Andrés Manuel López Obrador, quien asume el cargo, promete una transformación nacional

Andrés Manuel López Obrador, quien asume el cargo, promete una transformación nacional

México se embarcará en una era con altas expectativas y profunda incertidumbre este 1 de diciembre bajo el liderazgo de una de las figuras políticas más enigmáticas del país, Andrés Manuel López Obrador.

Se espera que López Obrador, el cual desarrolló una retórica populista y un voto  por la transformación nacional en una elección aplastante en la votación de julio, comience un mandato de seis años como el presidente número 57 de México.

La toma de posesión marcará el impresionante resurgimiento de un aspirante presidencial dos veces derrotado que se presentó bajo la bandera izquierdista de su propio partido, y que representa una desviación radical de la reciente candidatura de líderes tecnócratas.

"No voy a ser una maceta, no soy un adorno", advirtió el presidente electo de cabello plateado, que cumplió 65 años en noviembre, en un mensaje reciente en YouTube. "Tengo un mandato... El pueblo mexicano quiere acabar con la corrupción y la impunidad ".

A pesar de su abrumadora victoria electoral, López Obrador sigue siendo una figura divisoria: sus partidarios lo elogian como una especie de salvador para un México que se ha convertido en algo terriblemente difícil de reparar, mientras que sus críticos temen el regreso de un caudillo latinoamericano de estilo antiguo o un hombre fuerte, listo para retrasar la marcha de México hacia la democracia.

La lista de invitados a la ceremonia incluye a una serie ecléctica de líderes mundiales, entre ellos el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y un par de los principales adversarios de Washington: los presidentes socialistas de Venezuela y Cuba, recientemente comparados, junto con el de Nicaragua, como la "troika de la tiranía" de América Latina, según John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El ascenso de López Obrador ha alentado la esperanza de un mejor panorama económico y de seguridad para muchos mexicanos, a pesar de las dudas de algunos sobre su capacidad para gobernar después de años de ser un disidente ruidoso que denunciaba a la "mafia del poder", su descripción de las clases dominantes de México.

Sus votos de campaña para combatir la corrupción y reducir la pobreza resonaron profundamente en un período de modesto crecimiento económico, aumento de la delincuencia y una corrupción oficial aparentemente sin control.

Más de 4 de cada 10 mexicanos, es decir, más de 53 millones de personas, aún viven en la pobreza, mientras el país está a punto de superar el récord de 2017, de más de 31,000 homicidios, y una serie de ex gobernadores enfrentan cargos de corrupción.

La indignación pública por la corrupción durante la administración del saliente presidente Enrique Peña Nieto ayudó a impulsar la victoria electoral de López Obrador.

López Obrador, con poca experiencia en asuntos exteriores, enfrenta un potencial choque inmediato con su vecino del norte. El presidente Trump se ha comprometido a cerrar la frontera en respuesta a la presencia enTijuana de miles de centroamericanos pertenecientes a las caravanas de migrantes, la mayoría buscando ingresar a Estados Unidos.

Un signo de cooperación entre los dos países se produjo al margen de la cumbre del G-20 en Buenos Aires este 30 de noviembre, cuando Estados Unidos, México y Canadá firmaron un acuerdo que revisaba el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, que Trump había amenazado con cancelar durante mucho tiempo. dando lugar a meses de duras negociaciones.

El acuerdo, que aún requiere la aprobación del Congreso y de los legisladores en México y Canadá, le ahorra a los nuevos líderes de México una batalla con la administración Trump en materia de comercio.

Como candidato presidencial, López Obrador condenó la "campaña de odio neofascista" de Trump después de su caracterización incendiaria de los inmigrantes mexicanos como criminales y violadores. Pero, como presidente electo, López Obrador ha buscado evitar el antagonismo con Trump.

Los dos líderes populistas de extremos opuestos del espectro político, parecen haber desarrollado una relación cordial, intercambiando llamadas telefónicas amistosas cuando sus representantes se reunieron en la Ciudad de México.

Al ponerse la banda presidencial tricolor, López Obrador dijo que planea pronunciar un discurso el sábado por la tarde desde un balcón del Palacio Nacional a las personas reunidas en el Zócalo, donde se planea un festival cultural.

"Va a ser una fiesta", dijo el hombre conocido como AMLO, un apodo basado en sus iniciales. "No es un cambio de gobierno, es un cambio de régimen. Comienza una nueva era".

Desestimado como un doloroso perdedor y un fuerte crítico después de haber sido derrotado en las dos contiendas presidenciales anteriores en México, el resuelto hijo de unos comerciantes del caluroso estado de Tabasco, mantuvo su fe en su capacidad para recuperarse.

López Obrador ya ha dado marcha atrás en algunas cuestiones clave: admitir, por ejemplo, la necesidad de mantener a los militares en las calles para combatir la creciente violencia de los cárteles, un reconocimiento de que la policía mexicana no está preparada para enfrentar el desafío del crimen organizado.

López Obrador dio a conocer un plan de 50 puntos que, entre otras medidas, aumentaría los enjuiciamientos de casos de corrupción, criminalizaría el tráfico de influencias e incluso exponer al presidente a cargos criminales por corrupción.

La creencia casi evangélica de López Obrador en sus propias capacidades transformadoras llevó a Enrique Krauze, el historiador mexicano, a etiquetarlo en 2006 como "el Mesías Tropical", un apodo que se le ha quedado.

