Durante años, Trump golpeó a la NFL y a los jugadores que protestaron por la injusticia racial. He aquí por qué se detuvo

Trump golpeó a la NFL y a los jugadores que protestaron por la injusticia racial. He aquí por qué se detuvo

Durante su conferencia de prensa anual previa al Super Bowl, el comisionado de la NFL, Roger Goodell, eludió una pregunta sobre las quejas del presidente Trump de que el juego se había suavizado e insistió: "Tenemos muchos fanáticos, entre ellos el presidente".

Trump a veces puede sonar como Joey de Tarzana o alguna otra persona que habla por radio, gritando acerca de los jugadores "S.O.B." que deben ser "despedidos" por arrodillarse durante el himno nacional. Pero como presidente, ha generado muchos dolores de cabeza para los dueños de los equipos de la NFL.

Durante dos años, en mítines y en tweets, las protestas de Trump contra la protesta de los jugadores de la NFL avivaron divisiones sobre la raza y el patriotismo. Sin embargo, el otoño pasado, el presidente detuvo sus ataques, incluso llamó a la NFL una "gran compañía estadounidense" durante un mitin en Minnesota.

El desconcertante alto el fuego ha continuado mientras la liga se prepara para su espectáculo anual, el Super Bowl, el domingo 3 de febrero entre Los Angeles Rams y los New England Patriots.

Sin embargo, incluso mientras los propietarios de la NFL se sienten aliviados de tener a Trump fuera de sus espaldas, los recuerdos crudos de sus últimas burlas impugnaron falsamente el patriotismo de los jugadores e incluso las clasificaciones televisivas de los juegos los han hecho desconfiar de que se vuelva a poner en marcha.

Las personas que trabajan en y alrededor de la liga, así como los funcionarios de la administración actual y anterior, atribuyen la tregua a una serie de factores.

Entre ellos: la capitulación de los propietarios de la liga a su demanda de que frenen las protestas de los jugadores en el campo, el repunte en los ratings de televisión y, tal vez, la sensación de que Trump ha exprimido todo el jugo político que pudo sobre el tema.

Pero el evento decisivo, según varias personas, puede haber sido una obertura de uno de los amigos más cercanos de Trump, el propietario de los Patriots, Robert Kraft, que buscaba su ayuda en un oscuro asunto comercial que le permitiría a la liga obtener millones de dólares más de los derechos de transmisión a Canadá del Super Bowl.

"Estaba muy contento de haber resuelto el problema", afirmó un alto funcionario de la Casa Blanca, quien habló bajo condición de anonimato. "La tensión se alivió después de eso".

La capacidad de Trump de entregar un favor a los dueños multimillonarios de la liga, un club que lo rechazó durante décadas mientras intentaba comprar su propio equipo, le dio la oportunidad de declarar la victoria mientras la jerarquía de la NFL se inclinaba ante su poder.

Había fracasado como propietario en una liga rival en la década de 1980, y sus intentos subsiguientes de comprar una codiciada franquicia de la NFL, incluidos los Buffalo Bills en 2014, fueron constantemente rechazados.

"Él tiene el máximo premio de consolación en el sentido de que puede ser una especie de interruptor de la Oficina Oval", dijo Mark Leibovich, autor de "Big Game: The NFL in Dangerous Times". "Él ama el poder sobre el poder de las personas poderosas y ricas, especialmente aquellas que lo han rechazado durante cuatro décadas".

Trump aprendió el poder de golpear a la NFL al final de su campaña presidencial de 2016. En cierto modo era arriesgado, dado que los fanáticos del fútbol tienen una variedad de puntos de vista políticos.

Pero la decisión de ese año del mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, de arrodillarse durante el himno nacional para protestar por la brutalidad policial y la injusticia racial, resultó demasiado atractiva para el presidente. Trump se envolvió alrededor de un asta de la bandera estadounidense en los mítines, avivando la ansiedad racial blanca.

"Cada vez que el presidente se encuentra en un aprieto político, por decirlo crudamente, se lanza a las guerras culturales", dijo Eddie S. Glaude Jr., presidente del Centro de Estudios Afroamericanos de la Universidad de Princeton.

El presidente ignoró el mensaje racial que la mayoría de los jugadores afroamericanos intentaron transmitir. Aprendió rápidamente que podía provocar abucheos enérgicos y agradecidos cada vez que desacreditaba a Kaepernick o acusaba a los jugadores de faltarle el respeto al himno y la bandera.

La retórica del presidente llegó a su punto máximo justo antes de la temporada de fútbol de 2017, cuando Trump organizó un mitin en Alabama para el senador Luther Strange, un republicano que contendía en una elección especial. Trump, tratando de despertar a la multitud apática, aprovechó las protestas.

"¿No te encantaría ver a uno de estos dueños de la NFL, cuando alguien no respeta nuestra bandera, decir: Haz que ese hijo de puta salga del campo ahora mismo. Afuera. Ha sido despedido. ¡Está despedido!", dijo Trump, con su voz que se convirtió en casi un rugido.

