Bajo el creciente número de personas sin recursos para pagar un abogado, los tribunales ofrecen asistencia legal

La pareja divorciada que compareció ante la jueza, Helen E. Zukin, estaba disputando los días de visita a sus hijos.

El hombre dijo que había dejado su adicción a la heroína y quería pasar más tiempo con sus hijos, a quienes no había visto en tres años. Su ex esposa estaba en contra, diciendo que ella no confiaba en que él hubiera dejado las adicciones y que había decepcionado antes a sus hijos.

Ninguna de las partes tenía abogado y era notorio. En un momento dado, el hombre cometió un error de novato y la juez, Zukin, volvió su mirada hacia él y le dijo: "esto no es una corte de televisión", "nadie me interrumpe. Tenemos reglas muy estrictas sobre cómo nos comportamos aquí".

La escena reciente en el Tribunal Superior de Los Ángeles refleja una tendencia en las salas de audiencias de California: cada vez más personas se representan a sí mismas y corresponde a los jueces y otros funcionarios explicar los procesos legales y el decoro.

Algunos tribunales han dado por escrito consejos para los que se representan a sí mismos: duerma bien la noche anterior a su audiencia; llegue al menos 30 minutos antes de la hora de su cita; no mastique chicle, no coma o beba en la corte; no use pantalones cortos, camisetas, camisetas sin mangas o sandalias; nunca levantes su voz; diríjase al funcionario judicial como "Su Señoría" o "Juez".

La pareja divorciada, a quien Zukin convocó por número y las llamó "madre" y "padre", se encontraba entre los aproximadamente 4.3 millones de las personas que ahora acuden a los tribunales cada año en California sin un abogado.

Después de amonestar al hombre, Zukin le explicó a la mujer que la ley de California favorece la participación de ambos padres, pero la madre no estaba convencida. El padre ya había estado sobrio antes, pero luego, había reincidido.

"Necesito más pruebas", dijo la mujer.

La juez ordenó la prueba de uso de drogas, y si el padre continuaba sobrio, podría tener visitas monitoreadas, dijo Zukin. El costo sería compartido por ambos padres.

"Eso no es justo", dijo la mujer.

"Muchas gracias", dijo la juez. "Es todo".

La mujer salió corriendo bañada en lágrimas.

La juez, Zukin, atiende a muchos litigantes no representados legalmente en el octavo piso de la Corte de Justicia Stanley Mosk.

Los funcionarios judiciales dicen que el número de personas que se representan a sí mismas ha aumentado después de la última recesión. Incluye a los pobres, sin duda, pero también a gente de clase media y adultos jóvenes acostumbrados a aprender destrezas en YouTube y otros sitios de Internet.

Según las encuestas judiciales, tres cuartas partes de todos los casos civiles tienen al menos un lado sin representación, y sólo el 10% de casos familiares y disputas de desalojo tienen abogados en ambas partes. A diferencia de los acusados criminalmente, la ley no da derecho a los civiles a un abogado.

En respuesta, los tribunales han ampliado los servicios de auto-ayuda. Después de años de cabildeo por parte de líderes judiciales, el año pasado el estado casi triplicó los fondos para esos programas a $30 millones.

El presidente del Tribunal de California, Tani Cantil-Sakauye, quien encabeza el poder judicial del estado, recordó que su madre fue a la corte hace décadas sin un abogado para evitar un eminente desalojo. Ella perdió.

"No había un centro de auto-ayuda para ayudarla en ese momento y me complace que ahora los tengamos en todas las cortes superiores del estado", dijo Cantil-Sakauye. "Ellos son la primera línea de justicia en California".

Se espera que casi 1.2 millones de litigantes en California aprovechen los servicios este año. Un estudio realizado en 2017 por líderes judiciales estatales encontró que las personas pobres que recibieron asistencia legal en casos civiles bajo un proyecto piloto obtuvieron mejores resultados que aquellos sin asistencia. En algunos casos, la ayuda redujo los costos judiciales.

El día en que apareció la pareja divorciada, más de dos docenas de personas estaban en línea para recibir servicios de auto-ayuda en el cuarto piso.

Thomas Tophia, de 55 años, un consejero de drogas y alcohol, se había formado afuera del juzgado de Los Ángeles a las 6:40 am para asistir a un taller de auto-ayuda matutino, pero ya no había lugares antes de que él llegara al frente de la fila.

Estaba molesto por tener que faltar a su trabajo para asistir a la sesión de la tarde. Él era nuevo en su trabajo y el dinero era escaso, dijo, así que no podía pagar un abogado para que lo representara en su divorcio.

Si bien, el personal de auto-ayuda no puede asesorar a los litigantes sobre estrategias legales, Tophia dijo que había formulado la suya: "pedir más y conformarse con menos".

