De la destrucción a la creación: Una nueva playa de arena negra nace en una isla de Hawái

De la destrucción a la creación: Una nueva playa de arena negra nace en una isla de Hawái

El río de lava de ocho millas de largo que se derramó por las laderas del volcán Kilauea en la isla de Hawái la primavera pasada, destruyó casi todo lo que encontró a su paso: carreteras, casas y autos.

Esto alteró la industria del turismo, generando pérdidas de alrededor de $ 480 millones en los negocios.

Pero parte de lo que dejó atrás ofrece un atisbo de esperanza para la tierra y la economía afectadas: una nueva playa de arena negra.

A principios de diciembre, visité la isla para ver lo que el destructivo flujo de lava había hecho en la mayor de las islas de Hawái y para visitar la nueva playa en forma de media luna en Isaac Hale Beach Park, también conocida como Pohoiki.

Cuando la lava fluyó por las laderas de la Zona de Rift del este de Kilauea, muchas personas asumieron que el parque de la playa sería destruido, pero la lava se detuvo a 230 pies de la rampa para el desembarco de botes y se dirigió al mar.

Mientras conducía por la estrecha carretera de dos carriles conocida como Red Road (Hawái 137) alrededor de la costa rocosa de la Puna inferior, recordé que este terreno salvaje y tropical en la base de Kilauea no se parece a ningún otro lugar de las islas.

Hasta hace poco, muchos visitantes venían por tierra o por mar con la esperanza de echar un vistazo a la lava fundida.

Ahora vienen a ver no lo que fue destruido sino lo que fue creado.

Lugar de reunión

Esta no es la primera vez que se produce una playa de arena negra durante los 35 años de erupciones en Kilauea, ni es la única nacida de la erupción del 2018, sino que es la playa de arena negra más grande creada en las islas en los últimos tiempos.

Cuando se informó que ahora había una playa de arena negra en Pohoiki, los visitantes y residentes caminaron por un campo de lava para estar entre los primeros en verlo.

Leomana Turalde, un hawaiano nativo, viajó desde Hilo con su hermano menor y su hija. La creación de una playa fue una lección para los miembros más jóvenes de la familia, dijo, sobre la cultura hawaiana.

"Les digo que la lengua y la cultura hawaianas viven a través del canto y los bailes y las canciones que tenemos, así que si no salimos y experimentamos cosas y las grabamos y tomamos nota y simplemente somos los primeros aquí, entonces ¿cómo esperan que mantengamos nuestras tradiciones?", dijo.

Pohoiki ha servido a la comunidad como un lugar de reunión familiar durante generaciones. "Cuando bajaba la lava, gran parte de la comunidad compartía recuerdos sobre ciertos puntos", recordó Turalde.

"Esas áreas se han ido, pero es emocionante para nosotros ahora que tenemos esta nueva playa ... una enorme playa de arena negra que no teníamos antes", dijo. 

La forma en que se creó esta playa comienza con la lava caliente y el agua fría, explicó Tina Neal, científica a cargo del Observatorio de Volcanes de Hawai USGS, que se ha trasladado temporalmente a Hilo desde el Parque Nacional de los Volcanes de Hawái.

"La lava fundida caliente que interactúa con el agua fría del océano produce explosiones", expuso Neal. "Parte de eso es la acción de las olas rompiendo la nueva lava. Todo eso produce una fuente de arena, y esa arena es transportada por la corriente oceánica hasta los lugares donde se acumulará naturalmente".

La playa larga y ancha es preciosa, con forma de luna creciente. La arena es una mezcla de texturas, desde granos finos hasta rocas pequeñas y ásperas que, con el tiempo, serán erosionadas por las olas.

El paisaje me recordó a la perdida playa de Kaimu, a unos 17 kilómetros de distancia, cerca de Kalapana. Su arena negra estaba enmarcada por un fondo de palmeras y se pensaba que era la playa de arena negra más fotografiada de Hawái hasta que fue invadida por la lava en 1990. Existe una nueva playa más pequeña en su lugar.

Bendiciones y ofrendas

Caminé de un extremo a otro de la playa, con los pies crujiendo en la arena, mientras la tocaba. Personas de todas las edades nadaban en el más grande de los estanques de nueva creación, que se formó cuando la playa de arena negra rodeaba a la popular playa. Pohoiki Boat Ramp, utilizado para colocar en el agua a pequeñas embarcaciones.

Se desconoce si el Departamento de Tierras y Recursos Naturales del Estado de Hawái dragará la arena bloqueando la rampa de embarcaciones para que pueda ser utilizada, pero por ahora, el lugar se ha convertido en una zona popular para nadar.

No se recomienda nadar en el océano aquí debido a las fuertes corrientes y la peligrosa ruptura de la costa, pero eso no disuade al puñado de surfistas que encuentran emoción en un lugar nuevo.

Mientras tanto, el día de mi visita, un kahu (sacerdote) bendijo la playa con oraciones y (cantos) hawaianos y dirigió una procesión de ofrendas culturales.

Hombres, mujeres y niños se alinearon para dejar ofrendas y envolver paquetes de hojas de té en la playa en señal de respeto y gratitud.

"Aquellos en la audiencia que han sido tremendamente lastimados por la lava, esta es una ... manera que te da mucha sensación de bienestar", dijo el alcalde del Condado de Hawái, Harry Kim, a la multitud.

"Les pido a todos que cuidemos este sitio. Es un lugar especial para mucha gente", agregó Kim.

Al igual que otras playas, se encuentra a merced de la erosión del oleaje y otros cambios forjados por el tiempo.

Pero como la historia ha demostrado en esta tierra gobernada por Kilauea, el cambio puede llegar demasiado rápido, por lo que es mejor crear recuerdos ahora y apreciar el tiempo que está aquí.

Si planeas una visita

Isaac Hale Beach Park, 13-101 Kalapana-Kapoho Road, Pahoa. Abierto de 9 a.m.-6 p.m. diario. No hay agua potable. Prohibido acampar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°