Álex Villanueva obtiene histórico triunfo al derrotar al actual Sheriff de Los Ángeles

Álex Villanueva obtiene histórico triunfo al derrotar al actual Sheriff de Los Ángeles

Alex Villanueva reemplazará a Jim McDonnell como sheriff del condado de Los Ángeles, lo que marca un precedente histórico, ya que en más de 100 años, nunca un Sheriff en funciones había sido derrotado en unas elecciones por un contrincante.

McDonnell aceptó su derrota el 26 de noviembre, y dijo en un comunicado que organizaría una transición ordenada.

"El honor de servir como Sheriff del Condado de Los Ángeles no tiene igual", dijo en su declaración. "El Sheriff se enfrentará de inmediato con una serie de temas muy complejos relacionados con mantener la seguridad pública y la confianza de la población".

Villanueva lidera con casi 126,000 votos, con sólo 100,000 boletas aún por contabilizar.

Villanueva, de 55 años, será juramentado como el Sheriff número 33 el próximo 3 de diciembre, en East Los Angeles College.

Se le confiará un departamento que ha estado plagado en los últimos años por escándalos, incluido el del ex sheriff Lee Baca, quien fue condenado en 2017 por obstruir una investigación del FBI en las cárceles del condado. Muchos agentes se han quejado de baja moral y de la falta de personal.

Villanueva, que prestó servicios en el Departamento del Sheriff durante tres décadas, dijo que fue discriminado cuando intentó ascender de rango, habiendo pasado la prueba de teniente cuatro veces antes de ser ascendido.

"No importa cuánto trabajé, cuánta educación obtuve, todas las puertas estaban cerradas", dijo recientemente. "Así que pensé, bueno, hay una puerta que siempre está abierta, y esa es la oficina [del sheriff]. Ese es el único trabajo que olvidaron proteger contra mí".

Pregonando su condición de demócrata, afirmó que sería el primer sheriff de ese partido en el condado en 138 años. Ese mensaje en la carrera no partidista tuvo eco en las redes sociales y fue aceptado por los votantes.

"Le debemos mucho de esto a Trump. … ¿A dónde tuvieron que ir los demócratas en el condado de L.A. para expresar su descontento contra Trump?", cuestionó Javier González, estratega de la campaña de Citizens PAC, un grupo que canalizó fondos de organizaciones laborales, incluida la Unión Internacional de Empleados de Servicios, para apoyar a Villanueva.

"Todo lo que tuvimos que hacer fue hacer de McDonnell un republicano y a Alex un demócrata", dijo González.

McDonnell, un ex republicano independiente que insistió en mantener el partidismo fuera de la carrera, fue impulsado a afirmar en los últimos días previos a la elección que había sido registrado como demócrata en el pasado.

Villanueva también dijo que echaría a los agentes de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos fuera del sistema carcelario del condado, el más grande de la nación, una afirmación que le valió el respaldo de los grupos en favor de los derechos de los inmigrantes.

Sus propuestas sobre la relación del departamento con ICE, sin embargo, no difieren completamente de las políticas adoptadas por McDonnell. Villanueva dice que transferiría a los presos directamente a ICE justo afuera de la cárcel en un patio seguro, fuera de la vista de otros presos.

Contrariamente a una recomendación preliminar de la Comisión de Supervisión Civil del Sheriff, Villanueva dice que honraría las solicitudes de ICE para detener a los presos condenados por delitos graves, como lo hace ahora el departamento, argumentando que no querría que los depredadores sexuales u otros delincuentes peligrosos regresen a la comunidad.

Villanueva, hijo de un padre puertorriqueño nacido en Chicago y de una madre polaca estadounidense, debió su victoria a los votantes latinos, que salieron a votar en grandes números, dijo Matt Barreto, profesor de ciencias políticas en UCLA que también dirige Decisiones latinas, una firma de investigación y encuestas.

Un análisis del Times descubrió que Villanueva se desempeñó mejor en áreas con gran densidad de latinos en el condado, incluyendo Los Ángeles, East L.A. y el este del Valle de San Fernando, mientras que McDonnell tuvo una fuerte votación en el sur de la Bahía, las áreas costeras y ciertas zonas del norte del condado. Pero Villanueva también superó a McDonnell en lugares donde el titular había ganado en la primaria, incluyendo Santa Mónica y Mid-Wilshire, según el análisis.

McDonnell, ex jefe de la policía de Long Beach y antiguo funcionario del Departamento de Policía de Los Ángeles, esperaba que sus credenciales y sus esfuerzos de reforma lo ayudaran a ganar. Destacó la reducción de los abusos por parte de los agentes en las cárceles, un factor que puso fin a la carrera de Baca.

Pero incluso algunos de sus partidarios dicen que fue más vulnerable cuando se trataba del aspecto político de ser sheriff.

"Él no mostraba empatía por los distritos electorales que estaban siendo omprimidos. "La comunidad inmigrante no estaba contenta con la forma en que el departamento estaba lidiando con su relación con ICE", dijo el ex Supervisor del Condado de Los Ángeles Zev Yaroslavsky, quien apoyó a McDonnell en sus dos campañas.

Pero el sheriff saliente defendió tanto su campaña como sus relaciones con la comunidad.

"Nunca dije que era un político. Eso no es lo que soy. Soy un oficial de carrera. Mi objetivo era hacer lo correcto para la gente del Condado de Los Ángeles, no con miras a la reelección, sino para proteger a los 10 millones de personas que viven en nuestro condado", dijo. "No me arrepiento de la postura que tomamos sobre ningún tema".

Algunos críticos le dieron crédito a McDonnell por estabilizar el Departamento del Sheriff, aunque surgieron nuevas controversias durante su administración. Una investigación del Times descubrió que un equipo de oficiales detuvo injustificadamente a miles de automovilistas latinos en la Autopista 5 en busca de drogas, lo que obligó a McDonnell a iniciar una investigación de la práctica.

Las revelaciones de que hasta 20 agentes en la estación de Compton tenían tatuajes de calaveras, reavivaron las preocupaciones de que grupos similares a pandillas operen dentro del departamento.

Villanueva ha señalado una actitud mixta hacia la existencia de agentes con tatuajes similares. Él ha dicho que las camarillas podrían ser un signo de baja moral, pero agregó que algunos de los oficiales más honorables que ha conocido han sido parte de los grupos que tienen tatuajes.

Villanueva visitó recientemente la estación del este de Los Ángeles, donde una vez sirvió, con una camisa con el logotipo de la estación con un casco en la parte superior, un símbolo que McDonnell había descontinuado como parte de un esfuerzo por librar al departamento de imágenes potencialmente tóxicas.

Una de las cuestiones más inmediatas que Villanueva puede tener que abordar es una investigación de la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles sobre una queja sobre posibles donantes para su campaña.

Villanueva ha dicho que él cree que todas las contribuciones a su campaña fueron legales y que no está considerando reembolsarlas. Conforme a las leyes estatales de financiamiento de campañas, una persona no puede ocultar sus contribuciones de campaña utilizando a otra persona, el llamado donante de paja.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°