El fotógrafo capturó fotos espectaculares de relámpagos y se arriesgó a morir 

El fotógrafo capturó fotos espectaculares de relámpagos y se arriesgó a morir 

Mike Eliason estaba parado en un charco al final de un muelle de madera sobre el océano en Santa Bárbara cuando una espectacular tormenta eléctrica en la costa sur de California iluminaba el cielo. El trueno rugió como si alguien estuviera sacudiendo una chapa metálica. Inmediatamente puso su trípode de metal y sacó su cámara.

"¿Qué podría salir mal?", bromeó el portavoz del Departamento de Bomberos del Condado de Santa Bárbara el pasado miércoles por la tarde. "Lo que realmente necesitaba... era un palo de golf en la mano y estaría perfectamente preparado".

Su arriesgada aventura, que ciertamente rompió muchas de las reglas para evitar ser impactado por un rayo, pero de la que salió ileso, produjo algunas de las imágenes más espectaculares de larga exposición del espectáculo de rayos que definieron la última tormenta de invierno este año en California.

Sólo enuntramodecincominutos,elServicio MeteorológicoNacional registró 1.489pulsosde relámpagos en lacosta, 231 enelCondadode Santa Bárbara y 40 enelCondadodeLos Ángeles,dijo KathyHoxsie,delservicio meteorológico en Oxnard.

"Seguramente fue un espectáculo impresionante, para los estándares de Santa Bárbara", dijo Eliason. "Estoy seguro de que las personas de Texas y Oklahoma simplemente se quedaron con la boca abierta".

En un momento dado, un rayo impactó la energía eléctrica en Stearns Wharf y la costa de Santa Bárbara durante unos 10 segundos. Tras casi dos horas de sesión de fotos, Eliason decidió que ya había tenido suficiente: los relámpagos centelleaban en todas direcciones como enormes telarañas en el cielo.

"Ya fue suficiente", recordó haber pensado. "Debería empacar e irme".

La tormenta cayó en el Condado de Santa Bárbara durante la noche, golpeó la región con fuertes lluvias, granizo y tormentas eléctricas, y se trasladó al Condado de Los Ángeles el miércoles temprano.

Un conjunto de fuertes lluvias en Malibú deslizaron lodo y rocas en Malibu Canyon Road, bloqueando temporalmente una parte del lado sur, mientras la tormenta se asentaba en LA iniciando el día. Por la noche, la tormenta había batido los registros diarios de lluvia en varias áreas, incluido el centro de la ciudad de Los Ángeles, el aeropuerto internacional de Los Ángeles y Lancaster.

El centro de Los Ángeles recibió al menos 1.24 pulgadas el pasado miércoles, rompiendo el récord de 0.88 pulgadas en 1884.

Gran parte del sur de California ha recibido lluvias por encima del promedio para esta época del año, y muchas áreas ya han registrado un promedio de lluvia en un año. El centro de la ciudad de Los Ángeles había recibido 17.98 pulgadas desde que comenzó la temporada de lluvias en octubre, superando las 14.93 pulgadas que la ciudad recibe en promedio cada año.

Es un cambio brusco en comparación con el último año, que fue el tercero más seco desde que comenzaron los registros en 1877, con apenas 4.72 pulgadas de lluvia. Los últimos siete años, anteriores a este año de lluvia, que van del 1 de octubre al 30 de septiembre, las precipitaciones han estado por debajo del promedio.

La Sierra Nevada, la cordillera más grande de California, también ha tenido un año excepcional. Las precipitaciones que han tenido en tres regiones de la Sierra están a punto de llegar a lo que normalmente tienen en un año en esta temporada.

Los meteorólogos pronostican lluvias dispersas hasta este viernes.

Se espera que caigan hasta 2 pulgadas de lluvia en Malibú, Woodland Hills, Santa Clarita y Pasadena hasta la madrugada del jueves, mientras que el resto del área metropolitana de Los Ángeles probablemente verá una pulgada o un poco más, según el servicio meteorológico.

Los funcionarios de salud pública aconsejaron a las personas que eviten nadar y surfear en las playas hasta el sábado por la mañana, y dijeron que las bacterias y los desechos pueden llegar al océano desde las calles.

La mayor parte de la tormenta llegó a los condados de Santa Bárbara y Ventura durante la noche del martes, arrojando casi un cuarto de pulgada (0.24) –con la zona de incendios en Thomas a tan sólo nueve minutos. Hasta el miércoles temprano, el río atmosférico, crecido por la humedad subtropical, había derramado 2.61 pulgadas de lluvia en Potrero Lane en el condado de Santa Barbara y más de 3 pulgadas en Pine Mountain Inn en el condado de Ventura en un lapso de 24 horas, según el servicio meteorológico.

Los meteorólogos dijeron que no era típico que un río atmosférico, que transporta aire más cálido, produzca granizo. Los gránulos de lluvia congelada fueron probablemente el resultado de un frente frío que empujó la tormenta a través de la región, lo que causó cierta inestabilidad en la atmósfera, lo que probablemente contribuyó a la exhibición de rayos.

Los rayos cayeron brevemente sin electricidad en tres terminales del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles y en el aeropuerto de Santa Bárbara. Otros impactos provocaron pequeños incendios y quemaron palmeras en toda la región.

Un vuelo de Delta a Seattle regresó a LAX luego de ser alcanzado por un rayo, dijo el oficial de policía del aeropuerto de Los Ángeles, Rob Pedregon. No se reportaron heridos.

Las preocupaciones por las inundaciones en el condado de Santa Bárbara hicieron que las autoridades ordenaran evacuaciones antes de la tormenta para unas 3.000 personas que viven bajo las laderas devastadas por los incendios de Sherpa, Thomas y Whittier. Los oficiales del alguacil del condado de Santa Bárbara terminaron la alerta de evacuaciones el miércoles por la mañana después de que la lluvia no provocó grandes aludes en la región.

"En realidad, nos fue bastante bien, considerando lo que pasamos", dijo Eliason.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°