"No te fallaré", dijo López Obrador a la multitud reunida en el Zócalo la noche de su elección. "Quiero pasar a la historia como un buen presidente de México".

López Obrador, el primer izquierdista declarado en asumir la presidencia de México en la historia reciente, se comprometió repetidamente a utilizar su posición para erradicar las inequidades aparentemente sin solución en el país.

"Por el bien de todos, los pobres primero", declaró en el Zócalo.
López Obrador se burla regularmente de sus detractores y los llama ‘fifi’, o ‘snobs’.

Asumirá el poder en medio de una ambigüedad considerable sobre cómo planea cumplir, y financiar, su amplia agenda. Sus promesas de campaña incluyen subvenciones en efectivo y educación universitaria gratuita para jóvenes, pensiones mejoradas para ancianos y personas con discapacidad, precios estables de la gasolina y reducción de la violencia.

Dice que el dinero provendrá de los ahorros logrados por reducir la corrupción y dirigir un gobierno más austero, recortar los salarios y las pensiones oficiales y eliminar los diversos beneficios, incluidos los aviones presidenciales y los guardaespaldas.

Muchos están escépticos.

"Algunas personas piensan que a partir de mañana, los precios del gas, la electricidad y la gasolina bajarán, pero eso no puede ser", dijo José Guadalupe Ríos, de 55 años, propietario de una pequeña tienda de comestibles y partidario de López Obrador. "AMLO no tiene una varita mágica para cambiar todo de un día para otro. Además, no puede terminar con la corrupción en un día".

Después de la elección, López Obrador suavizó su retórica, a menudo combativa, y pidió una reconciliación, tratando de alcanzar en particular a sus críticos del sector empresarial.

Esas garantías ayudaron a suavizar las dudas entre la elite empresarial de México. Algunos miembros de la derecha han acusado durante mucho tiempo que López Obrador, si fuera elegido presidente, se convertiría en una especie de Hugo Chávez mexicano, el fallecido jefe de estado de la izquierda venezolana.

Pero gran parte del apoyo condicional del sector empresarial para López Obrador se marchitó con su decisión en octubre de desechar un proyecto aeroportuario de 13 mil millones de dólares, parcialmente construido para la Ciudad de México, un anuncio que hizo que los mercados y el peso cayeran en picada.

La decisión, después de una elección especial a las que los críticos llamaron manipulada e involucró solo a cerca del 1% de los votantes registrados, desalentaría a los inversionistas, dijeron los líderes empresariales.

Esta semana, el Banco Central de México advirtió en un informe trimestral sobre las políticas públicas "que genera preocupación en los mercados y una pérdida de confianza en México como destino para la inversión".

La institución bancaria no mencionó al gobierno entrante en su informe, pero esa declaración fue vista ampliamente como una andanada preventiva antes del cambio presidencial.

Si bien muchos en la comunidad empresarial siguen siendo precavidos, no hay duda de que López Obrador goza de un amplio apoyo público.

Asumirá el cargo con un índice de aprobación del 66%, según una encuesta realizada esta semana por el periódico El Financiero. Eso se compara con una calificación del 70 por ciento de desaprobación para Peña Nieto, cuyo mandato de seis años se considera un fracaso.

López Obrador ganó con el 53% de los votos emitidos el 1 de julio, derrotando a su rival más cercano con unos 30 puntos porcentuales. Fue el mayor porcentaje obtenido por un candidato presidencial mexicano desde 1982, en el apogeo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que dominó la política mexicana durante gran parte del siglo XX.

A pesar de su oratoria rebelde, López Obrador fue durante años un incondicional del PRI, antes de unirse a una corriente separatista de izquierda a fines de los años ochenta. Se desempeñó como alcalde de la Ciudad de México entre 2000 y 2005, bajo la bandera de un partido de izquierda del que posteriormente se separó.

Es el primer presidente en la historia mexicana moderna que no está asociado con un partido político tradicional, habiendo sido elegido como el abanderado de su propio bloque, el Movimiento de Regeneración Nacional o Morena. Desde las elecciones del 1 de julio, Morena se ha convertido en la fuerza política más potente del país, aunque se formó hace solo cuatro años.

Con una oposición profundamente fragmentada, López Obrador y sus aliados controlarán ambas cámaras del Congreso (diputados y senadores) y la alcaldía de la Ciudad de México, la capital, una concentración de poder no vista desde los días de la hegemonía del PRI. Muchos mexicanos encuentran esa perspectiva inquietante.

"Creo que con López Obrador nos enfrentamos a un futuro de miedo", dijo Afredo López Vásquez, de 37 años, ingeniero en el sur de la Ciudad de México. "Me preocupa que él pueda tratar de permanecer eternamente en el poder".

A partir del 1 de diciembre, muchos estarán observando de cerca para ver cómo López Obrador hace la transición de ser un agitador y un candidato eterno a la figura central en un vasto edificio de poder que lleva años denunciando.

"La campaña será permanente", escribió el columnista Jesús Silva-Herzog Márquez en el periódico Reforma de México. "López Obrador no se convertirá sutilmente en ortodoxo. Seguirá viendo la política como un combate épico de símbolos y no como una administración de lo ordinario".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°