Después del mortal incendio de Camp, los californianos abren sus hogares a los evacuados

and Contact Reporter
Después del mortal incendio de Camp, los californianos abren sus hogares a los evacuados

El día del incendio de Camp, Gina Muse recibió un mensaje de voz y algunos mensajes de texto de una amiga que le preguntó: ¿Puedes recibir a una familia de seis personas?

Muse, que trabaja como consejera del Departamento de Rehabilitación de California, está acostumbrada a ayudar a las personas. Pero no estaba segura de estar lista esta vez. Solo habían pasado dos meses desde que se mudó de Chico a una casa de 1,500 pies cuadrados en Los Molinos, una zona campestre.

La mujer de 51 años se había trasladado al condado de Tehama por la paz y la tranquilidad, y ni siquiera había desempacado.

Muse dijo que oró. "¿Qué se supone que debo hacer?", se preguntó. La respuesta llegó rápidamente. Llamó a su amiga media hora después. "Sí. Dales mi dirección".

Tras el incendio forestal más letal y destructivo de la historia del estado, los californianos están abriendo sus puertas y dando la bienvenida a extraños que lo han perdido todo.

En toda la región, los evacuados por los incendios que se han quedado sin hogar han sido invitados a vivir en habitaciones, dormir en sillones o estacionar sus casas rodantes y remolques en patios y caminos de acceso.

A menudo, estas personas se encuentran online en las publicaciones en redes sociales y sitios web que han surgido para ubicar a los evacuados con personas comprometidas para ayudarlos.

Creado por la Asociación de Propietarios de Propiedades del Valle del Norte, CampFireHousing.org tiene cientos de listados de personas que ofrecen viviendas temporales, a corto plazo y permanentes, a veces sin costo alguno.

El programa de Hogares Abiertos de Airbnb, donde los anfitriones pueden ofrecer alojamiento gratuito de manera temporal a las víctimas del incendio, ha ayudado a alojar a unas 700 personas en el norte de California, según un portavoz de la compañía.

El derroche de generosidad se produjo en medio de una grave crisis de vivienda que existía incluso antes del incendio de Camp, pero se vio agravado por la llegada de decenas de miles de residentes que evacuaron las ciudades de Paradise, Concow y Magalia.

Los hoteles están llenos, el mercado de alquiler es prácticamente inexistente y han proliferado las estafas que intentan aprovecharse de gente desesperada. Lo peor de la naturaleza humana se está exhibiendo, pero también lo está el espíritu humanitario.

"Parece que todas las demás personas con las que hablo viven con alguien o tienen a alguien que vive con ellos", dijo Kyle Abraham, quien publicó su propiedad en CampFireHousing.org. "Conozco personas que tienen varias familias en su hogar, varios remolques en su propiedad", dijo. "Y es realmente genial verlo". 

Abraham y su esposa, Marek, están hospedando a dos residentes de Paradise. Rose Lucas, de 62 años, y su hija Colleen, de 23 años, llegaron hace poco más de una semana y han estado viviendo en un remolque en el patio trasero de la pareja.

Rose perdió su casa de alquiler y casi todas sus pertenencias en el incendio, pero pudo conservar su trabajo de niñera. La casa de Colleen se salvó, pero su trabajo en una escuela preescolar en Paradise terminó cuando las familias a las que servía abandonaron la ciudad. Los Lucas tienen una llave de la casa y la palabra de Abraham de que pueden quedarse todo el tiempo que necesiten.

"Creo que nos convertiremos en una familia de alguna manera", dijo Rose. Abrumada por la generosidad de la pareja, ya está buscando maneras de ser útil. "Como recoger el correo. Tirar algunas malas hierbas".

Hubo algunos conocidos de Abraham que desconfiaban de su decisión de permitir que los damnificados se mudaran.

