Anuncio
Share
LA Times Español

El informe de Mueller no exonera explícitamente a Trump y cita posibles actos de obstrucción

El fiscal especial Robert S. Mueller III no exoneró explícitamente al Presidente Trump de las acusaciones de tratar de obstruir la investigación sobre Rusia, asegurando que el debate sobre la conducta del presidente continuará.

“Si tuviéramos la plena confianza después de una investigación exhaustiva de los hechos de que el presidente claramente no cometió obstrucción a la justicia, así lo diríamos”, escribió Mueller en su informe, que el Departamento de Justicia publicó este jueves por la mañana. “Basándonos en los hechos y en las normas legales aplicables, no podemos llegar a esa conclusión.

En el informe no se llega a la conclusión de que el presidente haya cometido un delito.

En cambio, el informe detallaba “múltiples actos del presidente que fueron capaces de ejercer una influencia indebida sobre las investigaciones de las fuerzas del orden, incluidas las investigaciones de interferencia y obstrucción rusas”.

Anuncio

“Los incidentes se llevaron a cabo a menudo a través de reuniones individuales en las que el presidente intentó utilizar su poder oficial fuera de las vías habituales.

El informe describe la reacción inicial de Trump al enterarse de que Mueller había sido designado el 17 de mayo de 2017 para investigar los posibles vínculos entre su campaña y los rusos.

El presidente se reunió ese día con Sessions, entonces fiscal general y McGahn, jefe del gabinete, para entrevistar a los posibles reemplazantes del director del FBI. Sessions salió de la sala para recibir una llamada de Rosenstein y regresó para informar a Trump que su ayudante le había pedido a Mueller que realizara la investigación rusa.

Trump reaccionó con furia. “Oh, Dios mío”, dijo Trump, de acuerdo con las notas tomadas por el jefe de personal de Sessions. “Esto es terrible. Este es el final de mi presidencia”, dijo, añadiendo una mala palabra: “Estoy...”.

Anuncio

"¿Cómo pudiste dejar que esto pasara, Jeff?” Trump reclamó a Sessions, diciéndole al fiscal general que lo había defraudado y que se suponía que lo debía haber protegido.

“Todo el mundo me dice que si eres sujeto de una de esas investigaciones independientes, eso arruina tu presidencia”, continuó Trump. “Lleva años y años y no podré hacer nada. Esto es lo peor que me ha pasado en la vida”.

Las preocupaciones de Trump comenzaron poco después de su elección. Expresó su preocupación a sus asesores de que los informes sobre “la interferencia de Rusia en las elecciones podría llevar al público a cuestionar la legitimidad de su elección”, dice el informe.

Trump trató de influir en la investigación del FBI sobre su ex asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, diciéndole al entonces director del FBI, James B. Comey, que considerara la posibilidad de “despedir a Flynn”, dice el informe sobre una reunión que había negado Trump con anterioridad.

En un fin de semana de junio de 2017, Trump llamó a su entonces asesor legal de la Casa Blanca, Don McGahn, a su casa y le ordenó que le dijera al vicealmirante Rod J. Rosenstein que Mueller debía ser removido porque tenían conflictos de intereses.

McGahn no cumplió con la orden. Le preocupaba que pudiera desencadenar una situación que recordaría las renuncias de altos funcionarios del Departamento de Justicia que se negaron a cumplir las órdenes del presidente Nixon de despedir a un abogado especial que investigaba el caso Watergate. McGahn decidió que renunciaría en lugar de seguir adelante con tal orden, según el informe.

En 2018, cuando las noticias relataron el episodio, Trump presionó a McGahn para que negara las acusaciones pero McGahn se negó a hacerlo.

El presidente también pidió a un ex director de campaña, Cory Lewandowski, que llevara un mensaje a Sessions para que instara al fiscal general a anunciar públicamente que la investigación sobre Rusia era “muy injusta” para Trump.

Anuncio

El presidente también se reunió en privado con Sessions en el Despacho Oval en octubre de 2017 y sugirió, según notas tomadas por un asesor superior, que sería un “héroe” si retiraba su recusación.

