Disminuyen diagnósticos de diabetes en EE.UU, aunque la obesidad sigue en aumento

Disminuyen diagnósticos de diabetes en EE.UU, aunque la obesidad sigue en aumento

La cantidad de casos nuevos de diabetes entre los adultos de EE.UU sigue disminuyendo a medida que aumentan las tasas de obesidad y los funcionarios de salud no están seguros de las razones.

Los nuevos datos federales publicados el martes encontraron que el número de nuevos diagnósticos de diabetes se redujo a cerca de 1.3 millones en 2017, frente a los 1.7 millones en 2009.

Las investigaciones anteriores habían detectado una disminución, y el nuevo informe muestra que se ha estado llevando a cabo durante casi una década. Eso suena como una buena noticia, pero los funcionarios de salud no están celebrando.

"La conclusión es que no sabemos con certeza qué es lo que impulsa estas tendencias", dijo Stephen Benoit, epidemiólogo médico de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y autor principal del nuevo informe.

Entre las posibles razones, Benoit dijo: los cambios en la forma en que los pacientes son evaluados para detectar la diabetes y el éxito en mejorar la salud entre las personas en riesgo, antes de que se vuelvan diabéticos.

Las nuevas cifras fueron publicadas por la revista BMJ Open Diabetes Research & Care.

La diabetes es una enfermedad en la que el azúcar se acumula hasta niveles peligrosos en la sangre. La diabetes tipo 2, la forma más común, está relacionada con la obesidad, y el número de diabéticos se disparó a medida que aumentaban las tasas de obesidad en EE.UU.

Pero otros factores también podrían haber aumentado los diagnósticos anuales de diabetes de 2000 a 2010, y podrían explicar en parte por qué los números han estado bajando desde entonces, según algunos expertos.

Primero, el umbral de diagnóstico se redujo a fines de los años noventa. Eso hizo que más personas fueran contadas como diabéticas, y los efectos de ese cambio pueden haberlo producido.

"Podríamos haber minado muchos de los casos no reconocidos anteriormente", dijo John Buse, un experto en diabetes de la Universidad de Carolina del Norte, que no participó en el nuevo estudio.

Mientras tanto, los médicos utilizan cada vez más un nuevo análisis de sangre para diagnosticar la diabetes. Es mucho más fácil que las pruebas que requieren que los pacientes ayunen durante 12 horas o que se sometan a extracciones de sangre repetidas durante dos horas.

La Asociación Americana de Diabetes. recomendó el nuevo procedimiento, conocido como prueba de hemoglobina A1C, para el examen de rutina en 2010. Ya que es más fácil de realizar, con esto posiblemente se conduciría a más diagnósticos. Pero algunos expertos dicen que podrían no detectar los primeros casos en los que las personas no presentan síntomas.

"Es posible que ahora se estén contando personas que hubieran sido diagnosticadas con pruebas más antiguas, dijo Benoit.

Otra posibilidad: cada vez más médicos han estado diagnosticando "prediabetes", una condición de salud en la que los niveles de azúcar en la sangre son altos pero no lo suficientemente altos como para alcanzar el umbral de la diabetes. Los médicos suelen obligar a estos pacientes a participar en programas de ejercicios y los instan a cambiar su dieta.

"La prediabetes se está convirtiendo en un diagnóstico más aceptado", dijo Tannaz Moin, endocrinólogo de UCLA, que no participó en el nuevo estudio. Ella dijo que los pacientes a los que se les dice que tienen prediabetes pueden mejorar su salud antes de que se vuelvan diabéticos.

El nuevo informe se basó en una gran encuesta nacional realizada por el gobierno cada año. Se preguntó a los participantes si se les había diagnosticado diabetes y si el diagnóstico se había realizado el año anterior.

Benoit y sus coautores descubrieron que la tasa de nuevos casos de diabetes bajó de 9.2 por 1.000 adultos en 2009 a 6 por 1.000 en 2017. Esa caída del 35% marca el descenso más amplio desde que el gobierno comenzó a rastrear la estadística hace casi 40 años, según el CDC.

La disminución se observó principalmente entre los adultos blancos, dijeron los investigadores.

Mientras tanto, la estimación general de cuántos estadounidenses tienen diabetes, ya sea que el diagnóstico sea reciente o no, se ha mantenido estable en 80 por cada 1.000 adultos de EE.UU. Eso se traduce en unos 21 millones de estadounidenses.

 

Stobbe es un reportero de la Associated Press.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°