China planea dominar la Inteligencia Artificial con una serie de médicos robóticos conocidos como 'Biomind'

China planea dominar la Inteligencia Artificial, con una serie de médicos robóticos conocidos como 'Biomind'

Cuando el Dr. Fang Jin participó en una competencia en Pekín para diagnosticar tumores cerebrales, estaba decidido a ganar. El premio eran más de $ 160,000 para ser utilizado en nuevas investigaciones.

Solo hubo dos problemas.

Primero, "las preguntas fueron muy difíciles de responder", dijo.

En segundo lugar, su oponente era un robot.

En la pregunta dos, dejó de tratar de ganar. "Mi objetivo era no perder tan mal".

Conocida como la primera competencia de neuro imagen entre humanos y un "médico" de inteligencia artificial (IA) llamado Biomind, la batalla televisada la semana pasada en la televisión estatal, fue diseñada para promover la IA en la medicina en China, un país donde los centros médicos rurales se quedan rezagados frente a los hospitales urbanos, que a su vez están sobrecargados de trabajo.

Biomind fue desarrollado en una empresa conjunta entre una compañía tecnológica de Singapur, Hanalytics, y el prestigioso Hospital Tiantan de China. Desde diciembre, cuando comenzó la empresa, decenas de miles de imágenes médicas recopiladas durante una década se han utilizado para enseñarle a Biomind su trabajo. Después de meses de aprendizaje profundo, la máquina estaba lista para una competencia contra 25 médicos experimentados en el Centro Nacional de Convenciones de China de Pekín para probar su capacidad de analizar imágenes del cerebro.

La inteligencia artificial es una parte clave del plan gubernamental Made in China 2025, que apunta a convertir a la nación en un líder mundial en industrias de alta tecnología, incluida la robótica, para ese año. Esto preocupa profundamente a Estados Unidos: si China puede liderar al mundo en Inteligencia artificial médica, podría rivalizar con la hegemonía estadounidense en otros campos más amenazadores.

Testificando ante un comité del Senado en marzo, el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, expresó sus temores sobre el dominio chino en la robótica y otros campos como los productos médicos avanzados, la aeronáutica, el transporte de alta tecnología y la biofarmacéutica. "Estas son cosas que China mencionó y dijo que vamos a tomar la tecnología, gastar unos doscientos mil millones de dólares y dominar el mundo", dijo Lighthizer. "Si China domina el mundo en esos campos, será muy malo para Estados Unidos".

Las preocupaciones sobre el ascenso de China en el campo de la tecnología y las acusaciones estadounidenses de que China se ha aprovechado injustamente al exigir a las empresas estadounidenses que compartan conocimientos tecnológicos, están en el centro de las tensiones comerciales China-Estados Unidos. Los analistas hablan ya de una guerra fría tecnológica.

La competencia de inteligencia artificial tuvo el brillo y el drama de un programa de juegos de televisión, con luces intermitentes, música heroica y una presentadora glamorosa con una minifalda blanca transparente.

El evento subrayó cómo el vasto acceso de China a los datos médicos, con su población de 1,400 millones de personas y datos digitalizados en todos los aspectos de la atención médica, puede darle una ventaja en las aplicaciones médicas de la inteligencia artificial. China está alentando a su población a usar monitores de salud las 24 horas, ofreciendo la posibilidad de que la IA extraiga grandes cantidades de información, con la esperanza de que las máquinas inteligentes puedan predecir enfermedades o diagnosticarlas antes que los médicos.

Antes de enfrentarse a Biomind, un competidor, el Dr. Wang Chongqing, de 54 años, dijo que no creía que la IA pudiera reemplazar a los médicos, pero podría ayudar a realizar algunas tareas.

"Creo que los humanos y las máquinas son buenos en cosas diferentes. Se pueden complementar el uno al otro", dijo. "Creo que los humanos son mejores para diagnosticar las condiciones de una manera más integral, teniendo en cuenta el género, la edad y la historia, y eso ayuda a diagnosticar mejor las enfermedades. Las máquinas aún no tienen esa habilidad”.

Otro competidor, el Dr. Zhong Di, de 45 años, de Harbin, dijo que no le tenía miedo a las máquinas de IA.

"Creo que esto tiene que llegar un día y estoy listo para eso. Creo que definitivamente ayudará a los médicos. Podría ayudar a mejorar la eficiencia y precisión del diagnóstico", afirmó.

En la primera ronda de la batalla, a Biomind y 15 médicos se les dieron 15 preguntas y 30 minutos para examinar las imágenes cerebrales y proporcionar la respuesta sobre qué tumores se mostraron, algunos extremadamente raros. En la segunda ronda, 10 médicos más compitieron con la máquina en imágenes relacionadas con accidentes cerebrovasculares. A medida que pasaban los segundos, la presión iba creciendo. Un médico parecía perplejo, mientras que otro se inclinó cerca de su pantalla, con los ojos entrecerrados.

