HSI, la rama de investigación de ICE, teme padecer un problema de 'vínculación'

El brazo investigativo de ICE teme padecer un problema de marca

Descubrieron una banda internacional de piratería de películas, devolvieron la mano de una antigua momia a Egipto y ayudaron a arrestar al jefe narco más grande del mundo, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés), una rama dentro de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), se enfoca en combatir la actividad criminal transfronteriza y está considerada como la rama de investigación del Departamento de Seguridad Nacional (HSD). Si bien muchas de sus indagaciones involucran a inmigrantes, incluidos algunos que se encuentran en el país de manera ilegal, otras tantas investigaciones no lo hacen.

Pero su conexión con ICE -en un momento en que la agencia está en la mira debido a su papel en las deportaciones y en el cumplimiento de la agresiva política de inmigración del presidente Trump- ha causado fricciones con algunas agencias del orden.

En California, donde una ley de "santuario", el Proyecto de Ley Senatorial 54, entró en vigencia el año pasado para brindar protección a los inmigrantes que viven en el país sin autorización, los agentes expresaron su frustración por los departamentos de policía que se retiran de las operaciones -a veces en el último momento- así como por el retiro de las fuerzas en tareas y la lentitud de las investigaciones.

"Ahora, de repente, tengo un agente en la calle que me dice: 'Este departamento de policía no quiere trabajar con nosotros porque mi credencial dice ICE'", afirmó Joseph Macías, agente especial a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional en Los Ángeles.

"En el ámbito de todo lo que está sucediendo aquí, el estado santuario, con el Proyecto de Ley Senatorial 54, está haciendo mucho más difícil el trabajo de los agentes", remarcó Macías. “Los agentes que salen a la calle, los que están haciendo el trabajo, entienden. No queremos violar jamás ninguna de las partes del proyecto de ley del Senado, pero queremos asegurarnos de que nuestro personal esté a salvo".

Un agente de HSI relató un operativo que sucedió el año pasado, donde se involucraba el arresto de un ciudadano de Estados Unidos en una investigación de narcóticos. Cuando faltaba menos de una hora para que el hombre llegara, a los oficiales de la policía de Los Ángeles (LAPD) se les ordenó que se retiraran, comentó el agente.

“Tuvimos que rearmarnos, cambiar todo nuestro plan en el cofre de nuestro auto. Lo hicimos con unas seis personas menos de las que queríamos... esto no es lo ideal", relató el agente, quien se negó a ser identificado porque no estaba autorizado para hablar con los medios de comunicación.

El ambiente político también ha profundizado las antiguas tensiones dentro de la agencia.

Este mes, HSI respondió expandiendo un programa en el cual los miembros de la comunidad tienen sesiones de capacitación de una semana de duración, conocidas como ‘academia ciudadana’. Estas capacitaciones, que antes sólo se llevaban a cabo en algunas oficinas, entre ellas L.A., ahora son obligatorias en todas las sedes de HSI en el país.

"Creo que esta iniciativa resultará positiva más que cualquier otra cosa que hagamos, en términos de intentar comunicarnos y de tomar una postura respecto a la posición de HSI y qué es lo que hacemos", indicó Derek Benner, director ejecutivo asociado de HSI.

Es una maniobra de relaciones públicas, que los funcionarios esperan suavice la reputación que en junio pasado llevó a 19 jefes de las oficinas de HSI de todo el país a enviar una carta a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, solicitando que la división se separe de ICE. “Hay una percepción de que las investigaciones de HSI apuntan a los extranjeros indocumentados, en lugar de a las organizaciones criminales transnacionales que facilitan delitos transfronterizos y afectan nuestras comunidades y la seguridad nacional", señalaba la misiva.

Nacida de la fusión del Servicio de Inmigración y Naturalización de EE.UU y el Servicio de Aduanas, hace más de una década, la agencia ICE incluye a Operaciones de Ejecución y Remoción y las sedes de Investigaciones de Seguridad Nacional. Los agentes comparan la rama de HSI con el papel que desempeña el FBI dentro del Departamento de Justicia.