Abogados, asistentes legales, estudiantes universitarios y recién graduados en los centros de auto-ayuda guían a los litigantes a través del proceso legal, explican las opciones, cómo llenar formularios, archivar casos y llevarlos a través de varios pasos hasta su finalización, ya sea por acuerdo, incumplimiento o juicio.

La mayoría de los litigantes requieren tres talleres, que se llevan a cabo en varios idiomas.

El personal del tribunal, que a veces asiste a las partes contrarias en un caso, no puede recomendar tácticas legales y esto puede ser frustrante para algunos. Daniel y Juliana Yee, ambos jubilados, fueron a la corte en San Francisco a principios de este año para obligar a un inquilino comercial a pagarles $ 7.000 en renta atrasada.

Después de reunirse con el centro de auto-ayuda de la corte, presentaron sus documentos, obtuvieron una fecha de audiencia y contrataron a alguien para que se lo comunicara a su inquilino.

Pero el inquilino no apareció.

Daniel Yee, sentado con su esposa en la mesa de los demandantes, explicó cortésmente su situación al juez del tribunal superior de San Francisco, Carl Chamberlin, él lo escuchó y antes de concluir la audiencia, preguntó si necesitaban algo más.

"Necesito un consejo", dijo Yee.

"Eso no lo puedo hacer", respondió Chamberlin. "No puedo darte consejo legal".

Chamberlin le dijo a la pareja que tomaría una decisión sobre su caso en un plazo de 30 días y les notificaría por correo su decisión.

Yee parecía nervioso y permaneció sentado. ¿Qué haría él una vez que le llegara el fallo?

Un empleado le entregó un conjunto de instrucciones por escrito: "Cómo recolectar su dinero después de ganar su caso".

Incluso para aquellos que asisten sin un abogado, ir a la corte no es barato. El costo de presentar un caso en California es de $435, aunque se puede rescindir a las personas que no pueden pagarlo.

La jueza del Tribunal Superior de Contra Costa, Terri A. Mockler, en su cuarto año como juez de derecho de familia, dijo que se siente cómoda al tratar con personas que se representan a sí mismas.

"Trato a todos los litigantes de la misma manera, tengan o no un abogado", dijo. "Paso más tiempo explicando las cosas a los litigantes que se representan a sí mismos en términos del proceso".

Ella dijo que ellos a menudo son más intransigentes que aquellos que cuentan con abogados, que pueden reducir las expectativas y presionar para lograr un acuerdo.

Los litigantes auto-representados a menudo tampoco entienden lo que un juez debe saber antes de tomar una decisión, dijo.

Para manejar la enorme demanda de ayuda, los tribunales confían cada vez más en la tecnología, incluidas las páginas de auto-ayuda en los sitios web.

El centro de auto-ayuda de San Diego ofrece citas con un abogado por Skype, y el Condado de Butte trabaja con otros condados rurales para ofrecer talleres y otros servicios a través de una conferencia por Zoom, un servicio online.

Los tribunales de los condados de Los Ángeles, Orange y Napa también están experimentando con software para ayudar a los que no cuentan con representante a completar formularios legales. El condado de Los Ángeles organiza alrededor de 450 talleres de auto-ayuda al mes.

Sheldon Paine, de 26 años, vestido de marrón y naranja, compareció ante Zukin sin un abogado para tratar de visitar a su pequeña hija.

La madre de la niña se había mudado a Las Vegas. A Paine, un boxeador, le habían ordenado pagar $ 10.000 en manutención infantil, pero él dijo que no tenía dinero y que vive en su auto.

Dijo que esperaba que la niña fuera su hija, pero que también necesitaba una prueba de ADN. La madre le había enviado un mensaje de texto recientemente diciendo que él no era el padre. La madre no estaba presente en el tribunal.

"Necesito estar segura que la madre recibió notificación sobre esta audiencia", le dijo Zukin.

Paine dijo que no sabía su dirección, pero sabía dónde vivían su madre y su abuela. Luego comenzó a contar una historia sobre una de sus visitas a su hija.

"Señor, necesito detenerlo", dijo la juez. "No tengo prueba de que la madre haya recibido notificación de esta audiencia".

Ella lo refirió al centro de auto-ayuda.

"Tiene que venir aquí y mostrarme que se hizo la diligencia debida para localizar a la abuela y la bisabuela", dijo la juez.

Los abogados de los centros de auto-ayuda en Los Ángeles y San Francisco dijeron que creían que los litigantes estarían mejor si tuvieran abogado.

"La vida sería más fácil para ellos", dijo Kathleen Dixon, abogada del servicio de auto-ayuda en Los Ángeles. "Pero, ¿necesitan uno para obtener una audiencia justa? No".

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°