“No voy a hacer nada ni a ordenarte que hagas nada. Sólo quiero que me traten justamente”, dijo Trump a Sessions.

Sin embargo, un factor para decidir si el presidente obstruyó la justicia fue que Mueller y su equipo no probaron que “el presidente estuviera involucrado en un crimen subyacente relacionado con la interferencia de Rusia en las elecciones”, señala el informe.

Mueller también señaló varias circunstancias únicas que rodean la investigación de Trump: fue presidente y encargado de la rama ejecutiva y llevó a cabo muchos de sus actos en público.

“Las pruebas apuntan a una serie de otros posibles motivos personales que animan la conducta del Presidente”, dice el informe.

“Esto incluye la preocupación de que una investigación continuada ponga en duda la legitimidad de su elección y la posible incertidumbre sobre si ciertos eventos -como la notificación previa de la publicación de información pirata por parte de Wikileaks o la reunión del 9 de junio de 2016 entre altos funcionarios de la campaña y los rusos- podrían ser vistos como una actividad delictiva del presidente, su campaña o su familia”.

Antes de que se publicara el informe, el general William P. Barr ofreció repetidamente una explicación más positiva de las acciones de Trump, diciendo que no hubo “ninguna colusión” con el gobierno ruso durante la campaña de 2016.

Barr confirmó que Rusia intentó interferir en las elecciones presidenciales de 2016. Su confirmación contrasta con las repetidas declaraciones de Trump que han puesto en duda la participación de Rusia.

Anuncio

Pero el énfasis de Barr en “no colusión” probablemente alimente las críticas de los demócratas de que ha tratado de proteger al presidente. Barr también dijo que compartió una versión editada del informe con el equipo legal de la Casa Blanca y con Trump.

“El resultado final”, dijo Barr en su conferencia de prensa de este jueves por la mañana, es que “después de casi dos años de investigación, miles de citaciones, cientos de órdenes de arresto y entrevistas a testigos, el abogado especial confirmó que el gobierno ruso patrocinó los esfuerzos para interferir ilegalmente en las elecciones presidenciales de 2016, pero no encontró que la campaña de Trump u otros estadounidenses colaboraran en esos esfuerzos”.

Los comentarios llegaron menos de dos horas antes de que el Departamento de Justicia publicara una versión editada del informe confidencial del abogado especial Robert S. Mueller.

Además de presentar las pruebas sobre si algún estadounidense participó en el complot electoral ruso, el informe también revisa 10 episodios en los que Trump actuó de maneras que podrían considerarse esfuerzos para interferir con la investigación de Mueller, dijo Barr.

Mueller no llegó a un “juicio final de la fiscalía” sobre si alguno de esos episodios equivalía a una obstrucción ilegal de la justicia, dijo Barr. Repitió su propia conclusión de que no lo hicieron, diciendo que Trump tenía “motivos reales” para oponerse a la investigación.

Un cargo de obstrucción a la justicia generalmente requiere prueba de que el acusado actuó por intención ‘corrupta’. En el caso de Trump, “hay pruebas sustanciales que demuestran que el presidente estaba frustrado y enojado por la sincera creencia de que la investigación estaba socavando su presidencia”, dijo Barr.

“Como se dijo desde el principio”, añadió el fiscal general, “no hubo colusión”.

Los demócratas de la Cámara de Representantes temían que Barr estuviera tratando de dar su propio giro a la investigación antes de que el informe fuera público.

“El fiscal general parece estar llevando a cabo una campaña en los medios de comunicación en nombre del presidente Trump”, dijo el representante Jerrold Nadler (demócrata de Nueva York), presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, en una conferencia de prensa el pasado miércoles por la noche.

Mientras Barr hablaba este jueves, Nadler publicó una carta formal en la que le pedía a Mueller que testificara.

“Está claro que el Congreso y el pueblo estadounidense deben escuchar al asesor especial Robert Mueller en persona para entender mejor sus hallazgos”, escribió Nadler en Twitter.

Barr dijo que no tiene “ninguna objeción" de que Mueller testifique.

