El funeral de McCain en la Catedral Nacional de Washington cierra varios días de tributos públicos

and Contact Reporter
El funeral de McCain en la Catedral Nacional de Washington cierra varios días de tributos públicos

Bajo los arcos neogóticos de la Catedral Nacional, la clase política de Washington se reunió el 1 de septiembre para despedirse del senador John McCain, coronando días de homenajes al héroe de guerra y contendiente presidencial republicano que murió de cáncer cerebral, a la edad de 81 años.

Dos ex presidentes que impidieron que McCain ganara ese título, el demócrata Barack Obama y el republicano George W. Bush, elogiaron al senador ante 2,500 invitados.

La presencia de los ex presidentes fue idea de McCain, en una muestra final y conmovedora del bipartidismo que fue su sello distintivo, y que exhibió en los servicios fúnebres desde Phoenix hasta el Capitolio de Estados Unidos en los últimos tres días.

En sus últimas semanas y meses, McCain personalmente presidió muchos de los preparativos para su funeral, incluida una abundancia de momentos simbólicos de su vida y carrera, y el deseo de que el actual presidente no fuera incluido.

El sábado 1 de septiembre por la mañana, acababa de terminar una tormenta cuando el coche fúnebre que transportaba su ataúd desde el Capitolio hasta la catedral, se detuvo en el Vietnam Veterans Memorial, donde su esposa Cindy, de 38 años, dejó una corona de rosas rojas y blancas acentuadas con flores azules, y una cinta que decía: "En honor a todos los que sirvieron".

McCain soportó casi seis años de tortura en cautiverio después de ser derribado como piloto de la Armada en Hanoi, pero más tarde se convirtió en un campeón de la reconciliación de posguerra y fue ampliamente admirado en Vietnam.

Fue acompañada en silencio por la inclinada escalinata junto al muro conmemorativo de Vietnam, por el secretario de Defensa, James N. Mattis y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca John F. Kelly, dos ex generales de la Marina conocidos por McCain, cuyo nombramiento en el gabinete del presidente Trump tranquilizó al senador.

En el punto más profundo de la pared, un marinero colocó el soporte de la corona y el pequeño grupo, que incluía a los siete hijos de McCain, hizo una pausa para orar.

Mientras caminaban lentamente hacia la caravana, los turistas reunidos rompieron en aplausos.

El servicio conmemorativo en la Catedral Nacional de Washington fue pensado como la última de las conmemoraciones públicas. La familia McCain planea un entierro privado el domingo en la Academia Naval de Annapolis, Maryland, donde el senador, el hijo y el nieto de almirantes de cuatro estrellas se graduó en 1958.

Los invitados - dignatarios extranjeros, oficiales militares y asociados políticos de McCain- comenzaron a llenar los bancos de la catedral, escoltados por cadetes de la Academia Naval vestidos de blanco, dos horas antes del inicio del servicio.

Entre los asistentes estuvieron el ex senador Robert Dole, el veterano líder republicano del Senado, y Joe Lieberman, el ex demócrata a quien McCain había dicho que quería nombrar candidato a vicepresidente en 2008, en lugar de Sarah Palin. Ella no fue invitada.

La soprano Renee Fleming iba a interpretar la balada irlandesa "Danny Boy", que a McCain le gustaba escuchar en los meses posteriores a su diagnóstico en 2017. Los portadores del féretro reflejaron las diversas amistades del senador, incluido Joe Biden, su colega demócrata en el Senado y el vicepresidente de Obama; el disidente ruso Victor Kara-Murza, y el actor y director de cine Warren Beatty.

El funeral sigue a las conmemoraciones que comenzaron el miércoles 29 de agosto en el estado natal de McCain, Arizona, y continuaron hasta la Rotonda del Capitolio, donde su cuerpo yacía el viernes, un honor otorgado a pocos estadounidenses.

Los miembros de ambos partidos elogiaron al difunto legislador como la encarnación de los ideales tradicionales del patriotismo y la civilidad en una era política amargamente polarizada.

McCain dejó en claro antes de su muerte que el presidente Trump no sería bienvenido en su funeral. Homenajes, y la propia despedida póstuma de McCain hecha el lunes por un antiguo asistente, evitaron mencionar a Trump por su nombre, pero lamentaron la división en la capital de la nación y lo que el presidente ha venido a representar.

Trump, que demeritó la estatura del senador como un héroe de guerra por sus años de brutal cautiverio en Vietnam del Norte, se había burlado públicamente de McCain hasta el final en manifestaciones políticas.

El viernes, mientras McCain por última vez fue llevado al Capitolio donde había servido en la Cámara de Representantes y el Senado, Trump asistió a una recaudación de fondos en Carolina del Norte.

El sábado por la mañana, mientras se realizaba el funeral, Trump tuiteó repetidamente contra la investigación de la interferencia electoral de Rusia, su campaña y su posible obstrucción a la justicia.

El viernes, una fuerte lluvia repentina cayó cuando una guardia de honor, compuesta por miembros de las ramas de los militares de Estados Unidos, subió el ataúd por los escalones del Frente Este del Capitolio. La bandera empapada  fue cambiada antes de que el ataúd fuera llevado a la Rotonda, donde los miembros del Congreso, gobernadores, diplomáticos y oficiales militares esperaban.

Allí, la ceremonia de media hora ofreció el espectáculo a veces incómodo de los principales aliados políticos de Trump que elogiaban el largo servicio público de McCain.

"El presidente me pidió que estuviera aquí, en nombre de una nación agradecida, para pagar una deuda de honor y respeto a un hombre que sirvió a nuestro país durante toda su vida en uniforme y en cargos públicos", dijo el vicepresidente Mike Pence.

El presidente de la Cámara, Paul D. Ryan (R-Wis.), quien abandonó su resistencia al candidato Trump para respaldar la agenda del presidente, llamó a McCain "una de las almas más valientes que nuestra nación ha producido".

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R -Ky.), quien durante años luchó amargamente y finalmente con éxito contra la prioridad exclusiva de McCain, la reforma financiera de campaña, lo describió como un héroe estadounidense.

"Agradecemos a Dios por darle a este país un hombre como John McCain", dijo McConnell.

También estuvieron presentes en las ceremonias del Capitolio Mattis y Kelly; el procurador general, Jeff Sessions, un ex senador que ha sido el blanco favorito del presidente por no protegerlo de la investigación de Rusia, y Rod Rosenstein, el vicefiscal general que también se ha convertido en un némesis de Trump en el proceso de supervisar esa extensa investigación por parte de consejero especial Robert S. Mueller III.

Roberta, la madre de McCain, fue llevada cerca del ataúd en su silla de ruedas para honrar al hombre al que todavía llamaba "Johnny".

Durante la tarde, miles de personas ingresaron a la rotonda para pasar frente al ataúd de McCain, que descansaba sobre un catafalco de pino construido hace más de un siglo y medio para el presidente Lincoln.

Una guardia de honor de la policía del Capitolio de Estados Unidos permanecía de pie durante la noche, bajo la gran cúpula del Capitolio.

Hace casi un año que McCain recibió su desagradable diagnóstico de un glioblastoma agresivo, el mismo tipo de tumor cerebral que mató a su buen amigo, el senador Edward M. Kennedy, demócrata de Massachusetts, en 2009.

Su familia anunció el 24 de agosto que el tratamiento médico para su cáncer había sido descontinuado; al día siguiente, él había muerto.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°