Corea del Norte pide ayuda alimentaria mientras sugiere el próximo lanzamiento de un cohete

Corea del Norte pide ayuda alimentaria mientras sugiere el próximo lanzamiento de un cohete

Kim Jong Un fue a la cumbre con el presidente Trump con un objetivo: el levantamiento de las sanciones internacionales que paralizan la economía de Corea del Norte.

Habiendo salido de la cumbre de Hanoi con las manos vacías, este país ahora está inclinándose lentamente hacia la provocación y al mismo tiempo está utilizando su fibra sensible.

Por un lado, las imágenes satelitales han detectado actividad en una instalación de lanzamiento y en un complejo de fabricación de misiles: los sitios que Corea del Norte sabe muy bien que se están observando atentamente, lo que indica que el país se está preparando para un lanzamiento de cohetes que está haciendo estallar los nervios en Washington.

Al mismo tiempo, a través de las Naciones Unidas, Corea del Norte está mencionando que se enfrenta a una escasez de alimentos después de un año de malas cosechas y que su gente pronto pasará hambre.

La semana pasada, las Naciones Unidas dijeron que las cosechas en Corea del Norte disminuyeron un 9% en 2018, el rendimiento más bajo en una década, y que 3.8 millones de personas, 1 de cada 7 norcoreanos, necesitaban urgentemente "ayuda para salvar sus vidas".

"Esto es parte de un intento de enmarcar las sanciones de una manera diferente a la que la mayoría del mundo conoce de ellas", dijo Benjamin Katzeff Silberstein, coeditor del sitio web North Korean Economy Watch y académico asociado de la firma Instituto de Investigación de Política Exterior con sede en Filadelfia. "Para decir 'vean, esto no se trata sólo de si podemos o no exportar e importar partes de misiles, también está causando que nuestra gente muera de hambre'".

Por el momento, gran parte de la atención de Washington está preparándose sobre la potencial provocación.

Las imágenes satelitales comerciales antes y después de la cumbre en Hanoi, Vietnam, señalan que Corea del Norte está tomando medidas para lanzar un cohete, dijeron analistas.

Las imágenes satelitales de la semana pasada mostraron que Corea del Norte había completado la reconstrucción de los componentes clave de un banco de pruebas de motores verticales y una plataforma de lanzamiento en la Estación de Satélites de Sohae, también conocida como Tongchang-ri, según analistas del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington.

Las agencias de inteligencia surcoreanas y los analistas estadounidenses también observaron actividad en Sanumdong, una instalación cerca de Pyongyang que anteriormente se usaba para producir misiles balísticos intercontinentales, lo que indica que un vehículo de lanzamiento pudo haber sido cargado en un tren para ser trasladado a Sohae para un posible lanzamiento.

"El desafío es que tanto los vehículos espaciales de lanzamiento como los ICBM están allí, no podemos decir qué es lo que se está cargando en los vehículos", dijo Melissa Hanham, experta en energía nuclear de la Fundación One Earth Future. "No creo que nadie deba perder el juicio, habrá muchos más indicios antes de que haya algún tipo de lanzamiento".

Hanham dijo con toda probabilidad que Corea del Norte lanzará un cohete espacial en lugar de probar un misil, porque Sohae sólo se ha utilizado para lanzamientos espaciales y todos los lanzamientos de ICBM provienen de un lanzador móvil. Aún así, el incidente enviaría un mensaje, dijo.

"No tiene que hacer un lanzamiento espacial en este momento. Corea del Norte sólo está provocando ", dijo Hanham.

Estados Unidos siempre ha considerado problemáticos los lanzamientos espaciales por parte de Corea del Norte porque utilizan la misma tecnología que los misiles de largo alcance. Un acuerdo de 2012 entre la administración de Obama y Corea del Norte para obtener ayuda alimentaria a cambio de congelar el enriquecimiento de uranio, se rompió después de que Corea del Norte intentara enviar un satélite a la órbita.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo a la prensa la semana pasada que la Administración Trump también consideraría un lanzamiento espacial como "incoherente" con la promesa de Kim a Trump de que el país no realizará ninguna prueba de misiles.

"No sabemos por qué están tomando estos pasos. No sabemos qué pretenden hacer con eso", dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato. "Pero basta con decir que estamos observando de cerca y esperamos que cumplan con los compromisos que han hecho con el presidente de Estados Unidos".