El documento de casi 400 páginas - titulado “Informe sobre la investigación de la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016" - es la culminación de 22 meses de trabajo de Mueller y su equipo.

Su largamente esperado lanzamiento, incluso en forma de redacción, podría ser uno de los momentos cruciales de la presidencia de Trump y es probable que repercuta en la campaña de 2020.

El caso ya ha generado una serie de amenazas legales y políticas que continuarán acompañando a Trump. Otras investigaciones federales siguen en curso en varias jurisdicciones, sobre todo en Nueva York, y los demócratas de la Cámara de Representantes han iniciado investigaciones sobre las finanzas de Trump, sus tratos comerciales, sus relaciones con bancos extranjeros y otros asuntos.

Los republicanos están presionando al Departamento de Justicia para que investigue los presuntos abusos en las primeras etapas de la investigación en Rusia. El equipo legal de Trump también se está preparando para publicar su propio contra informe sobre la investigación de Rusia.

En las semanas transcurridas desde el 22 de marzo, cuando Mueller presentó el informe, los abogados del Departamento de Justicia y de la oficina del abogado especial han recortado detalles relacionados con pruebas secretas del gran jurado, inteligencia clasificada, investigaciones en curso y “terceros periféricos”. Barr dijo que el presidente no hizo valer el privilegio ejecutivo de mantener cualquier información en secreto.

Incluso sin las partes que han sido censuradas, el informe proporcionará una ventana mucho más amplia a la investigación que la carta de cuatro páginas que Barr entregó al Congreso el pasado 24 de marzo.

La carta de Barr decía que Mueller no estableció la existencia de una conspiración criminal entre la campaña de Trump y el gobierno ruso mientras Moscú intentaba influir en las elecciones de 2016.

Barr también escribió que Mueller no llegó a una conclusión sobre si el presidente había obstruido la justicia. Sin embargo, Barr y Rosenstein decidieron que las pruebas eran insuficientes para demostrar que Trump había cometido un crimen.

La investigación de Rusia comenzó como una investigación de contrainteligencia a mediados de 2016, y finalmente examinó los grandes esfuerzos de Moscú para utilizar los medios sociales, piratear correos electrónicos e influir en los votantes estadounidenses para reducir el apoyo a Hillary Clinton, la opositora demócrata de Trump a la presidencia.

También examinó si alguno de los ayudantes de campaña de Trump coordinaba directamente con la operación rusa. El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, que opera en secreto, autorizó repetidamente la vigilancia a un ex ayudante de campaña, iniciando desde antes de las elecciones.

Cuando Trump despidió a James B. Comey como director del FBI en mayo de 2017, Mueller fue nombrado asesor especial para dirigir la investigación y protegerla de la influencia política.

La investigación resultó en cargos criminales contra 34 personas, incluyendo algunos de los asociados más cercanos de Trump.

Su primer asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, admitió haber mentido a agentes federales sobre sus conversaciones con el embajador ruso durante la transición presidencial. El ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, fue sentenciado a 7½ años de prisión por evasión de impuestos, fraude bancario y cargos de conspiración relacionados con su trabajo como consultor político en Ucrania.

El abogado del presidente, Michael Cohen, se declaró culpable de mentir al Congreso sobre las negociaciones para construir una Torre Trump en Moscú. También se vio envuelto en una investigación paralela sobre los pagos a dos mujeres que dijeron que habían mantenido relaciones con Trump.

La mayoría de las personas acusadas por Mueller eran ciudadanos rusos que probablemente nunca verán el interior de un tribunal estadounidense.

Entre ellos hay una docena de oficiales de inteligencia militar que supuestamente piratearon computadoras del Partido Demócrata y publicaron decenas de miles de correos electrónicos a través de WikiLeaks durante momentos clave de la campaña.

También fue acusado Yevgeny Prigozhin, un oligarca que tiene estrechos vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin y que supuestamente financia la Agencia de Investigación de Internet en San Petersburgo. Una docena de empleados de la organización fueron acusados de difundir contenidos divisivos y falsos en los medios sociales.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio