Cinco puntos para resaltar del discurso de Trump sobre seguridad fronteriza en el horario de máxima audiencia

Cinco puntos para resaltar del discurso de Trump sobre seguridad fronteriza en el horario de máxima audiencia

El presidente Trump pronunció su primer discurso en la Oficina Oval en horario de máxima audiencia, centrándose en lo que declaró como una crisis en la frontera sur del país. Los líderes demócratas de la Cámara y del Senado dieron sus respuestas. ¿Qué significa todo esto? Aquí hay cinco puntos para comentar.

Ninguna de las partes tenía nuevos argumentos para influir en los votantes

A primera hora del martes 8 de enero, el Secretario de Estado Michael R. Pompeo dijo durante una aparición en Jordania que el discurso de Trump "daría muchas noticias". No lo hizo.

Trump se aferró a los temas de conversación que ha utilizado durante meses, ninguno de los cuales ha impulsado significativamente el apoyo público a su propuesta de muro fronterizo.

Los demócratas también se aferraron al argumento que han repetido desde antes de que el cierre parcial del gobierno comenzara hace casi tres semanas: que negociarán con Trump después de que él firme un proyecto de ley para financiar a las agencias gubernamentales, pero no antes.

Como resultado, parece poco probable que el discurso cambie significativamente la opinión pública. Según la mayoría de las encuestas, a la mayoría del público no le gusta que el gobierno cierre, y es más probable que los votantes culpen a Trump y a los republicanos por la situación que a los demócratas. Es por eso que algunos senadores republicanos han estado alejándose de Trump, mientras que los demócratas han permanecido unidos públicamente.

Las redes de televisión dieron al público una visión clara de ambos lados

La decisión de las cadenas de televisión de transmitir el discurso de Trump en directo en el horario de máxima audiencia suscitó fuertes críticas.

Al final, sin embargo, al emitir el discurso y la respuesta demócrata, los estadounidenses tuvieron la oportunidad de escuchar los argumentos de ambas partes. Puede que esto no influya en ninguna votación, pero dejó al público mejor informado.

Trump trató de cambiar su retórica, pero solo en parte

Durante días, los funcionarios de la administración han advertido de una amenaza terrorista en la frontera y han hablado en términos de una "crisis de seguridad nacional". Esas afirmaciones han sido repetidamente desacreditadas, y los voceros de la administración han sido fuertemente criticados por hacer afirmaciones falsas.

Trump se mantuvo alejado en gran medida de esas afirmaciones. En cambio, comenzó su discurso hablando de una "crisis humanitaria".

Esto puede reflejar un reconocimiento por parte de los funcionarios de la administración, de que sus argumentos anteriores no les han ido bien.

Pero el lenguaje de Trump estaba en guerra consigo mismo. Mientras intentaba transmitir compasión por los migrantes, hablando de los peligros a los que se enfrentan en su viaje hacia el norte, Trump también repitió su énfasis en los casos en los que los inmigrantes en el país han matado o herido ilegalmente a ciudadanos estadounidenses, incluyendo un caso en 2015 en el que un veterano de la Fuerza Aérea en California fue asesinado por un hombre en el país de manera ilegal.

Los defensores de los inmigrantes dicen que el uso de casos criminales aislados por parte de Trump, etiqueta injustamente a todos los inmigrantes como criminales. Esa retórica ha sido un elemento básico de su campaña desde sus primeros días, lo que ha endurecido las actitudes de los demócratas en su contra.

La administración está tratando de llevar el debate más allá del muro de Trump

El muro siempre ha sido impopular entre los estadounidenses. Pero cuando el tema se enmarca más ampliamente como "seguridad fronteriza", los encuestadores encuentran que las posiciones de Trump son mejores.

En su discurso, Trump habló de la necesidad de aumentar el gasto en una amplia gama de temas relacionados con la inmigración, incluyendo más jueces de inmigración, una idea que ridiculizó en 2018, aunque su administración, de hecho, ha contratado a más de ellos.

En teoría, ampliar la discusión podría dar lugar a un compromiso entre Trump y el Congreso. Hasta ahora, sin embargo, Trump se ha negado a retirar su demanda de 5,700 millones de dólares para un muro fronterizo, por el que los demócratas han dicho que no votarán.

Las negociaciones se han estancado en gran medida, en parte porque ambas partes tienen experiencia en que Trump parece estar de acuerdo con un compromiso y luego se retira. Ni los demócratas ni los republicanos quieren comprometerse con un acuerdo a menos que estén seguros de que esta vez Trump lo cumplirá.

La declaración de una emergencia nacional sigue siendo uno de los posibles resultados

Trump evitó cualquier mención de declarar una emergencia nacional en el discurso del martes, pero sigue siendo objeto de debate activo.

Si Trump declarara una emergencia en la frontera, podría reclamar autoridad para usar fondos de construcción militar para pagar por la barrera, una posibilidad que sus asesores han discutido. Enfrentaría desafíos legales, y podría perder, pero mientras tanto, podría firmar los proyectos de ley para reabrir las agencias gubernamentales sin volver atrás en su promesa de construir un muro.

Al menos algunos republicanos en el Capitolio creen que ese escenario, que llevaría la lucha por el muro fuera del Congreso y dentro de las cortes, podría ser su mejor manera de salir del actual estancamiento.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°