Cuando le preguntaron si EE.UU estaba tomando el posible lanzamiento como una señal de que Kim está "enojado por no obtener más ayuda de la ofrecida", el funcionario respondió: "No hemos sacado las mismas conclusiones".

Mientras tanto, Corea del Norte también está argumentando que las sanciones internacionales impuestas al país -después de una serie de pruebas nucleares y de misiles en 2017- están perjudicando a su gente.

En un memo filtrado en el período previo a la cumbre de Hanoi, un funcionario de Corea del Norte pidió ayuda a organizaciones internacionales para hacer frente a una inminente escasez de alimentos que, según dijo, fue causada no sólo por temperaturas anormalmente altas y desastres naturales, sino por las "bárbaras sanciones inhumanas ".

Si bien la asistencia humanitaria está exenta de sanciones, el funcionario dijo que todavía afectaba la producción de alimentos al limitar la disponibilidad de equipos, incluidos tractores, maquinaria y productos químicos como fertilizantes, pesticidas y herbicidas. Según la nota, las raciones distribuidas por el gobierno se redujeron de 550 a 300 gramos debido a la escasez.

Después de que las conversaciones entre Trump y Kim terminaron abruptamente, el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dijo a los reporteros que Kim sólo había pedido que se eliminaran las sanciones que "obstaculizan la economía civil y el sustento de nuestra gente". Estados Unidos dijo que Corea del Norte pidió que se levantaran la gran mayoría de ellas.

Hazel Smith, un veterano académico de Corea del Norte que anteriormente trabajaba en ese país para agencias de Estados Unidos, dijo que sería un "gran error" descartar la solicitud de ayuda como una estrategia del gobierno.

Smith, profesor de relaciones internacionales en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres, dijo que no hay duda de que las restricciones a las importaciones de petróleo de Corea del Norte, impuestas en septiembre de 2017, llevaron a una disminución de la productividad agrícola.

"Esto no es especulación, así es como funciona la agricultura", dijo en una entrevista. "Hay una relación directa entre las sanciones petroleras y la producción agrícola, y por lo tanto la seguridad alimentaria".

Advirtió que sería un error pensar que la escasez de alimentos presionaría a Corea del Norte para que se desnuclearice.

"La suposición tácita es que la gente se rebelará y / o el liderazgo de Corea del Norte asumirá su derrota a cambio de ayuda", escribió Smith en un comentario publicado por el instituto de investigación Pacific Forum con sede en Hawai. “Históricamente las personas hambrientas no hacen revoluciones; están demasiado ocupadas tratando de sobrevivir".

Otros observadores dijeron que la estabilidad de los precios en los mercados no oficiales dentro de Corea del Norte indicaba que la situación alimentaria no era tan grave como lo había dicho el gobierno.

Debido a que la gran mayoría de los norcoreanos ahora dependen de su suministro de alimentos en la red de mercados que el gobierno no reconoce, el sistema de distribución de alimentos del gobierno es sólo una fracción de esa situación, dijo Jiro Ishimaru, periodista de Asia Press, con sede en Japón, que ha seguido los precios a través de fuentes en Corea del Norte por más de una década.

Ishimaru dijo que la cosecha del año pasado fue claramente peor que en años anteriores, pero si hay una necesidad crítica, Corea del Norte tiene la opción de importar alimentos, que no está prohibido por las sanciones. Dijo que el régimen puede estar dando prioridad a mantener sus reservas y queriendo en cambio confiar en la ayuda.

"No se trata de la situación alimentaria, es una crisis de la moneda extranjera", dijo. "Estoy seguro de que consideraciones de este tipo de apelación puede llevar a una disminución de las sanciones".

Al menos un país ha atendido la solicitud de apoyo de Corea del Norte.

El fin de semana posterior a la cumbre de Hanoi, mientras Kim seguía haciendo su largo camino de regreso a Pyongyang en tren, Rusia envió 2.092 toneladas de trigo en ayuda humanitaria para alimentar a niños y mujeres embarazadas, según la embajada rusa en la página de Facebook de Pyongyang.

Adornados en azul a lo largo de los sacos blancos de 50 kg, con el sello del Programa Mundial de Alimentos, estaban las palabras: "Regalo de la Federación Rusa".

Puede que sólo sea el comienzo. El mes pasado, la agencia de noticias Interfax citó a un importante legislador ruso que dijo que Rusia estaba considerando enviar 50.000 toneladas de trigo a Corea del Norte.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°