El debate sobre el retiro del billete de $100 reaparece con un aumento en la circulación

El debate sobre el retiro del billete de $100 reaparece con un aumento en la circulación

Un aumento desconcertante en el número de billetes de $100 dólares en circulación y la desaparición prevista del billete de banco de $500 euros han resucitado el debate sobre la necesidad de una moneda de tres dígitos, dado su predilección por los criminales de todo el mundo.

Hace una década, el número de billetes de $100 dólares estaba muy por debajo de los billetes de $1 y $20. Pero la cuenta se ha duplicado desde el final de la crisis financiera, según datos de la Reserva Federal; para 2017, el billete de $100 había eclipsado al billete de un dólar y se había convertido en la moneda estadounidense de mayor distribución. La producción sigue incrementando y los expertos están perplejos.

“Podría ser impulsado por el temor mundial a tasas de interés negativas en Europa y Japón, o podría ser un vehículo de ahorro para los hogares estadounidenses preocupados por otra crisis financiera, o podría ser impulsado por una mayor demanda de la economía mundial”, escribió Torsten Slok, economista jefe del Deutsche Bank, en una nota a los inversores la semana pasada.

La divisa con cara de Benjamin Franklin ha sido el billete de más alta denominación de Estados Unidos desde que los billetes de $500, $1.000 y $5.000 fueron eliminados en 1969, pero no es muy popular para las transacciones diarias. El estadounidense promedio lleva alrededor de $60 en efectivo, según un estudio de 2017 del Banco de la Reserva Federal de Atlanta. Un estudio realizado en diciembre por el Centro de Investigación Pew descubrió que alrededor del 30% de los estadounidenses no usan dinero en efectivo semanalmente, lo que sugiere que, en la era digital, el dinero en efectivo está pasando de moda.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos es responsable de la impresión de la moneda, y lo hace para reemplazar los billetes viejos o dañados, o para satisfacer el aumento de la demanda. Pero la vida útil de los billetes de $100 es de unos 15 años, en comparación con los 8.5 años de un billete de $50, por lo que no es necesario reemplazarlos muy a menudo.

La gran mayoría de los billetes ni siquiera están en EE.UU. Un documento de investigación de 2018 del Banco de la Reserva Federal de Chicago estima que hasta el 80% de los 12.000 millones de billetes de $100 dólares en circulación residen fuera del país. Parte de este crecimiento se debe probablemente a que el dólar estadounidense sustituyó a las monedas locales en entornos económicos inestables.

“Creemos que la importancia de la demanda externa es única para el dólar”, dijo Ruth Judson, economista de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, en un artículo publicado en 2018 por el Banco de la Reserva Federal de Richmond. “Otras monedas también se utilizan fuera de sus países de origen, pero según lo que sabemos, la mayor parte de los billetes que circulan fuera del país es el dólar”.

Una posibilidad es un aumento de la corrupción y la actividad delictiva a nivel mundial. Un artículo publicado en 2016 por el Mossavar-Rahmani Center for Business and Government de la Universidad de Harvard afirmaba que los billetes de alta denominación son el “mecanismo de pago preferido” de los delincuentes, debido al “anonimato y a la falta de registro de transacciones que ofrecen, y a la relativa facilidad con la que pueden ser transportados y trasladados”.

El artículo de Harvard, de Peter Sands, ex director ejecutivo de Standard Chartered Bank, pone la conveniencia de los billetes de altas denominaciones para los delincuentes en términos claros: un millón de dólares en billetes de $20 pesaría más de $50 libras, pero en billetes de $500 euros, sólo sería un poco más de 2 libras.

Aunque no se dispone de cifras exactas, la cantidad de dinero en efectivo que los delincuentes lavan cada año podría oscilar entre cientos de miles de millones de dólares hasta 1 billón de dólares, dijo en un informe de 2015 el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), un organismo intergubernamental que lucha contra la financiación ilícita. El dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina y el franco suizo se encuentran entre las monedas preferidas de los delincuentes.

“En muchos casos, incluso, cuando el producto de un delito se genera inicialmente en forma electrónica (como el robo de fondos de una cuenta bancaria), los delincuentes optan por retirar los fondos de una cuenta bancaria en efectivo, transportarlos a otro país y depositarlos en otra cuenta con el fin de interrumpir la pista de auditoría”, dice el informe.

En Estados Unidos, el dinero en efectivo de las ventas regionales de narcóticos suele canalizarse a una casa de recuento central en una ciudad grande, como Atlanta, Boston, Chicago y Los Ángeles, donde los billetes más pequeños se convierten en billetes de $50 y $100 y luego se sellan al vacío para reducir su volumen, según el informe.

Los controles bancarios más estrictos contra el lavado de dinero pueden estar llevando a los delincuentes a depender más del dinero en efectivo, según el informe.

Son estos argumentos los que llevaron al Banco Central Europeo a dejar de recircular billetes de banco de $500 euros, que valen alrededor de $567 dólares. En un momento dado, les llamaron a los billetes “billetes de Bin Laden” debido al rumor de que eran usados en la financiación del terrorismo y el lavado de dinero. También ha habido un impulso más amplio para eliminar los billetes de altas denominaciones en todas partes.

“Un acuerdo global para detener la emisión de billetes de alta denominación también demostraría que las agrupaciones financieras globales pueden oponerse al ‘gran capital’ y a los intereses de los ciudadanos comunes”, escribió el ex secretario del Tesoro Lawrence Summers en un artículo de opinión del Washington Post de 2016 a favor de la eliminación del billete de $100 dólares.

Mucha gente respetuosa de la ley sigue dependiendo del dinero. En 2015 había 2.000 millones de adultos en todo el mundo que no tenían acceso a los servicios bancarios, por lo que el efectivo era su único medio de comprar bienes y servicios. Muchas de estas personas viven en los países más pobres del mundo.

Algunos expertos creen que el asombroso aumento de los billetes de $100 podría reflejar el malestar financiero que está causando que algunas personas mantengan sus activos fuera del sistema financiero. Esa misma tensión ha alimentado el interés en la criptomoneda como bitcoin.

Los temores de una recesión han ido en aumento, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Una encuesta reciente de casi 800 de los principales líderes empresariales de todo el mundo calificó la recesión mundial como su mayor preocupación para 2019.

En una entrevista con Summers, ahora profesor de la Universidad de Harvard, dijo que no se cree la idea de que los temores de recesión están impulsando la demanda de billetes de $100. “Conozco a mucha gente que tiene un plan trazado en caso de haber una crisis financiera y ninguno de ellos está almacenando una gran cantidad de billetes de cien dólares”, dijo. “Eso sugiere que los billetes están siendo usados como repositorios de riqueza para personas que quieren evitar impuestos o que han cometido crímenes”.

Repitió su llamado para que se dejara de imprimir los billetes. “Creo que el caso se está fortaleciendo aún más, ya que los europeos han eliminado el billete de $500 euros”, dijo.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°