Aumenta el inusual crimen de robo de cabras en el condado de Fresno

Aumenta el inusual crimen de robo de cabras en el condado de Fresno

Una ola de delincuencia inusual se está extendiendo por el condado de Fresno: más de 60 cabras, valoradas en aproximadamente $27.000, han desaparecido en los últimos dos meses.

Ha habido siete casos de robo de cabras desde el 7 de enero en una área que abarca menos de 20 millas, desde Easton hasta Riverdale. Los investigadores creen que los ladrones están operando por la noche, cuando no es probable que los detecten, y suben a los animales en camiones, dijo Tony Botti, el portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Fresno.

El Valle Central suele ver algunos robos de ganado cada año, dijo Botti, pero 61 animales en dos meses es muy inusual.

"Definitivamente hay una tendencia aquí y está aumentando", dijo. “La mayor parte de las veces, estos sospechosos aprovechan la oscuridad para lograr esto. Pueden levantarse y atravesar la cerca, cargarlas e irse sin ser vistos ".

La forma en que lo llevan a cabo hace que los robos sean difíciles de resolver, dijo.

"Lo mejor que podemos hacer es confiar en los testimonios de testigos para tratar de localizarlos", dijo Botti. "Si alguien tiene una cámara que capturó un vehículo y un número de matrícula, eso nos ayudaría".

Kristy Picquette, residente de Kingsburg, descubrió que 11 de sus cabras Lamancha, un tipo de cabra lechera, fueron robadas el pasado jueves por la noche de la casa de un amigo en Easton. Picquette había enviado a las cabras de su familia a esa casa temporalmente, mientras los corrales de su casa se secaban después de una serie de tormentas que provocaron fuertes lluvias en la región.

"Cuando llamó, me preguntó si había recogido las cabras porque se habían ido", dijo.

Los dos hijos de Picquette han estado criando cabras durante los últimos cinco años como parte del proyecto 4-H. Perder a sus animales ha sido especialmente difícil para los niños, dijo Picquette, y agregó que habían planeado usar el dinero ganado durante las competencias para pagar la universidad.

“Se sienten muy ofendidos. No entienden cómo alguien podría venir y tomar algo por lo que trabajaron tan duro", dijo. “El vínculo que tenemos con las cabras es increíble. Estoy con el corazón roto. No sé si están asustadas o hambrientas.... Siempre las habíamos  tratado muy bien".

Cuatro de las cabras robadas fueron recuperadas el pasado domingo. Fueron encontradas sueltas en una carretera local. Picquette dijo que sospechaba que los animales habían sido liberados el pasado viernes o que se habían salido de donde los mantenían. Ella dijo que las cabras no estaban bien y que planeaba ponerlas en cuarentena por un tiempo. Pero siete de las cabras siguen desaparecidas.

Aunque la teoría de las autoridades policiales es que las cabras están siendo robadas para servir de alimento, Picquette dijo que pensó que podrían estar siendo utilizadas para las crías, señalando que las cabras lecheras generalmente no tienen mucha carne.

Ella está ofreciendo una recompensa de $ 1.000 por el regreso seguro de las cabras a su familia.

"Realmente sólo queremos que regresen a casa", dijo.

Cualquier persona con información debe comunicarse con la Oficina del Sheriff al (559) 600-3111 o Valley Crime Stoppers al (559) 498-7867.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°