Anuncio
Share
LA Times Español

California entre los estados que están considerando créditos fiscales para personas que cuidan enfermos

cuidadores

Gloria Brown es la persona que mayormente cuida de su esposo, Arthur, a quien le diagnosticaron Alzheimer hace cuatro años. Ella estima que ha gastado aproximadamente $ 72.000 en asistentes, medicamentos y suministros. (Emma Marie Chiang para Kaiser Health News)

(Kaiser Health News)

Gloria no pudo dormir bien esta noche, su esposo, Arthur Brown, de 79 años, tiene Alzheimer y ha pasado la mayor parte de la noche paseando por su dormitorio, abriendo y cerrando cajones, y poniéndose y quitándose la chaqueta.

Así que Gloria, de 73 años, le pidió a una amiga que sacara a Arthur por unas horas una tarde reciente para que ella pudiera tomar una siesta. Tuvo suerte ese día porque no tuvo que acudir al asistente de salud que viene a su casa de San Mateo, California, dos veces por semana.

El precio que debe pagar por la ayuda no es barato: la tarifa vigente en el área de la Bahía de San Francisco varía de $25 a $35 por hora. Gloria Brown, estima que ha gastado aproximadamente $72.000 en servicios de atención, medicamentos y suministros desde que su esposo fue diagnosticado con esa enfermedad hace cuatro años.

“El costo puede asombrarte”, dijo el asambleísta estatal Jim Patterson (R-Fresno), autor de un proyecto de ley que otorgaría a los guardianes familiares en California un crédito fiscal de hasta $5.000 por año para ayudar a compensar sus gastos.

Anuncio

Un estudio de 2016 realizado por AARP encontró que el guardián promedio gasta $6.954 al año en costos de desembolso para cuidar a un miembro de la familia. Los gastos van desde $7 por toallitas médicas hasta decenas de miles de dólares para modernizar una casa con una ducha o contratar ayuda externa.

AARP, una organización de cabildeo para personas de 50 años o más, está impulsando proyectos de ley similares en al menos otras siete legislaturas estatales este año, dijo Elaine Ryan, vicepresidenta de Integración Estatal de Defensa y Estrategia del grupo. Arizona, Illinois, Nebraska, Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island y Wisconsin están considerando una legislación, y AARP espera que también se introduzcan medidas en Florida, Massachusetts y Ohio.

En Wisconsin, dos republicanos y dos demócratas están detrás de la medida de crédito fiscal de ese estado.

“Necesitamos una discusión sobre cómo podemos mantener de una mejor manera a las personas en casa y satisfacer sus necesidades”, dijo la congresista estatal, Debra Kolste, una demócrata que explicó que la mayoría de las personas conocen a alguien que está cuidando a un miembro de la familia. Ella espera que la medida pueda pasar a través de la legislatura republicana y sea firmada por el gobernador demócrata de Wisconsin.

Anuncio

Nueva Jersey aprobó un crédito fiscal estatal en 2017 específicamente para los guardianes de veteranos heridos. Sin embargo, los esfuerzos en otros estados han fracasado, incluso en Arizona el año pasado y en Mississippi y Virginia este año.

El año pasado, a nivel federal, las facturas que habrían creado un crédito fiscal federal sobre la renta de hasta $ 3.000 nunca salieron de los comités del Congreso.

“Ya sea que esté en Billings, Mont. o en Mississippi, el crédito fiscal para guardianes es algo que la gente está pidiendo”, dijo Ryan. “Todo lo que piden es un poco de ayuda financiera para compensar estos costos”.

Un crédito fiscal, dijo Brown y otros guardianes, sería un alivio para los aproximadamente 4.5 millones de guardianes familiares en California que se hacen cargo de un ser querido en condiciones de salud crónica, con incapacidad o grave. A nivel nacional, el AARP estima que hay alrededor de 40 millones de personas que cuidan a miembros de la familia.

Los Brown, que han estado casados ​​por 51 años, tienen una buena cobertura médica, pero como la mayoría de los adultos mayores, viven con un ingreso fijo. A medida que avanza la enfermedad de su esposo, Gloria Brown sabe, que los costos aumentarán. Por ejemplo, quiere instalar barras en el baño para evitar que su esposo se caiga y anticipa que necesitará más ayuda profesional.

“Creo que estamos llegando a esa etapa en la que veré que el dinero se gasta en cosas que ayudarán a hacerle más fácil y cómoda su vida diaria”, dijo Brown. “Es un costo que no había anticipado”.

El cuidado a largo plazo se ha convertido en uno de los principales problemas en el Capitolio de California este año, con propuestas que van desde nombrar a un estado como " Aging Czar” hasta financiar un nuevo beneficio en efectivo para los servicios de atención a largo plazo. En su informe de gobierno el mes pasado, el gobernador Gavin Newsom pidió un plan maestro para el envejecimiento.

“Recientemente he tenido una experiencia personal y dolorosa en estas cuestiones”, dijo Newsom a la sesión conjunta de la legislatura.

Anuncio

Newsom, cuyo padre tuvo demencia y murió el año pasado, también contrató a la ex primera dama, Maria Shriver, para dirigir un nuevo Grupo de trabajo de Prevención y Preparación para el Alzheimer y ha pedido a los legisladores que aprueben $3 millones en fondos estatales para la investigación de la enfermedad del Alzheimer.

La factura de Patterson otorgaría un crédito fiscal estatal de hasta $5.000 a los guardianes familiares durante cinco años, comenzando en el año fiscal 2020. Se les reembolsaría el 50% de los gastos elegibles, como modernizar una casa, contratar un asistente y arrendar o comprar un equipo. El crédito estaría disponible para las personas que ganan hasta $170.000 al año, o los contribuyentes de impuestos conjuntos que ganan hasta $250.000.

Patterson, un republicano de la minoría, tiene la esperanza de poder convencer a sus colegas de que el otorgar un crédito fiscal a las personas es financieramente sólido porque permitiría a los guardianes mantener a sus seres queridos en casa en lugar de depender de servicios gubernamentales más costosos.

“Si los miembros de la legislatura y el gobernador miraran a través de los ojos de sus propias familias, amigos y vecinos... Creo que se podría aprobar y firmar”, dijo Patterson.

Pero la medida se enfrenta a una competencia por una porción del superávit de $21 mil millones de California, que proviene de propuestas del gobernador y legisladores para aumentar los fondos en educación, salud, vivienda y docenas de otros programas.

Para Pam Sogge de Oakland, California, un crédito fiscal le permitiría contratar a un asistente de salud en el hogar por tres horas adicionales a la semana. Su esposo, Rick Sogge, de 61 años, tiene Alzheimer en etapa temprana y se pone frenético cuando se queda solo. A veces, cuando ella lo deja solo en otra habitación de su casa, él la busca cada dos minutos.

Debido a que Rick Sogge todavía se encuentra físicamente saludable, la mayoría de los gastos que hace Pam son por la ayuda de medio tiempo para que Rick sea llevado a pasear mientras ella va a trabajar, hacer recados o ir al consultorio del médico.

“Tienes un futuro financiero muy incierto. No sabes lo que va a pasar, no sabes cuánto tiempo tomará, así que debes ser muy precavido con los gastos”, dijo Pam Sogge, de 56 años, quien ha estado cuidando a su esposo durante cinco años. “En cierto modo, un crédito fiscal es un permiso y un estímulo para obtener ayuda”.

Anuncio

Samantha Young es corresponsal de Kaiser Health News, una publicación editorial independiente de Kaiser Family Foundation.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio