Anuncio
Share
LA Times Español

Atacante de Virginia Beach notificó a su jefe sus planes de renuncia horas antes del tiroteo

virginia

Víctimas del tiroteo, izquierda en la fila superior: Laquita C. Brown, Ryan Keith Cox, Tara Welch Gallagher, Mary Louise Gayle. Fila intermedia: Alexander Mikhail Gusev, Joshua Hardy, Michelle Langer, Richard Nettleton. Fila inferior: Katherine Nixon, Christopher Kelly Rapp, Herbert Snelling, Robert Williams. (Ciudad de Virginia Beach)

(Los Angeles Times)

El hombre armado que abrió fuego en un edificio del gobierno de Virginia Beach, matando a 12 personas, notificó a un superior su intención de dejar el trabajo, dijeron funcionarios el sábado.

El agresor, que trabajaba como ingeniero civil, era un empleado “de buena reputación” en su departamento, dijo el administrador de la ciudad, Dave Hansen, quien describió el desempeño del hombre como “satisfactorio”.

En respuesta a la pregunta de un reportero, dijo que el tirador había notificado a su jefe su intención de dejar el trabajo en un correo electrónico el viernes, horas antes del incidente.

Las autoridades han identificado al atacante como DeWayne Craddock, de 40 años de edad. Fue asesinado tras un tiroteo con la policía.

Anuncio

El jefe de policía James Cervera dijo que no tenía información para indicar que el sospechoso se había dirigido específicamente a alguien.

Entre las víctimas se encontraban cuatro ingenieros que trabajaron en mantenimiento de las calles y protección de los humedales y tres trabajadores que revisaban las líneas de propiedades. Otros incluyen un empleado de cuenta, un técnico, un asistente administrativo y un coordinador de proyectos especiales.

La policía se ha negado a comentar sobre el motivo del atacante. Los funcionarios de la ciudad pronunciaron su nombre sólo una vez y dijeron que no volverían a mencionarlo.

Joseph Scott, un técnico de ingeniería del departamento de servicios públicos, dijo que había trabajado con Craddock y tuvo una breve interacción con él ese viernes en el baño de hombres unos cinco minutos antes del tiroteo.

Anuncio

“Estaba allí lavándose los dientes, lo que siempre hacía después de comer”, dijo Scott. “Dije: ‘Oye, ¿cómo estás? ¿Qué estás haciendo este fin de semana?’ Fue sólo una breve conversación”.

Scott dijo que se retiró del lugar y al día siguiente se enteró del tiroteo cuando un compañero de trabajo y luego su hijo lo llamaron para preguntarle si estaba bien.

“No podía creer lo que había sucedido”, dijo.

tirador2
(Los Angeles Times)

Uno de los empleados muertos había trabajado para la ciudad durante 41 años. Seis trabajaron en el mismo departamento que el sospechoso, aunque las autoridades se negaron a decir si alguien fue atacado específicamente o si el sospechoso había lanzado amenazas anteriormente. Las víctimas fueron encontradas por todo el edificio, a lo largo de tres pisos, dijo la policía.

El edificio municipal estaba abierto al público, pero se requerían pases de seguridad para ingresar a las oficinas internas, salas de conferencias y otras áreas de trabajo. Como empleado actual, Craddock habría tenido el pase para ingresar a las oficinas internas, dijo Hansen.

Christopher Kelly Rapp de Powhatan, uno de los muertos, disfrutaba de la música escocesa y se unió a una banda de gaitas el otoño pasado. Participó con el grupo en octubre durante un festival celta en Virginia y marchó con sus compañeros en el Día de San Patricio.

“Chris era reservado, pero muy amigable, y se acercaba a los miembros discretamente uno a uno después de nuestras prácticas semanales”, dijo la banda, Tidewater Pipes & Drums, en un comunicado.

Anuncio

Otra víctima, Mary Louise Gayle de Virginia Beach, fue descrita como una “dama súper dulce” que siempre tenía una gran sonrisa. “Ella siempre estaba ahí afuera en el patio, trabajando en algo y hablando con mis hijas”, dijo al New York Times John Cushman, vecino de Gayle.

Los otros empleados que fueron asesinados fueron identificados como Tara Welch Gallagher, Alexander Mikhail Gusev, Katherine A. Nixon, Ryan Keith Cox, Joshua O. Hardy y Michelle “Missy” Langer, todos de Virginia Beach; Laquita C. Brown y Robert “Bobby” Williams, ambos de Chesapeake; y Richard H. Nettleton de Norfolk. La víctima número 12, Herbert “Bert” Snelling, de Virginia Beach, era un contratista que estaba en el edificio para solicitar un permiso.

Al menos otras tres personas que resultaron heridas permanecieron hospitalizadas el sábado.

Al parecer, Craddock no tenía antecedentes de delitos graves, lo que le permitía comprar armas.

Los investigadores del gobierno identificaron dos pistolas calibre .45 utilizadas en el ataque, dijo Ashan Benedict, el agente especial regional de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego.

Todo indicaba que el tirador había comprado las armas legalmente, una en 2016 y otra en 2018, dijo Benedict. El jefe de la policía dijo que al menos una tenía un supresor de ruido.

Craddock, de 40 años, se graduó de Denbigh High School en las cercanías de Newport News en 1996 y se unió a la Guardia Nacional del Ejército, según una breve nota de un periódico de la época. Recibió entrenamiento militar básico y entrenamiento individual avanzado en Fort Sill, Oklahoma. Más tarde se graduó de la Universidad de Old Dominion con una licenciatura en ingeniería civil.

Scott dijo que trabajaba en una división diferente de Craddock, a quien calificó de callado, educado y ‘bueno’. Scott dijo que creía que Craddock estaba en buena posición en el trabajo y nunca había escuchado comentarios negativos sobre él.

Anuncio

Una nota manuscrita fue colocada el sábado en la casa del sospechoso expresando sus condolencias a las víctimas de los disparos en nombre de su familia.

Cientos de personas asistieron a las vigilias de oración del sábado por los muertos. Scott dijo que él, su esposa y varios otros también oraron por el tirador.

"Él también era un ser humano y su familia también está sufriendo”, dijo Scott. “No era malvado... sólo un tipo que tenía problemas”.

Los vecinos describieron a Craddock como un entusiasta de los automóviles y culturista.

Amanda Archer, de 22 años, y Cassetty Howerin, de 23, vivieron en una casa de la ciudad de Virginia Beach, debajo de Craddock, el año pasado, y sólo lo conocieron brevemente, intercambiando saludos ocasionales.

“No era muy platicador”, recordó Archer. “Es un misterio para nosotros, al parecer, es un misterio para todos”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio