto o más con sus corazones que con sus jefes, especialmente en las primeras etapas de su proceso de nominación presidencial cuando casi cualquier cosa, y cualquier candidatura, parecen plausibles.

A diferencia de los conservadores, que tienden a ver al gobierno como algo oneroso que necesita ser restringido, muchos en la izquierda ven al gobierno como una fuerza que debe ser aprovechada y quieren que su presidente represente esa visión idealizada. Ese hambre explica la búsqueda perenne del próximo John F. Kennedy o, más recientemente, de Barack Obama.

"Viene de la creencia de que, a través de la política, podemos lograr un propósito más alto", dijo David Axelrod, quien ayudó a promocionar a Obama a la Casa Blanca, con más electricidad que experiencia. "Esa creencia requiere de alguien que inspire confianza en que esto se puede hacer y que nos convoca a esos valores más altos".

El anhelo también ayuda a explicar la atracción, al menos para algunos, de O'Rourke, que muestra una sonrisa abierta y una “mata” de cabello marrón grisáceo que recuerda a uno de los Kennedy, con las extremidades largas y el brío juvenil del candidato Obama.

Axelrod ve similitudes entre Obama y O'Rourke, incluyendo su ascenso político entre seguidores nacionales, y también importantes diferencias, entre otras, la cuestión de si el congresista de Texas tendrá el gran atractivo entre los afroamericanos, un segmento electoral demócrata clave que Obama obtuvo como candidato negro que hizo historia.

En cualquier caso, a Axelrod le gustaría ver a O’Rourke correr. (Los dos no han discutido la carrera, aunque O’Rourke ha hablado en privado con Obama).

Lo que no está claro es su desempeño como candidato para 2020.

"Hay una proyección de esperanzas y sueños", dijo Jim Henson, quien tenía una visión de primera fila del Senado de O’Rourke como politólogo en la Universidad de Texas en Austin. "Todavía se le percibe como el asesino de un gigante, aunque no mató al gigante".

Para algunos, el hecho de que estuvo tan cerca de ganar, perdiendo ante el republicano Ted Cruz por solo 3 puntos porcentuales, 51% a 48%, habla de su gran promesa política.

Fue la actuación más fuerte realizada por un demócrata de alto nivel en Texas en casi tres décadas, aunque no está claro cuánto estuvo haciendo y cuánto resultó de una reacción violenta contra el presidente Trump.

O'Rourke no ha ofrecido una fecha firme para tomar una decisión sobre si buscará la Casa Blanca o, como lo han pedido algunos demócratas de Texas, desafiar al otro senador republicano del estado, John Cornyn, titular en tres períodos, en 2020.

"Me encantaría llevar una mochila al desierto de Gila", dijo O’Rourke al Dallas Morning News, refiriéndose a una gran extensión en el suroeste de Nuevo México, "y simplemente pasar un tiempo pensando en las cosas".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°