"La gente decía: Oh, en serio, ¿eso no te pone nervioso?", dijo Marek Abraham. Pero ella y su esposo admiten fácilmente que son confiados. Los dos trabajan en el Centro Médico Enloe, ella es enfermera de la sala de emergencias, él es asistente médico, y la necesidad de ayudar a las personas en crisis es prácticamente su segunda naturaleza. Incluso ahora, todavía sienten que no están haciendo lo suficiente. "Esto es tan fácil", dijo. "No parece que hayamos hecho nada".

"Bueno, es enorme para nosotros", respondió Rose.

En Capay, una zona rural del condado de Butte, al oeste de Chico, Rebekah McCorkle examinó su rancho de 10 acres y decidió ir a trabajar.

Como gerente general de operaciones para una compañía de bienes raíces, McCorkle comprendió el efecto que tendría una afluencia de evacuados en el mercado de la vivienda antes de que la mayoría pudiera verlo venir.

Sabía que muchos residentes de Paradise eran jubilados con ingresos fijos que no llegarían muy lejos en Chico; tenía miembros de la familia entre ellos.

Primero, ella y algunos amigos colocaron grava para crear una plataforma para las casas rodantes, luego enlistaron su propiedad en CampFireHousing.org. Sus primos, una pareja de 70 años cuya casa se quemó, llegaron primero. Luego se enteró de que una joven pareja con un hijo de 10 años necesitaba un lugar para poner su camper, así que levantó la mano. Ella cree que tiene espacio para más.

"Todos los días recibo llamadas", dijo. "La gente solo está tratando de averiguar qué se supone que deben hacer. Necesitan opciones. Esto les da un plan B". 

Horas después de que Gina Muse le dijera a su amigo que sí, Jeff Wood y Desiree Kilpatrick, junto con sus cuatro hijos y Dolly, su perro Chihuahua, se mudaron con ella.

Para entonces, estaban casi seguros de que su casa móvil en Bille Road se había quemado. Habían conducido a través de un embudo de llamas y pasaron horas en un estacionamiento de Walmart esperando reunirse con amigos.

Pedir ayuda es difícil para Jeff Wood. Él es bueno para superar los obstáculos. En los últimos cuatro años, perdió un trabajo, fue desalojado y experimentó la muerte de su padre.

Sabía que Desiree y los dos niños, Colton de 10 años y Gage de 11 años, eran fuertes. Podrían dormir en el carro por unos días. Pero también estaba Ronin, de solo 7 semanas de edad, y Willow, de 2 años. Así que aquí estaba, en casa de un amigo de un amigo.

Los recién llegados se reconfortaron unos a otros. En su segunda noche juntos, tuvieron una gran cena de espaguetis. Muse, acostumbrada a vivir sola, al principio estaba preocupada por el ruido.

Pero son una familia tranquila y considerada. Los chicos sacan la basura, rastrillan las hojas caídas, apilan madera. A Willow le encanta acariciar a Gracin, su caballo. Muse le enseñó a Gage a manejar la cortadora de césped.

Jeff Wood pasa la mitad del día trabajando como analista de producción para una empresa de energía solar en Chico y la otra mitad llenando las solicitudes de FEMA y buscando vivienda.

La pareja ha sido puesta a prueba una y otra vez. Fueron casi estafados por alguien que solicitó un depósito para una casa que, según resultó, ya había sido ocupada.

Muse también les ha ayudado a buscar vivienda. Se detuvo en los refugios para recoger ropa para los niños y pañales para el bebé.
Jeff Wood señala que no es rápido para abrirse a la gente. Su círculo de seres queridos es pequeño. Pero Muse es parte de la familia ahora. Ella va a recibir tarjetas de Navidad por años, dijo.

"Estamos acostumbrados a ver todas las cosas malas del mundo, y luego te encuentras con gente como Gina", dijo mientras alimentaba a su bebé Ronin en la sala de estar. Willow se subió al regazo de Muse con un libro de imágenes.

Para Muse, ha sido un curso intensivo para construir una amistad inesperada y para abrir su corazón y su hogar a extraños.
"Vale la pena", dijo ella. "Me siento humilde y bendecida".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°