Biomind, una máquina negra de aspecto cuadrado, se sentó sobre una mesa con un grupo de expertos. En 15 minutos, su pequeña luz blanca brilló cuando la máquina terminó la prueba. Los doctores siguieron trabajando.

Cuando llegaron los resultados, Biomind venció a los médicos directamente en ambas rondas. En la primera ronda, respondió correctamente el 87% de las preguntas, frente al 66% de los médicos. En la segunda ronda, ganó con 83% de precisión contra 63% de los médicos humanos.

La estrategia de IA médica de China, lanzada hace un año, exigió su uso en el diagnóstico, la cirugía y el control de la salud a través de dispositivos portátiles y otras aplicaciones.

En el sistema médico sobrecargado de esta nación, se ve a la IA como una forma de liberar a los médicos de tareas mundanas como la redacción de informes y el aumento de la eficiencia y la precisión al diagnosticar. Los hospitales chinos analizan miles de imágenes de radiología por día, a un ritmo que aumenta las posibilidades de un diagnóstico erróneo.

En las ciudades chinas, los departamentos de pacientes ambulatorios de algunos hospitales atienden a 10,000 o más pacientes por día. Los pacientes pueden esperar durante horas para ser atendidos durante unos minutos por un médico, y algunos se frustran tanto que golpean a sus médicos. Uno de cada cinco médicos dice que ha tenido enfrentamientos físicos con sus pacientes. Las áreas rurales carecen de una atención médica adecuada, con el 80% de los recursos de salud concentrados en ciudades grandes y ricas como Pekín y Shanghai.

En 2015, China tenía 1.8 médicos por cada 1,000 personas, en comparación con 2.6 en Estados Unidos, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Austria tiene la mayor proporción con 5.1.

Según Raymond Moh, director ejecutivo de la oficina de Hanalytics en Pekín, Biomind diagnostica enfermedades con un 90% de precisión, sin fatiga. Dijo que enviar máquinas a áreas remotas sería como desplegar a un médico de gran experiencia. Podría entrenar a médicos inexpertos alertándolos sobre las condiciones que podrían pasar por alto, agregó.

"El papel de la IA no es reemplazar a los médicos sino ayudar a investigar los puntos ciegos. Los médicos de más experiencia, ven nuestras máquinas como una forma de acelerar su trabajo", dijo.

Los estudios médicos en Corea del Sur y en otros lugares sugieren que la precisión de IA en el diagnóstico de ciertos tumores es casi la misma que la de un médico experimentado, pero que los médicos que trabajan con IA pueden producir mejores resultados.

Otros programas de IA están operando en más de 130 hospitales chinos: en 2017, un robot desarrollado por iFlytek y la Universidad de Tsinghua aprobó el examen de licencia médica de China con un puntaje superior al 96% de los candidatos. Yitu Technology, especialista en reconocimiento facial, participa en un proyecto en Chengdu, capital de la provincia de Sichuan en el sur de China, para diagnosticar el cáncer, mientras que los gigantes tecnológicos de China Alibaba, Tencent y Baidu participan en proyectos de salud junto a la IA.

Algunos de los médicos que compitieron concluyeron que Biomind los ayudaría en su trabajo.

"Estaría más que feliz de tener una de estas máquinas para ayudarme", dijo Fang.

Otro competidor, el Dr. Fang Weidong, dijo que ayudaría en el diagnóstico de tumores en una etapa muy temprana  que un médico podría pasar por alto.

"Todos los días consulto y diagnostico a más de 100 pacientes, por lo que realmente puede imaginarse la carga de trabajo que cada médico tiene todos los días. Me gustaría tener IA para mejorar mi eficiencia", dijo.

Alexandra Golby, profesora de neurocirugía en Harvard, que fue juez en la competencia, dijo que IA era un importante "segundo par de ojos" para ayudar a los médicos pero que no podría reemplazarlos”.

"Creo que los resultados del desafío fueron muy impresionantes. No hay dudas sobre eso. Esta es una etapa muy temprana y se mueve increíblemente rápido. Es claramente una herramienta muy poderosa", comentó.

Si los médicos examinaban las imágenes después de una máquina de IA, Golby agregó que existía un riesgo de sesgo de confirmación con los médicos asumiendo que el diagnóstico de la máquina era correcto, anulando su propio juicio.

Golby también planteó la pregunta sobre dónde recaería la responsabilidad médica en caso de un diagnóstico erróneo: ¿el médico o la compañía que diseñó la máquina?

El representante de la Organización Mundial de la Salud en China, Gauden Galea, dijo que IA ofrece posibilidades interesantes, incluido el descubrimiento de nuevos síndromes y nuevos tratamientos.

"A los medios les gusta asustar con IA, recordándonos a robots asesinos y un futuro marcado por máquinas en las películas de Hollywood", dijo. "Creo que debemos dejar de lado esos temores y centrarnos en una evaluación real de la IA como herramienta para evaluaciones médicas clínicas". 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°