Deje de juzgar a ese amigo que gasta demasiado

Deje de juzgar a ese amigo que gasta demasiado

Querida Liz: Tengo un amigo que no es bueno con el dinero. Siempre ha vivido por encima de sus posibilidades. Vivía en un apartamento de lujo, alquila un BMW y sale a comer a menudo. Para empeorar las cosas, se quedó sin trabajo hace un año y tuvo que mudarse con un amigo en común. Él sigue gastando dinero que no tiene. Traté de ayudarlo con sus finanzas y establecer un presupuesto, pero perdió el interés después de una conversación. Tiene 41 años, no tiene ahorros y debe más de $10.000 en tarjetas de crédito.

Mi pregunta es, ¿debería sentirme culpable por invitarle cosas? Cuando estaba desempleado, le sugería planes que no cuestan dinero, pero nunca pareció interesado. Estoy planeando un viaje para mi cumpleaños número 40 y me gustaría invitarlo, pero no creo que tenga el autocontrol para decir: "No, no puedo ir, no puedo pagarlo”, porque esto sumaría unos $2.000 o más a su deuda. ¿Cómo se trata a alguien cuando uno está más preocupado por su bienestar financiero que él mismo?

Respuesta: Deja de lado la idea de que eres responsable del comportamiento de otra persona. Los planificadores financieros a menudo se encuentran con clientes que, a pesar de sus mejores esfuerzos, navegan felizmente hacia el desastre económico. Y esos clientes pagaron por un consejo que podría salvarlos. A ti no te pagan. Es posible que tu amigo ni siquiera haya pedido tu ayuda, así que puedes dejar de ofrecerla.

Esto será difícil para ti. Tú comprendes lo importante que es evitar las deudas de las tarjetas de crédito y ahorrar para el futuro. Quizás piensas que si encuentras las palabras correctas, podrías persuadirlo para que cambie su conducta. Abandona esa fantasía, porque él no cambiará antes de estar listo para ello -y quizás nunca lo haga-.

Hay varias cosas que puedes hacer para prepararte para ese momento, si alguna vez ocurre. Lo primero es dejar de lado cualquier actitud crítica y sentimientos que puedas tener sobre su situación. Puede que ya sienta mucha vergüenza por sus circunstancias. Incluso si no es así, es poco probable que busque tu apoyo si se siente juzgado y culpado.

Lo siguiente es buscar otros recursos que puedan ayudarlo, como un asesor o entrenador financiero. Puede obtener referencias de la Association for Financial Counseling & Planning Education. Quizá le resulte más fácil trabajar con un profesional que con un amigo.

Finalmente, resiste el impulso de dar opiniones u observaciones sobre su situación. Él sabe que estás allí para ayudar si alguna vez lo desea, así que espera a que te lo pidan.

 

Ayuda para solicitar beneficios de seguridad social

Querida Liz: Leí tu columna sobre la mujer discapacitada que preguntaba sobre los beneficios para sobrevivientes. Tengo 60 años y mi esposo murió cuando él tenía 65 años, pero no recibía seguridad social. Los dos la pagamos durante todas nuestras carreras laborales y maximizamos cada año. Me han dicho que puedo recibir sus beneficios cuando tenga 65 años. Me pregunto por qué no puedo cobrarlos ahora.

Respuesta: Usted podría, pero es posible que no quiera hacerlo si aún trabaja y gana el tipo de ingreso de seis cifras que es necesario para "maximizar" sus impuestos de Seguro Social.

Las personas que comienzan a recibir beneficios del Seguro Social anticipadamente están sujetas a una prueba de ingresos que retiene $1 en beneficios por cada $2 que ganan por encima de cierta cantidad, que en 2019 es de $17.640. El Seguro Social tiene una calculadora para ayudarla a determinar el efecto sobre su beneficio, en este link: https://www.ssa.gov/oact/cola/RTeffect.html.

Su beneficio como sobreviviente también se reducirá si lo solicita antes de su edad de jubilación, que en su caso es de 66 años y ocho meses (si nació en 1958), o de 66 años y 10 meses (si nació en 1959).

Sin embargo, una vez que ha alcanzado la edad de jubilación, la prueba de ganancias desaparece, al igual que la reducción de los beneficios iniciales. En ese momento, podría solicitar los beneficios completos para sobrevivientes y dejar que su propio beneficio jubilatorio crezca un 8% cada año hasta que alcance su máximo, a la edad de 70 años. Puede continuar trabajando y recibir beneficios sin enfrentar ninguna reducción.

La Seguridad Social puede ser muy compleja, y las decisiones de solicitud de beneficios pueden verse afectadas por una serie de factores. AARP posee una calculadora gratuita de reclamos de beneficios del Seguro Social, pero no puede lidiar con algunas situaciones como beneficios de sobrevivientes, beneficios infantiles (para personas en edad de jubilación que tienen hijos menores de edad) o las compensaciones asociadas con las pensiones que no se pagan en el Seguro Social. En este caso, debería pagar alrededor de $40 para usar una calculadora más sofisticada, como la de MaximizeMySocialSecurity.com, o consultar a un planificador financiero con experiencia en este tema.

 

Liz Weston, planificadora financiera certificada, es columnista de finanzas personales para NerdWallet. Las preguntas pueden remitirse a 3940 Laurel Canyon, Nro. 238, Studio City, CA 91604. También usando el formulario "Contacto" en asklizweston.com. Distribuido por No More Red Inc.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°