HSI, que ha crecido hasta tener más de 6.000 agentes especiales, tiene 30 oficinas de campo en todo el país. Sus áreas de investigación incluyen narcóticos, explotación infantil, lavado de dinero, operaciones en puertos aéreos y marítimos, violaciones a las exportaciones, delitos informáticos y fraude comercial. Una de sus investigaciones recientemente derivó en la acusación de 18 presuntos miembros y asociados de una pandilla de supremacistas blancos en Oklahoma.

La confusión entre las dos ramas se remonta a un largo tiempo y HSI ha luchado con este "problema de vinculación", según John Sandweg, quien encabezó ICE durante la presidencia de Obama. "Siempre ha habido una percepción de que ICE... manchó a HSI como organización y ha impedido su capacidad de hacer su trabajo", afirmó Sandweg. "Una de las cuestiones más importantes que afecta a ICE en general es la forma en que se ha politizado como agencia del orden, y obviamente eso ha empeorado en los últimos años”.

Bajo la administración Trump, HSI recibió la orden de aumentar los controles en los sitios de trabajo, que avanzó hacia los arrestos de inmigrantes indocumentados en lugares como un matadero en Tennessee y un fabricante de remolques en Texas.

El año pasado, la agencia anunció que las investigaciones en sitios de trabajo de ICE en el año fiscal 2018 habían aumentado drásticamente con respecto al año anterior. También señaló que durante operativos no relacionados con la inmigración, los agentes no dejarían de arrestar a inmigrantes no autorizados en el país. "Si estamos en una operación, haciendo una requisa criminal y hay alguien en el lugar que tiene una orden de deportación por un delito violento, no vamos a dejarlo libre. Vamos a arrestar a esa persona", aseguró Jennifer Reyes, agente especial asistente de HSI a cargo y organizadora de la academia de ciudadanos de L.A. "Pero ese no es nuestro objetivo principal. Nuestro objetivo central es la aplicación del orden penal”.

Para los defensores, ejemplos como esos muestran que HSI tiene un papel claro en el control de la ley de inmigración.

"Los escuché decir: 'Somos diferentes, nosotros no hacemos eso', cuando en realidad ellos también participan. Pero lo complicado es que hacen más, que sólo aplicar la ley de inmigración”, señaló Angélica Salas, directora ejecutiva de Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles, una organización sin fines de lucro. "Creo que están tratando de evitar la imagen con que son vistos al ser relacionados a la reputación legítimamente negativa de ICE, cuando en realidad también son muy importantes en el control de la ley de inmigración... Es como tratar de negarse a sí mismos el escrutinio y la preocupación pública, mientras siguen haciendo ese trabajo”.

Aunque más de 30 agencias estatales y locales siguen trabajando con HSI y "todavía colaboran con nosotros, hombro a hombro", explicó Macías, algunos departamentos se han retirado de los acuerdos por "la política”, como él mismo lo define. "Los agentes de policía que se desempeñan en nuestros grupos de tareas son esenciales para lo que hacemos, porque conocen los vecindarios. Cubrimos siete condados”, expuso. "No podemos cubrirlo todo sin nuestros socios estatales y locales".

Para Benner, todos los problemas ocurrieron en un periodo en que "la presión pública estaba en su punto más alto en términos del debate sobre las ciudades santuario”.

"Es algo que aumentó la sensibilidad de la gente hacia esta cuestión, y afortunadamente no duró mucho", remarcó Benner. "Regresamos a lo que yo llamaría ‘la normalidad’, en términos de reconocer que, como agentes del orden público, funcionamos mejor juntos".

Pero también reconoció que en las reuniones, los agentes han cuestionado qué se planea hacer para promover a la agencia HSI. Benner espera que la implementación de las academias ciudadanas en todo el país ayude a responder esa pregunta.

“El mayor contacto que podamos tener con los miembros de la comunidad de una manera íntima -explicando lo que hacemos y cómo lo hacemos, de manera muy transparente- responderá a la pregunta de cómo HSI se convertirá en una organización con mejor reputación”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí 

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°