Culpó los malos ratings de la liga a esa controversia e instó a los partidarios a "recoger y abandonar" un juego si los jugadores protestaban, algo que el vicepresidente Mike Pence hizo un mes más tarde en Indianápolis, en una medida que los detractores afirmaron que estaba organizada.

Los dueños de los equipos, que se esfuerzan por aislar a la liga de la política y comercializar el deporte con muestras de patriotismo, quedaron petrificados. "No sabían qué hacer", relató Ari Fleischer, ex portavoz del presidente George W. Bush, quien ha sido consultor de comunicaciones para varios equipos. "Ellos estaban desconcertados. ¿Quién en los deportes sabe qué hacer cuando te ataca el presidente de los Estados Unidos?"

La NFL, que enfrentaba una amenaza más existencial por las lesiones cerebrales de los jugadores, duplicó su presupuesto de cabildeo federal en 2018 respecto del año anterior, a $ 1.64 millones, más de lo que había gastado, según el Centro de Política Responsable. Los propietarios también iniciaron conversaciones directas con Trump para implorarle que detuviera sus ataques, en vano.

"Este es un tema muy fuerte y ganador para mí", dijo Trump al dueño de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, de acuerdo con una deposición en una queja presentada por Kaepernick, quien acusa a la liga de conspiración para terminar con su carrera. La deposición fue revisada por el Wall Street Journal en 2018.

"Dile a todos que no puedes ganar esto", le dijo Trump a Jones. "Esto me levanta".

Otro propietario, Stephen Ross de los Miami Dolphins, testificó que el mensaje del presidente fue entregado a sus compañeros propietarios y rechazó cualquier apoyo entre ellos por las protestas de los jugadores. La liga eventualmente crearía políticas que evitarían que la mayoría de los jugadores se arrodillaran durante el himno. El esfuerzo alienó a muchos fanáticos y celebridades, pero comenzó el proceso de calmar a Trump.

"No creo que haya ninguna duda de que los propietarios capitularon", dijo Mark Geragos, el abogado de Kaepernick. "La NFL ha decidido que Colin es una persona no grata, y creo que lo han hecho gracias a Trump".

Un ex funcionario de la Casa Blanca estuvo de acuerdo en gran medida, afirmando que la decisión de la NFL de mantener a los jugadores que protestaban en el vestuario durante el himno privó al experto de los medios de una imagen visual para apuntar.

Los oficiales de la NFL no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Incluso en el apogeo de la acritud, Trump mantuvo sus relaciones con los propietarios, que incluyen algunos de los donantes republicanos más ricos. Nominó a Woody Johnson, propietario de los New York Jets, para ser embajador en Gran Bretaña, uno de los puestos diplomáticos más codiciados. En 2017, Kraft mereció un asiento en la pequeña mesa de la cena del presidente con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en el resort Mar-a-Lago de Trump.

Hace aproximadamente un año, Kraft llamó a Trump por un favor. En Canadá, algunos espectadores prefieren ver los comerciales estadounidenses durante el Super Bowl, dado su prestigio cultural. Los propietarios querían que Canadá restaurara una regla que exigía que los anuncios canadienses, incluso en transmisiones de televisión estadounidenses, aumentaran el valor de los derechos televisivos allí, y por lo tanto el precio que la NFL podría cobrar.

Trump tomó la causa de los dueños con gusto.

De acuerdo con un alto funcionario de la Casa Blanca, el tema se trasladó a lo más alto de su lista de demandas cuando los funcionarios estadounidenses y canadienses se reunieron para renegociar un acuerdo comercial. "No hay acuerdo sin eso", insistieron los estadounidenses.

A medida que avanza el comercio, los anuncios de fútbol apenas estaban al nivel de otros problemas, incluidas las ventas de productos lácteos o de aluminio. Pero a Trump le importaba. Porque le importaba a la NFL.

Goodell, que rara vez dice algo sobre un político por temor a parecer partidario, llamó al presidente para agradecerle y emitió una declaración en la que elogiaba el "liderazgo y determinación" de Trump. Los canadienses todavía pueden ver los anuncios estadounidenses este año porque el pacto comercial no ha sido ratificado por el congreso de ambos países.

La adulación parece haber funcionado. Después de declinar el año pasado para acordar lo que se ha convertido en una tradición, una entrevista dominical que coincide con el Super Bowl, Trump acordó sentarse con CBS, la red que transmite el juego. También tuiteó las felicitaciones a Kraft, así como al entrenador de los Patriots Bill Belichick y al mariscal de campo Tom Brady, mientras ignoraba a los Rams.

No solo Trump ha dejado de burlarse de la liga, sino que también ha empezado a jactarse de su capacidad para solucionar problemas y ayudarlo a prosperar. Ha mencionado el tema del comercio canadiense varias veces, incluso en mítines en octubre y nuevamente esta semana en una entrevista con el conservador Daily Caller.

"Me complació mucho que me llamara para agradecerme por ayudarlo con Canadá", dijo Trump sobre Goodell.

Luego avanzó un paso más, defendiendo a Goodell de los enojados fanáticos de los New Orleans Saints que quieren que lo despidan por determinar una jugada que le costó a su equipo un lugar en el Super Bowl. Los juegos de la liga, dijo, "han sido realmente buenos, aparte de esa jugada".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
47°